Maquinista chileno ve una “mancha” en la vía y frena: ¡había un perrito atado a las rieles del tren!

Por Michael Wing - La Gran Época
01 de Julio de 2019 Actualizado: 01 de Julio de 2019

“Como puede existir gente tan mala”, dijo Andrés Fabricio Argandoña Tapia, un maquinista de tren de Llay Llay, un pequeño pueblo a pocas horas de Santiago de Chile.

El perspicaz conductor del tren divisó en su ruta férrea una mancha oscura y frenó a tiempo para no herir a quien sea o lo que sea que era. No se molestó en moverse ni siquiera cuando el tren se acercó.

Andrés pronto se dio cuenta que era un pobre perrito café que alguien encadenó a una de las vías del ferrocarril.

El conductor decidió grabar en vídeo el episodio, gracias a lo cual todos podemos enterarnos de ello, desde el momento en que se bajó del tren hasta que se acercó al animal abandonado y aparentemente asustado.

El perrito ladró y tiró de la cadena de un lado a otro, y se veía algo inquieto e inseguro por Andrés, el ruidoso tren, y toda la situación.

“¿Cómo puede existir gente tan mala que amarre perritos en la vía?”, se oye a Andrés murmurar en el video. “Con suerte, algún día, la raza humana cambiará”.

Mira las imágenes que Andrés tomó del encuentro a continuación:

Fue entonces cuando se grabó el video, pero ese no fue el final de la historia.

Andrés soltó al perro de sus cadenas y lo liberó.

Después Andrés, como mucha gente que se conecta a las redes sociales, compartió el impactante encuentro en su página de Facebook. Sin embargo, es muy probable que nunca esperó que se volviera viral. El video a unas pocas semanas desde su publicación en las redes sociales, ha sido visto más de 450.000 veces.

No solo eso, sino que también se enteró el alcalde local de Llay Llay, Edgardo González, quien se comprometió a tomar medidas para encontrar a los culpables, llevarlos ante la justicia y cuidar del perrito abandonado, cuya vida fue puesta en peligro sin ninguna necesidad.

“Estamos conmocionados por la crueldad que se observa en nuestra sociedad, y condenamos con firmeza este acto contra un animal tan indefenso”, dijo Edgardo, según informó  La República. “Apreciamos la actitud del maquinista, que salvó la vida de esta mascota”.

Y añadió: “Como municipio, emprenderemos las acciones correspondientes [para entablar] una demanda contra los responsables y también nos pondremos en contacto con el maquinista para ofrecer toda nuestra ayuda para proporcionar a este perrito la asistencia médica veterinaria, el microchip, la eliminación de los parásitos y la esterilización”.

También se comprometió a encontrar un nuevo hogar para el pobre perro. Seguramente, ellos podrán hallar una amorosa familia humana que lo cuide. Con suerte, harán que eso suceda.

Observa otro increíble rescate de perros en las rutas férreas que tuvo lugar en Los Ángeles, abajo:

Una Shar Pei resultó herida y vivía en las vías del ferrocarril: ¡Cuando llegan las rescatistas, se vuelve muy peligroso!

Cuando el equipo de rescate del sur de California, Hope For Paws, recibió una llamada sobre un Shar Pei herido que vivía en un tramo de una vía férrea, se dirigieron a lo que pensaron que sería una misión de rescate de rutina.

Sin embargo, después que Lisa Arturo y JoAnn Wiltz llegaron a la escena, se dieron cuenta que capturar a la hermosa perrita sería mucho más peligroso y difícil de lo que pensaban.

Armadas con tan solo una hamburguesa, las mujeres se acercaron a la desconfiada Shar Pei, con la esperanza de acercarse lo suficiente como para colocar el lazo alrededor del cuello y llevarla a un lugar seguro. Pero enseguida evidenciaron que no le interesaba la comida, y cada vez se mostró más escéptica con respecto a las buenas intenciones de sus rescatistas.

Así que, Lisa y JoAnn decidieron adoptar un enfoque diferente.

Mientras JoAnn le arrojó pedazos de hamburguesa a la perrita, Lisa se fue por detrás y se las arregló para enroscar su hocico, excepto que se deslizó con rapidez y la perrita asustada corrió en la dirección opuesta.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: victoriakoe/Pixabay)

Después de unos momentos de frustración, JoAnn capturó a la Shar Pei con un palo de trampa mientras gritaba despavorida. Y, en un último momento de desesperación, la aterrorizada perrita se lanzó hacia Lisa, pero JoAnn la retuvo justo a tiempo antes que alcanzara la cara de su compañera.

Sabían que tenían que actuar rápido por la seguridad de todos. La Shar Pei, a la que más tarde llamaron Tweedy, luchó con gran violencia contra las ataduras, lo que provocó que le sangrara la boca. Por fin, la metieron en una gran jaula, la desataron y le dieron un poco de agua.

Una vez que Tweedy llegó al refugio y comenzó su recuperación de la tan necesitada cirugía, se acercó a Lisa y JoAnn. Como algunos espectadores mencionaron en sus comentarios, este rescate fue definitivamente difícil de ver, pero al final valió la pena.

Estos perros se divierten cantando con sus dueños

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS