Personajes similares en la cultura nativa americana y la antigua China

12 de Octubre de 2015 Actualizado: 12 de Octubre de 2015

¿Usted, cómo se mueve en la vida, hacia adelante o hacia atrás? Algunas culturas antiguas tenían estadísticas que literalmente se movieron hacia atrás para recordarle a la gente de su alrededor, que presten atención a su propia progresión o regresión figurativa.

Zhang Guo Lao

Zhang Guo Lao, un ermitaño taoísta de la dinastía Tang de China (618-907), cabalgó en su burro cara atrás, para mostrarle a la gente cuán retrasados estaban sus caminos. De acuerdo con este taoísta, la mayoría de la gente piensa moverse hacia adelante (obteniendo riquezas, satisfaciendo diversos deseos); ellos realmente están moviéndose hacia atrás, lejos de cómo en realidad, los seres humanos suponen estar. Él mostró a la gente que los principios a menudo se invierten cuando uno sigue un camino espiritual.

Aunque Zhang es una gran figura en leyendas chinas, los registros históricos sugieren que fue una persona real.

Se dice que muchísima gente trató de aprender el secreto de la inmortalidad que él poseía. Se supone que nació alrededor de 2200 a. C.  No iba a reunirse con ellos para darles el secreto, pero estaba de acuerdo en reunirse con un emperador cuyo corazón era sincero buscando la sabiduría del Tao, una antigua tradición espiritual china.

Otra lección está contenida en la historia del movimiento reverso. Zhang, fue convocado al palacio imperial para demostrar que su burro se moviliza hacia atrás. El burro se movió tan tenazmente, lo que el emperador recompensó con vino. El burro se volvió papel. Zhang dijo que era un burro de papel animado con magia, pero el vino, lo hizo volver a su forma de papel.

Él dijo: “Lo que es verdadero se mantiene firme, lo falso no puede durar”.

Heyoka

Del mismo modo, entre los nativos americanos, Lakota fue una figura conocida como Heyoka que cabalgaba hacia atrás en un caballo, llevaba su ropa al revés, y en general todo lo hizo al revés.

Heyoka no fue una persona soltera, pero muchas personas reales lo eligieron para desempeñar este papel espiritual dentro de la comunidad.

El Dr. Steven Mizrak, un profesor adjunto en el Departamento de Estudios Globales y Socioculturales de la Universidad Internacional de Florida, explicó en un artículo titulado “Thunderbird y el Trickster”: “Los heyoka, o payasos sagrados, por lo general fueron pocos en número, pero se los encontró en casi todos los partidos [de los Lakota]. Eran contradictorios, a menudo hablaban y caminaban hacia atrás. Actuaron en forma ridícula, obscena, y cómica, especialmente durante ceremonias sagradas. Se pensó que no tenían miedo ni dolor, que eran capaces de sacar un pedazo de carne de una olla con agua hirviendo”.

Se pensó que los heyoka llegaron más allá de los conceptos humanos, y que estuvieron en contacto divino. Sus acciones hacia atrás estaban destinadas a impresionar a la gente para la evaluación de sus ideas preconcebidas. El Dr. Mizrak dijo: “Heyoka, en su cultura, bromea de los demás, no para hacerles sentir estúpidos y avergonzados, sino para mostrarles formas en que podrían comenzar a ser más inteligentes”.

“Cada vez que ellos interrumpían en alguna ceremonia solemne, la gente lo tomaba como una advertencia para literalmente ver más allá del ritual y a misterios más profundos de lo sagrado”.

 

TE RECOMENDAMOS