Cuando ve perros en sacos listos para ser vendidos como carne, él de inmediato sabe qué hacer

Por Robert Jay Watson
19 de Julio de 2019 Actualizado: 19 de Julio de 2019

Mientras que para la mayoría de la gente en Norteamérica o Europa la idea de comer carne de perros es algo horrible, la práctica no es desconocida entre una minoría de personas en varios de los grandes países de Asia, incluyendo China, Corea del Sur y Vietnam.

Pero las actitudes hacia el comercio de carne de perro han cambiado de manera dramática en los últimos años, y los gobiernos tomaron medidas enérgicas contra el negocio, en especial en respuesta a las acusaciones de que los vendedores de carne de animales secuestran a los perros de las calles e incluso de las casas de la gente para venderlos. Lo que es aún más importante, la gente común y corriente de China está tomando medidas para rescatar a los perros destinados a la tabla de picar.

Como Xingyi Danielle, una joven singapurense cuyo padre trabaja en China, publicó en Twitter que ella y su padre vieron a un grupo de hombres en un callejón con un grupo de perros vivos que estaban vendiendo para carne. Danielle estaba muy impresionada porque nunca había conocido a nadie en China que comiera perros. Los pobres cachorros se mantenían envueltos en sacos donde no se movían y apenas podían respirar.

Ella y su padre se horrorizaron al ver esto y decidieron tomar medidas. Por unos 90 dólares, su padre logró comprar uno de los perros a los vendedores. Era obvio que deseaba poder hacer más, pero como Danielle le dijo a The Dodo, “su entorno no es propicio para los perros, por lo que no podía comprar más”.

Algunas personas expresaron sorpresa de que el perro, al que su padre llamó Lucky, no trató de escapar o defenderse. Como Danielle explicó en Twitter: “lo vendieron en una bolsa de plástico a mi padre y el perro no tomó represalias en absoluto [ya que] ¡debió haber sido lastimado por esos vendedores!”.

Por desgracia, a Lucky no se le permitió vivir en el edificio de apartamentos del padre de Danielle, así que su padre lo mantuvo en su oficina. El cachorro disfrutó de su nueva libertad, pero también hizo un poquito de daño mordisqueando las cosas, ya que Danielle creía que podría haber sido lo suficientemente joven como para que le salieran los dientes.

“Los colegas de mi padre se quejan del lío que está haciendo Lucky, pero él sigue haciendo todo lo posible para proporcionarle un buen ambiente”, dijo a The Dodo.

Desde las primeras fotos de Lucky atado en una bolsa de malla hasta un perro feliz y jadeante en un jardín, este rescate llegó muy lejos. En cuanto a Danielle, estaba muy impresionada con la acción que su padre tomó.

“Estaba muy orgullosa, para ser honesta”, dijo Danielle a The Dodo, sabiendo que las acciones oportunas de su padre habían salvado al menos a un cachorro de la matanza. Aunque el padre de Danielle no pudo mantener a Lucky por mucho tiempo ya que tiene dos perros en casa, pudo ubicarlo con un amigo de confianza que le dio a Lucky la casa permanente que se merece.

Las actitudes hacia el consumo de carne de perro y de gato han cambiado drásticamente en las últimas décadas en China y en otras partes de Asia. El infame Festival de Litchi y Carne de Perro, que se celebra todos los veranos en Yulin, en la provincia de Guangxi, ha suscitado críticas masivas en el país y en el extranjero con más de 1,5 millones de firmas a una petición patrocinada por Humane Society International en la que se pide su prohibición.

Como dijo a The Dodo,  Peter Li, experto en políticas chinas para la Humane Society: “millones de perros y gatos son robados cada año, incluyendo mascotas, y llevados a miles de kilómetros a través de China para ser apaleados hasta la muerte uno enfrente del otro”, con el fin de abastecer las tiendas de campaña de comida del festival.

Por fortuna, un estudio realizado por el gobierno de Yulin en cooperación con la Humane Society en 2016 mostró que la gran mayoría de los residentes de Yulin (72 por ciento), no comen carne de perro regularmente. Como Peter Li señaló, “la verdad es que comer perro y gato no es parte de la práctica culinaria principal de China, incluso en Yulin, el hogar del festival de la carne de perro”.

Los activistas chinos por los derechos de los animales, apoyados por la gran mayoría de la población china, que nunca han consumido carne de perro o de gato, lograron interceptar algunos de los cargamentos y salvar a los perros, con la ayuda y los fondos de la Humane Society.

La valentía de esta gente local que se enfrenta al cruel robo de mascotas y animales callejeros ha dado a mucha gente la esperanza de que el Festival de Yulin desaparezca algún día.

¡Y todo comienza con las acciones de individuos, como Danielle y su padre, que le dieron a Lucky la nueva vida que se merecía!

¡Cómo Huawei es utilizado como herramienta de espionaje y subversión!

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS