Personal médico enfermo y lagunas en control de infecciones abrieron grupo con COVID-19 en Washington

Por Tom Ozimek
19 de Marzo de 2020 12:33 PM Actualizado: 19 de Marzo de 2020 12:33 PM

Según un informe del 18 de marzo de los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC), el personal que trabaja mientras está enfermo, junto con las lagunas en el control y prevención de infecciones, ayudó a impulsar el grupo más mortal de COVID-19 en Estados Unidos.

Docenas de muertes por COVID-19 fueron relacionadas con el Centro de Cuidado de la Vida en Kirkland, Washington. Una investigación epidemiológica citada por los CDC encontró 129 casos de COVID-19 asociados con el centro de Kirkland, incluyendo 81 residentes, 34 miembros del personal y 14 visitantes. Un total de 23 personas han muerto desde entonces.

Funcionarios federales de la salud dijeron el miércoles que los trabajadores infectados probablemente contribuyeron a la propagación de la enfermedad, aunque los investigadores no han vinculado la propagación a “ningún miembro del personal en particular”.

“Ellos necesitan el dinero. No tienen licencia por enfermedad. No reconocen sus síntomas. Niegan que tienen síntomas”, dijo el Dr. Jeff Duchin, oficial de salud pública de Seattle y el condado de King, durante una sesión informativa telefónica para los periodistas el miércoles.

A mediados de febrero, la conciencia sobre la enfermedad era baja.

“Nadie estaba pensando en COVID-19 en ese momento”, dijo Duchin.

La Asociación Americana del Cuidado de la Salud, un grupo de la industria del cuidado de los ancianos, dijo que culpar al personal no era útil en una pandemia. La organización reconoció los desafíos en el control de la infección en los asilos, en parte debido a la falta de fondos y a la escasez de cuidadores en todo el país.

“Siempre podemos hacer más para mejorar el control de infecciones”, un problema en todos los centros de atención de la salud, señaló en una declaración el director médico de la organización, David Gifford. “Esta pandemia está demostrando que como nación todos tenemos que mejorar la forma en que trabajamos para prevenir las infecciones, incluso en los hogares para ancianos”.

Un equipo de limpieza con ropa de protección entra a una instalación de atención médica a largo plazo donde apareció un brote de COVID-19, el 12 de marzo de 2020, en Kirkland, Washington. (John Moore/Getty Images)

“Pasos proactivos”

Los funcionarios de salud instaron a los centros mèdicos de cuidados a largo plazo a tomar “medidas proactivas” para proteger la salud del personal y los residentes de la infección que produce COVID-19, la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se propagara por toda China y provocara una pandemia mundial.

El CDC advirtió que la propagación de COVID-19 en las instalaciones de cuidados a largo plazo puede tener “un impacto crítico en los adultos mayores vulnerables”.

Instó a los centros de atención a largo plazo a que identificaran mejor a los funcionarios y pacientes infectados, restringieran las visitas y reforzaran las medidas de control de la infección.

Las autoridades locales y estatales de Washington ya han implementado medidas de prevención integrales, que incluyen la evaluación de los síntomas y políticas de restricción para los visitantes y el personal no esencial, dijo el CDC.

Vulnerabilidades

El informe de los CDC proporcionó el relato más detallado hasta la fecha de lo que impulsó el brote que aún sigue en pie en el área de Seattle, donde las autoridades han cerrado restaurantes, bares, clubes de salud, cines y otros lugares de reunión esta semana.

“Las limitaciones en el control y prevención efectivos de la infección y los miembros del personal que trabajan en múltiples instalaciones contribuyeron a la propagación intra e interfacial”, concluyó la agencia en el informe.

Los miembros del equipo de investigación de los CDC encuestaron a las instalaciones de cuidados a largo plazo en el área del estado de Washington y encontraron que no tenían suficiente equipo de protección personal u otros artículos como el desinfectante para manos a base de alcohol.

Los funcionarios de los hogares para ancianos también fueron lentos para considerar que los síntomas podrían ser causados por el virus, y se enfrentaron a problemas por la limitada capacidad de las pruebas, según el informe.

“El retraso en el reconocimiento de los casos debido al bajo índice de sospecha, la limitada disponibilidad de pruebas y la dificultad para identificar a las personas con COVID-19 con base únicamente en los signos y síntomas” probablemente contribuyó a la extensión del brote en estas instalaciones, según el informe.

En el informe también se constató que el personal a veces no conocía o no seguía las recomendaciones sobre la protección de los ojos o el cuidado de los mismos cuando estaban en estrecho contacto con pacientes enfermos.

‘Nivel de brote sin precedentes’

Tras el brote, se cerró el Centro de Cuidados de la Vida, se cancelaron las visitas de las familias, voluntarios y vendedores, y se pusieron en espera nuevas admisiones, según una declaración del director ejecutivo del centro.

En las sesiones de prensa informativas, el portavoz del centro, Tim Killian, describió la situación como que el personal aunque abrumado lucha por hacer frente al feroz brote.

“Esta es una instalación de cuidados agudos que está acostumbrada a tratar pacientes con enfermedades infecciosas”, dijo Killian el 7 de marzo, cuando más de un tercio de los 180 miembros del personal estaban fuera de combate con síntomas sospechosos de COVID-19. “Pero en realidad, aquí estamos tratando con un nivel sin precedentes de brotes, con un virus del que sabemos muy poco”.

Esta imagen de microscopio electrónico de barrido muestra al virus del PCCh, (objetos redondos amarillentos) emergiendo de la superficie de las células cultivadas en el laboratorio. El virus que se muestra fue tomado de un paciente en EE.UU. Foto publicada el 19 de febrero de 2020. (NIAID-RML)

Dijo que la respuesta del personal fue inicialmente “limitada”, por la falta de kits de prueba, incluso cuando el centro vio que los pacientes sin síntomas empezaban a mostrar síntomas agudos en una hora, requiriendo hospitalización.

“Hemos tenido pacientes que han muerto relativamente rápido en esas circunstancias”, dijo Killian.

“Todo el mundo se movía demasiado lento para reconocer este virus”, dijo Mike Weatherill, cuya madre de 85 años de edad murió el 4 de marzo de hipoxia, neumonía y “exposición epidémica a COVID-19”, según el Washington Post.

Este grupo de COVID-19 en el estado de Washington fue el primero de su tipo en Estados Unidos, donde alrededor de 2,2 millones de personas viven en centros de atención a largo plazo.

Según un recuento de Johns Hopkins, Estados Unidos tienen 7769 casos confirmados de la enfermedad y 118 muertes, atribuidas al virus del PCCh.

El estado de Washington es responsable de 55 de las muertes por COVID-19, seguido por el estado de Nueva York, con 16.

Reuters y The Associated Press contribuyeron con este informe.

***

A continuación

Propaganda china muestra a fallecidos por coronavirus como “ciudadanos ejemplares”

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.