Perro adoptivo volvió al refugio 11 veces, luego entendieron que ya había encontrado su cálido hogar

Por Michael Wing - La Gran Época
02 de Julio de 2019 Actualizado: 02 de Julio de 2019

Los refugios para mascotas están llenos de historias tristes de perros llorando en espera de que alguien los lleve a casa. Algunas “mascotas problemáticas” son adoptadas solo para ser devueltas al refugio por sus nuevos dueños en múltiples ocasiones debido a sus rasgos “indeseables”. La desesperación y el dolor de estas mascotas inadoptables es palpable.

La historia del perro llamado Gumby, le da la vuelta a toda esta narración.

Gumby, una mezcla blancuzca de sabueso, fue traído por primera vez al Charleston Animal Society (CAS) en Carolina del Sur como perro callejero en 2014. El refugio es una instalación que no practica la eutanasia, lo que significa que el perrito estaba en buenas manos. Forjó un hermoso vínculo con el personal que trabajaba allí.

Se pusieron a trabajar con gran diligencia en busca de un hogar permanente y de un amoroso dueño humano que lo adoptara. Esto lo lograron; sin embargo, Gumby no tenía nada de eso. Se podría decir que era una “mascota problemática”.

A lo largo de un año más o menos después de su llegada a la CAS, el problemático sabueso fue reintegrado al refugio por lo menos 11 veces.

Entonces, ¿estaba Gumby muy afectado por toda esta confusión? ¿Se le encontró en su perrera en un lloriqueo de tristeza para que algún dueño lo amara y cuidara? ¡Ni de cerca! Justo lo contrario, en realidad.

Para resumir con rapidez sus varios intentos de vivir en un hogar adoptivo: el primer intento de adopción de Gumby duró sólo tres días; el segundo duró seis días; su tercer dueño adoptivo estaba decidido a darle al perrito un nuevo hogar para siempre, pero lo dejaron en el refugio cuatro veces, mientras se escapaba de nuevo.

Un buen samaritano lo dejó una vez; control de animales lo encontró la segunda vez; el dueño lo dejó la tercera y cuarta vez.

Sin importar lo que hicieran, Gumby encontraría el camino de regreso al refugio de donde era adoptado. El refugio les advertía a los dueños que el sabueso era un hábil artista del escape, pero no servía de nada.

La adopción más larga de Gumby duró cuatro meses, de marzo a julio de 2015, cuando fue devuelto a la CAS como un perro callejero.

Otros dos intentos de adopción fracasaron: uno comenzó el 5 de agosto y duró apenas unas semanas antes de aparecer en otro refugio a casi 50 kilómetros a las afueras de Charleston; y el otro comenzó el 6 de diciembre, donde Gumby escapó tres veces en menos de un mes, donde terminó por atravesar a través de la puerta con malla.

El personal de la CAS se dio cuenta que el lugar en el que Gumby en verdad anhelaba estar era el refugio. Nunca intentó escapar de allí, y tuvo una relación afectuosa con el personal y recibió mucho amor y atención de ellos.

También era un miembro colaborador del equipo, ya que a menudo consolaba a los perros que se sentían nerviosos o temerosos. También juega un papel activo en las demostraciones de comportamiento del personal, e incluso dona sangre, cuyo suero, según el personal, parece tener ciertas propiedades curativas.

El refugio de la CAS se convirtió en el hogar permanente de Gumby. El personal es su amorosa familia humana, y no le faltan amigos peludos con los que jugar todo el día. ¡Parece que esta “mascota problemática” lo tenía todo preparado desde el principio!

Estos perros son adorables y divertidos

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS