Periodista nicaragüense denuncia amenazas del régimen a dos días de volver del exilio

Por EFE
26 de Abril de 2019 Actualizado: 26 de Abril de 2019

El periodista nicaragüense Wilmer Benavides denunció este viernes que su casa fue pintarrajeada con mensajes a favor del presidente del país, Daniel Ortega, y señaló a “fanáticos” del mandatario como los responsables.

A través de sus redes sociales, el periodista nicaragüense dijo que “al amparo de la noche y como delincuentes, los fanáticos del régimen orteguista realizaron pintas en las paredes de mi casa de habitación hoy viernes”.

Benavides, que se había marchado al exilio y regresó hace dos días, hizo responsable de las pintas “a los CPC (Consejos del Poder Ciudadano, grupo oficialista) de mi comunidad” y de lo que le pueda pasar a él o a su familia.

“Tomé la decisión de exiliarme por el clima de inseguridad contra los periodistas, pero regresé hace dos días de España. Estoy en Nicaragua y aquí me quedaré”, señaló el reportero, que antes de irse al exilio trabajaba para el Canal 12 de la televisión local, de perfil independiente.

Benavides compartió fotografías del exterior de su vivienda en la que se aprecia una leyenda que dice: “FSLN (Frente Sandinista de Liberación Nacional), Daniel se quedó”.

Datos de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro indican que entre abril y diciembre pasados se registraron al menos 712 casos de violación a la libertad de prensa, incluyendo agresiones, censura, amenazas y asesinatos, entre otras transgresiones.

Al menos 60 periodistas nicaragüenses han salido al exilio desde abril del año pasado, en su mayoría por razones de seguridad, según el movimiento Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua.

El periodismo es considerado una de las profesiones más peligrosas en Nicaragua desde el inicio de la crisis, cuando el comunicador Ángel Gahona murió de un disparo certero mientras cubría maniobras de la Policía Nacional, y los supuestos autores del crimen fueron condenados por el Poder Judicial a pesar de que los testigos, vecinos y familiares de la víctima alegaron su inocencia.

En tanto, los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda, director y jefa de prensa del canal de televisión 100 % Noticias, respectivamente, críticos con Ortega, se encuentran en prisión desde diciembre pasados acusados de “promover el terrorismo” en el marco de la crisis.

El régimen también mantiene ocupado el edificio donde funcionaban los programas televisivos Esta Semana y Esta Noche y las revistas digitales Confidencial y Niú, que pertenecen a las empresas Promedia e Invermedia del periodista Carlos Fernando Chamorro, que tuvo que marcharse al exilio a Costa Rica por amenazas.

La Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham) denunció recientemente que la libertad de prensa y de expresión es “también presa política” del régimen que preside Daniel Ortega, y demandó el cese de otros tipos de censura, como es la retención de materia prima para producción de los periódicos El Nuevo Diario y La Prensa, y cuyos bienes están en Aduanas desde septiembre pasado.

Nicaragua atraviesa una grave crisis que ha dejado 325 muertos desde abril de 2018, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 568 las víctimas mortales, mientras que el régimen solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.

 

***

A continuación

Cómo el régimen comunista negó la responsabilidad de todas sus masacres

TE RECOMENDAMOS