Persecución contra Falun Gong es en efecto un genocidio: Exfuncionario de EE. UU.

Por Anders Corr
11 de Agosto de 2021
Actualizado: 11 de Agosto de 2021

En una entrevista exclusiva con el Dr. Miles Yu, el exfuncionario del Departamento de Estado de EE. UU., explicó que hay más evidencia de un genocidio perpetrado contra Falun Gong en China que la abundante evidencia de un genocidio contra los uigures.

Tanto la administración de Trump como la de Biden han calificado la represión de los uigures en China como un genocidio. Yu asesoró al exsecretario de Estado Mike Pompeo, cuando estaba en el cargo, sobre estrategias relacionadas con China. Ahora Yu, de hecho, apoya la opinión de que no solo hay un genocidio uigur, sino uno contra Falun Gong.

Sir Geoffrey Nice QC, presidente de la Corte de China, dicta la sentencia de la corte en Londres el 17 de junio de 2019. (Justin Palmer)

Falun Gong es una religión pacífica que se popularizó en China a principios de la década de 1990 y que se basa en principios taoístas y budistas. La popularidad de la religión de hasta 70 a 100 millones en 1999 llevó al Partido Comunista Chino (PCCh) a instituir una política de persecución, hasta el punto del genocidio, contra lo que consideraba su mayor amenaza.

Yu escribió en un correo electrónico del 9 de agosto a The Epoch Times: “Me sorprende que [una] acusación de genocidio contra el PCCh contra FLG [Falun Gong] no se haya convertido en un punto focal de las campañas internacionales de derechos humanos dirigidas al PCCh”.

Continuó: “Al decidir [una] designación de genocidio, la barrera legal más difícil es probar la ‘intención’ del perpetrador”. Este hallazgo de intenciones es la clave para una determinación de genocidio, a diferencia de otros crímenes internacionales importantes.

Según la abogada internacional de derechos humanos Beth Van Schaack, en su análisis del genocidio uigur, “El mayor desafío para establecer la comisión de genocidio es el requisito mens rea (o estado mental) de que los perpetradores no solo tienen la intención de cometer (los) acto(s) subyacente (s), pero que los actos se cometen con la intención de destruir, total o parcialmente, un grupo nacional, étnico, racial o religioso. El elemento de la intención es el sello distintivo del genocidio y lo que lo distingue de otros crímenes internacionales, como los crímenes de guerra o los crímenes de lesa humanidad”.

Los practicantes de Falun Gong asisten a una vigilia con velas frente al consulado chino en Toronto, marcando 22 años de persecución por parte del régimen comunista chino y pidiendo al régimen que ponga fin a la persecución de su práctica espiritual en China, el 15 de julio de 2021. (Evan Ning/The Epoch Times)

Yu cree que “sería mucho más fácil probar esta [intención] en el caso FLG que en el caso Uyghur, porque el PCCh se ha esforzado más por disfrazar su represión genocida contra los uigures, mientras que su represión contra el FLG ha sido más flagrante”.

Hay más evidencia documental de un genocidio contra Falun Gong que contra los uigures, según Yu. “La documentación de la criminalidad del PCCh con respecto a FLG también es más aparente y sistémica”, escribió.

La abogada internacional Terri Marsh, directora ejecutiva de la Human Rights Law Foundation, está de acuerdo. Ella escribió a The Epoch Times en un correo electrónico el 9 de agosto, “la evidencia apoya una afirmación de genocidio: hay una plétora de evidencia que documenta los planes y políticas bien coordinados de China para someter a los creyentes de Falun Gong a una campaña de represión generalizada que incluye tortura, violación, ejecución extrajudicial, y otras formas de trato degradante y lesivo en regiones de China”.

La Human Rights Law Foundation escribió un documento de 2015 que describía la campaña de “lucha” o “douzheng” (斗争) del PCCh, incluida la planificación que equivale a la intención constitutiva de genocidio, para erradicar Falun Gong a través de métodos extralegales como el encarcelamiento, la tortura, y sustracción forzada de órganos.

Desafortunadamente, la atención académica adicional al genocidio de Falun Gong es relativamente escasa. Según un estudio de 2018 publicado en la revista internacional Genocide Studies and Prevention, “el genocidio contra Falun Gong se destaca como anómalo porque prácticamente se ignora”.

Para superar esta omisión en la denuncia y el enjuiciamiento del genocidio de Falun Gong, Yu aconseja el uso de las designaciones de genocidio pasado del Tribunal Penal Internacional (ICT) como plantillas. “No sería una mala idea utilizar las designaciones de genocidio de las ICT para Ruanda y Srebrenica como modelo para la designación de genocidio de FLG”, escribió Yu.

Epoch Times Photo
La practicante de Falun Gong Chi Lihua y su hija Xu Xinyang sostienen dos fotos del “antes y después de la tortura” del marido de Chi y padre de Xu, Xu Dawei. Xu fue condenado a ocho años por practicar Falun Gong en China, cuando su esposa estaba embarazada. Tras ser liberado, su hija de 8 años lo vio por primera vez, pero solo durante 13 días, antes de que muriera a causa de las heridas sufridas durante las graves torturas que sufrió en prisión. Xu Xinyang tiene ahora 16 años. (Jennifer Zeng/The Epoch Times)

Yu explicó que se está desperdiciando tiempo en la designación, ya que algunos de los perpetradores están envejeciendo.

“Me parece que una pregunta importante es que normalmente hay una persona designada–en este caso, [el exsecretario general del PCCh] Jiang Zemin, quien está a punto de expirar debido a su avanzada edad”, escribió.

“Cuando [Jiang] se haya ido, el ICT tendría que encontrar otra persona designada, que podría ser muy posiblemente todo el gobierno del PCCh, en cuyo caso, creo que otras víctimas de las atrocidades del PCCh, por ejemplo, los tibetanos, los devotos religiosos de diferentes órdenes , los uigures, los mongoles, etc. podrían unirse para impulsar la designación de todo el régimen del PCCh como genocida”, escribió Yu.

El genocidio es ilegal tanto bajo el derecho internacional, como se encuentra en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Genocidio, como bajo la ley de los Estados Unidos (18 USC § 1091). La definición de genocidio en ambas leyes incluye intentos de erradicación no solo de grupos étnicos, sino también religiosos, como Falun Gong. Si bien esta erradicación podría realizarse en forma de matanza masiva, también puede ser mediante conversión forzosa. Falun Gong en China ha sufrido ambos, incluida la detención sistemática de millones, tortura y la muerte de posiblemente más de 1 millón de practicantes, incluida la sustracción forzada de órganos. El Tribunal de China, que se reunió en Londres en 2020, encontró amplias pruebas para este último crimen.

Anders Corr es un escritor de columnas de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS