Perro perdido vaga por la playa todos los días buscando a su dueño, hasta que una mujer le ayuda: VÍDEO

Por Anna Mason
27 de Noviembre de 2023 6:07 PM Actualizado: 27 de Noviembre de 2023 6:07 PM

Cuando Jessie Goetze, amante de los animales y dueña de dos perros y un gato, vio a un perro perdido en una playa de Australia, naturalmente se preocupó por él. Al darse cuenta de que era el mismo perro perdido sobre el que había alertado una publicación en las redes sociales, se lanzó a un arriesgado rescate que duró más de tres semanas.

“No podía dejar de pensar en él”, cuenta la madre de dos niños a The Epoch Times. “El tiempo era realmente malo en aquel momento: estaba entrando el invierno. Hacía mucho viento, llovía, y lo único en lo que podía pensar era en este perro solo en la playa y en el lugar donde vivimos”.

“Tenemos cocodrilos de agua salada con los que hay que tener mucho cuidado. Tenemos serpientes, garrapatas, cerdos salvajes, y no era un lugar seguro para él”.

El perro Ocean se perdió en una playa australiana en marzo de este año. (Cortesía de Jessie Goetze)

Goetze, de 42 años, agente inmobiliaria y fotógrafa, vio una alerta en Facebook sobre un perro perdido -al que más tarde llamó Ocean- que vagaba cerca de su casa. No le dio mucha importancia hasta el día siguiente, 21 de marzo, cuando conduciendo por Pretty Beach, en Port Douglas (Queensland), vio al perro desde su coche. Se detuvo y cogió una correa de esterilla de yoga, con la intención de atrapar al gran perro que corría por la playa bajo la lluvia.

Cuando bajó a las rocas, el perro estaba de pie en el agua, mirando al mar. Empezó a silbar para llamar su atención. El perro, visiblemente asustado, se volvió y dio un paso hacia ella, pero un momento después pareció asustarse de repente y huyó a toda velocidad. Goetze volvió poco después con algo de comida e intentó atraerlo hacia ella, pero de nuevo el perro se dio la vuelta y huyó.

Atrapar a este can no iba a ser tan fácil como ella había pensado.

(Cortesía de Jessie Goetze)

Goetze respondió al llamamiento de Facebook confirmando que había visto al perro perdido y se ofreció voluntaria para rescatarlo. Un grupo de mujeres con experiencia en rescates de perros y bienestar animal se ofrecieron como mentoras, y Goetze siguió sus consejos: dejar comida a la misma hora todos los días, llevar siempre la misma ropa con su olor y pronunciar las mismas palabras.

En poco tiempo, toda la comunidad se movilizó para ayudar a encontrar al perro.

“La gente conducía dos horas para venir a esta playa a buscarlo”, cuenta Goetze, “con sus familias o solos, o con sus propios perros, pensando que quizá los perros lo atraerían. Pero nadie llegó a verlo”.

Pasaron 18 días. Goetze hizo todo lo que se le ocurrió: ir varias veces al día a dejar comida, dejar prendas de ropa y publicar en las redes sociales. Preocupada porque el perro parecía tan apegado a la playa que podría haber bajado de un barco, alertó a la policía, pensando que el dueño podría haber desaparecido en el mar. Las autoridades locales acudieron e instalaron una trampa humanitaria, pero fue en vano.
Mira el vídeo:

                                                       

(Cortesía de Jessie Goetze)

La Semana Santa se acercaba rápidamente y la preocupación de Goetze iba en aumento. Cada vez llegaba más gente, muchos de fiesta, a acampar ilegalmente y a montar en moto en la playa, y estaba claro que el ruido y la actividad asustarían aún más a un animal ya asustado y traumatizado. Con el apoyo de la comunidad, instaló cámaras de seguimiento. Al ver las imágenes al día siguiente de instalar las cámaras, se alegró.

Dijo: “Puse las cámaras a las 5 de la tarde, y él estaba allí a las 5 y 10, así que me había estado observando todo el tiempo. Y cuando llegué a las 7 de la mañana, él ya había estado allí 10 minutos antes, lo pude ver en los vídeos. Así que sabía que estaba allí y, a esas alturas, estaba muy delgado; era sólo piel y huesos”.

Cuando Goetze regresó a la hora de comer, había un grupo de gente merodeando en moto y evidencias de consumo de drogas. Como quería permanecer oculta por su propia seguridad, fue a sentarse entre los arbustos que bordeaban la playa. Cuando el grupo se marchó, estaba a punto de volver a su coche cuando oyó un ruido. Al levantar la vista, se dio cuenta de que era el perro perdido, que se asomaba entre unos arbustos.

(Cortesía de Jessie Goetze)

“Hay que recordar que en ese momento no sabía si era un perro agresivo. No había tenido contacto con él, salvo por haberlo avistado, así que me ponía un poco nerviosa estar allí con un perro que no conocía y que estaba en un estado mental de lucha o huida”.

“Pero cuando lo vi, todo el miedo que tenía se desvaneció. En ese momento, incluso sentí que si me iba a atacar alguien, él vendría a rescatarme”.

Al ver lo asustado que estaba, Goetze empezó a hablarle en voz baja y suave, evitando el contacto visual y girando el cuerpo hacia otro lado. Mientras ella le lanzaba trozos de pollo a la barbacoa, el perro, grande y hambriento, se acercaba cada vez más. Cuando vio el paquete de pollo, trepó hacia él por encima de su salvadora y se sentó frente a ella para comer.

“En cuanto le puse la correa, se pegó a mí como un velcro”, dijo Goetze, que se lo llevó inmediatamente a casa.

(Cortesía de Jessie Goetze)
Goetze y su hija Molly con Ocean. (Cortesía de Jessie Goetze)

La familia enseguida se enamoró del perro. Tras una lenta y cautelosa introducción a sus hijos pequeños, el joven perro de raza mixta, que en aquel momento solo tenía un año, demostró tener un carácter dulce y cariñoso.

Con un peso muy por debajo de lo normal, Ocean necesitaba cuidados y tratamientos muy suaves. La familia también recurrió a la ayuda de un “increíble adiestrador de perros”, ya que Ocean no sólo carecía de adiestramiento, sino que había sufrido traumas y tenía problemas de comportamiento. Le costó mucho trabajo, pero Ocean, que era inteligente y aprendía rápido, mejoró rápidamente.

También ayudó que las circunstancias parecieran alinearse. El día que recogió a Ocean, Goetze acababa de dejar un trabajo y podía dedicar varias horas al día a su adiestramiento. Doce semanas después, el día en que Ocean fue adoptado, empezó un nuevo trabajo.

“Fue como si hubiéramos estado destinados a estar juntos durante ese tiempo”, dice, y explica que a la familia le habría encantado quedarse con Ocean para siempre, pero su casa estaba en venta y tenían que mudarse a un piso de dos dormitorios sin patio.

Ocean con su nueva dueña, Irene. (Cortesía de Jessie Goetze)
(Cortesía de Jessie Goetze)

Poco después de dar a conocer que el perro “leal, protector y divertido” estaba disponible para ser adoptado por una persona que cumpliera ciertos requisitos, una pareja de unos 50 años se puso en contacto. Habían perdido a su último perro hace unos años y estaban esperando a que apareciera el perro adecuado para tener otro.

Cuando la pareja, Irene y Michael, fueron a conocer a Ocean, les sorprendieron las similitudes entre él y su antiguo perro. Cuando Irene le contó cómo había sufrido la pérdida de su perro y de dos preciosos miembros de su familia en un breve espacio de tiempo, Ocean corrió hacia ella y le saltó encima cariñosamente.

“Fue entonces cuando supe que ese era el hogar adecuado para él”, dijo Goetze. “Le echamos mucho de menos, pero su nueva familia ha mantenido el contacto. Cuando fue el cumpleaños de mi hija, uno de sus deseos era ver a Ocean, así que llamé a su nueva casa y pudimos ir a visitarle el día del cumpleaños de Molly. Se acordó de nosotros y le hizo mucha ilusión vernos”.

(Cortesía de Jessie Goetze)

Los Goetze tienen claro lo feliz y contento que está Ocean en su nuevo hogar. Para la Sra. Goetze, siempre habrá un hilo invisible entre su corazón y el de él.

“Sentí una conexión el primer día que me detuve junto a la carretera”, dice. “Cuando él estaba de pie en el océano, y pensé que iba a caminar hacia mí. Creo que me observaba cada vez que iba a la playa. Cuando por fin se me acercó, fue como ver a un viejo amigo. De alguna manera, debí ganarme su confianza. En cuanto nos acercamos, se acabó el miedo”.

Comparte tus historias con nosotros en [email protected], y sigue recibiendo tu dosis diaria de inspiración suscribiéndote al boletín Inspired en TheEpochTimes.com/newsletter


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.