Periodista de investigación revela cómo las grandes tecnologías dan forma a las opiniones políticas

Por Ella Kietlinska
04 de Noviembre de 2020
Actualizado: 04 de Noviembre de 2020

Las grandes empresas de tecnología como Facebook, Google y Twitter pueden censurar arbitrariamente el contenido de Internet, visto o publicado por los usuarios, para influir en sus opiniones políticas. Después de las elecciones de 2016, los gigantes tecnológicos mejoraron sus sistemas y algoritmos para controlar y bloquear de manera más efectiva el contenido de Internet que no se ajusta a sus opiniones, en su mayoría de izquierda.

Se están planteando preocupaciones sobre la influencia de Silicon Valley en la política democrática, incluidas las elecciones, dijo Allum Bokhari, periodista de investigación, en una entrevista en “American Thought Leaders” de The Epoch Times.

Dado que “ningún regulador les impide usar ese poder, y eso va a tener un gran impacto en lo que los estadounidenses pueden ver, lo que los estadounidenses pueden leer”, lo que puede equivaler a interferir con “esta elección crucial”, dijo Bokhari.

Se ha vuelto especialmente evidente después de las elecciones de 2016 cuando ganó el entonces candidato presidencial Donald Trump, tomando por sorpresa a sus oponentes y a quienes tienen opiniones políticas de extrema izquierda, incluidos los de la mayoría de las grandes empresas tecnológicas, según Bokhari.

Después de eso, las iniciativas han sido creadas por los empleados anti-Trump de estas compañías para suprimir la desinformación, las noticias falsas y los discursos de odio con un enfoque en “suprimir el movimiento Trump, asegurándose de que el 2016 no vuelva a suceder”, dijo Bokhari a The Epoch Times.

Bokhari llevó a cabo investigaciones sobre la censura de las Big Tech, entrevistó a los denunciantes dentro de ellas, que estaban preocupados por la dirección política de estos gigantes tecnológicos y su “influencia completamente inexplicable” en la política, y escribió el libro “#DELETED: Big Tech’s Battle to Erase the Trump Movement and Steal The Election” (#DELETED”: La Batalla de las grandes tecnológicas para acabar con el Movimiento Trump y robar las elecciones).

Ejemplos vistos recientemente de su influencia fueron “censurar uno de los periódicos más antiguos de Estados Unidos, el New York Post”, “cerrar la cuenta de la secretaria de prensa de la Casa Blanca” o censurar la cuenta de Twitter del presidente Donald Trump en numerosas ocasiones, dijo Bokhari.

Métodos de censura en Internet

El tuit que Twitter censuró, del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en un teléfono en Finlandia, el 29 de mayo de 2020. (Olivier Morin/AFP a través de Getty Images)

La fuente de Bokhari dentro de Facebook le contó sobre una “iniciativa de despolarización” llevada a cabo por la empresa. Facebook analiza vídeos y publicaciones vistos por personas que cambiaron su opinión política “de la llamada extrema derecha al centro en Facebook” y usa esta información para crear un modelo para “influenciar de manera invisible” a otros usuarios llamados de extrema derecha para que cambien sus opiniones políticas de manera similar, dijo Bokhari.

“Parecía una especie de modelo de lavado de cerebro en el que Facebook está trabajando”, dijo Bokhari. La despolarización “suena políticamente neutral”, parece que Facebook intenta “hacer que todos sean menos partidistas”, dijo Bokhari, “pero oculta, creo, un programa muy insidioso”.

Otro medio de censura invisible es borrar los vínculos con los medios conservadores, dijo Bokhari. Por ejemplo, en julio Breitbart publicó datos que mostraban que la visibilidad de Breitbart News en los resultados de búsqueda de Google para cualquier cosa “se ha reducido en un 99 [por ciento], en comparación con el mismo período en 2016”, dijo Bokhari.

Las grandes empresas de tecnología también asignan una puntuación secreta a cada usuario por cada publicación en Facebook, Twitter, cada sitio web probado o lo que se pone en Google y utilizan esta puntuación para determinar qué aparecerá en la parte superior de los resultados de búsqueda o en el feed de Facebook, el feed de YouTube, o Twitter, dijo Bokhari.

Este método, llamado clasificación de calidad, se utilizó en el pasado para identificar sitios web con malware, virus, sitios web que producen spam u otros contenidos inseguros para evitar que aparezcan en las páginas principales de los resultados de búsqueda de Google o en las redes sociales, explicó.

Sin embargo, durante los últimos cuatro años, este mecanismo se mejoró y se utilizó para lograr algunos objetivos políticos. Se agregaron nuevos criterios para la puntuación a los algoritmos, y ahora puntúa si “el sitio web o la publicación o el vídeo de YouTube contienen información errónea, o discursos de odio o noticias falsas o teorías de conspiración”, dijo Bokhari. “Así que ahora, esta clasificación de calidad está determinada, en parte, por su conformidad con los valores de Silicon Valley”.

Bokhari escribió en su libro recientemente publicado que las empresas de Big Tech son las que definen lo que se considera “desinformación”, “discurso de odio”, “violencia” o “bots” con el propósito de puntuar. Entrenaron sus sistemas para calificar el contenido de los usuarios de acuerdo con sus definiciones.

La razón “por la que Antifa y otros agentes violentos de la extrema izquierda tienen aparentemente rienda suelta en las plataformas de redes sociales” es que los algoritmos en estas plataformas “simplemente no han sido entrenados para detectarlos”, escribió Bokhari.

Bokhari citó en su libro a un ingeniero de Twitter que dijo en un vídeo encubierto grabado por Project Veritas, que las cuentas que usaban “frases conservadoras estereotipadas” en sus publicaciones como “armas, Dios, América, y con la bandera estadounidense y la cruz” estaban clasificadas como bots por el sistema de Twitter.

“[La clasificación de calidad] se está volviendo inquietantemente similar al sistema de crédito social chino, donde nuevamente, se clasifica según su nivel de conformidad con los valores de la élite gobernante. Eso es lo que somos, eso es esencialmente hacia lo que se está moviendo Silicon Valley”, dijo Bokhari.

El sistema de crédito social chino se basa en una vigilancia y documentación extremas que asigna una calificación a cada ciudadano y lo premia o lo castiga. Los castigos pueden incluir impedir que las personas con “escaso” crédito social compren boletos de viaje.

Cómo controlar a las Big Tech (Grandes Tecnológicas)

El representante Greg Steube (R-Fla.) habla durante la audiencia del Subcomité Judicial de la Cámara de Derecho Antimonopolio, Comercial y Administrativo sobre plataformas online y poder de mercado, en el edificio de oficinas de Rayburn House, en Capitol Hill, en Washington, el 29 de julio de 2020. (Graeme Jennings-Pool/Getty Images)

Las empresas de Big Tech controlan la mayor parte del discurso político y la actividad que tiene lugar en sus plataformas, y esta es “una situación realmente difícil”, dijo Bokhari. “Entonces, si vas a intentar organizarte contra ellos, ellos controlan las plataformas en las que te organizarás”.

La otra gran dificultad es que financian instituciones conservadoras, instituciones progresistas, políticos republicanos y políticos demócratas, agregó Bokhari.

“Un rayo de esperanza es que la administración Trump parece estar tomando medidas significativas sobre el tema del poder de las grandes tecnológicas”, dijo Bokhari.

En octubre, el representante Greg Steube (R-Fla.) dio a conocer una legislación que requeriría que las grandes empresas de tecnología se adhieran al “estándar de la Primera Enmienda para sus prácticas de moderación de contenido”. El proyecto de ley limitaría la inmunidad que tienen las empresas cuando restringen el discurso o censuran cierto contenido, lo que permite una mayor responsabilidad.

La respuesta de los demócratas en el Congreso al tema del poder de las grandes tecnológicas “ha sido esencialmente todo lo contrario de los republicanos”, dijo Bokhari. Con la excepción de la representante Tulsi Gabbard (D-Hawaii), “que parece entender el tema de la censura”, la mayoría de los políticos demócratas apoyan “censurar más discurso de odio”, mientras que los republicanos quieren que las empresas de tecnología dejen de censurar, dijo Bokhari, por lo que es difícil conseguir la mayoría en un Congreso dividido.

Incluso entre los republicanos, existe una oposición contra la regulación de los gigantes tecnológicos, ya que algunos republicanos consideran que interfiere con el libre mercado, dijo Bokhari. Sin embargo, Bokhari no estuvo de acuerdo con este punto de vista porque el poder de censura de las grandes tecnológicas proviene de un privilegio gubernamental especial que se les otorgó en 1996, en la sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones.

“La única potencia en el mundo occidental en este momento que está tratando de controlar a los gigantes tecnológicos es la rama ejecutiva de Estados Unidos. Todos los demás gobiernos del mundo parecen querer más regulaciones sobre el discurso de odio por parte de estas empresas de tecnología. Quieren más censura, quieren más control”, concluyó Bokhari.

Jan Jekielek es coautor de este artículo.

Siga a Jan en Twitter: @JanJekielek


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

20 sismos sacuden China este año; Se desata un gran incendio en China

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS