Personas con coronavirus podrían no mostrar síntomas durante más de tres semanas, según nuevo estudio

Por Eva Fu
11 de Febrero de 2020
Actualizado: 11 de Febrero de 2020

El período de incubación del nuevo coronavirus puede llegar a ser de 24 días, de acuerdo con el estudio más extenso que se ha hecho hasta ahora sobre los pacientes de la enfermedad.

El estudio del 9 de febrero, que aún no ha sido revisado por colegas, fue dirigido por el renombrado neumólogo chino Zhong Nanshan y escrito en colaboración entre 38 investigadores chinos. Analizó alrededor de 1100 pacientes en 31 provincias y 552 hospitales, y encontró que el período medio de incubación es de 3 días, inferior a una estimación previa de 5.2 días.

El período máximo de incubación es de 24 días, encontró el estudio—más de las dos semanas que se proyectaron anteriormente.

Los investigadores tampoco pudieron excluir la posibilidad de los súper propagadores—un individuo enfermo que puede infectar a un gran número de personas.

Transmisión rápida de humano a humano

El estudio también encontró más pruebas de transmisión entre humanos: alrededor de 160 personas—26 por ciento de no residentes de Wuhan—no viajaron a Wuhan recientemente antes de contraer el virus, ni tuvieron ningún contacto con los habitantes de Wuhan.

“La epidemia de 2019-nCoV se extiende rápidamente por transmisión entre humanos”, concluyó.

Además, solo alrededor del 1.2 por ciento de todos los pacientes tuvieron exposición directa a la vida silvestre. Las autoridades chinas habían vinculado previamente el brote de coronavirus al mercado mayorista de animales vivos y mariscos en los suburbios de Wuhan, el epicentro de la enfermedad viral.

Según un estudio reciente publicado en el New England Journal of Medicine, el número de infecciones virales se duplicó cada 7.4 días durante las primeras etapas del brote.

Zhong se refirió anteriormente al principio de febrero como el pico del brote, aunque desde entonces ha revisado esta posición, diciendo que el período de pico podría llegar en los próximos días.

En una entrevista del 8 de febrero con la emisora estatal china CCTV, Zhong dio una nota positiva pero dijo que sería “demasiado pronto” para determinar el punto de inflexión basado en la tasa de altas actual y el número de nuevos casos, señalando “diferentes estándares para dar de alta a los pacientes”.

Los investigadores también expresaron su preocupación por la posible transmisión a través de la contaminación fecal. Los científicos dieron la primera voz de alarma ante tal perspectiva al detectar rastros de coronavirus en la materia fecal de la primera persona infectada en Estados Unidos.

Riesgos en las aguas residuales

El estudio citó un reciente experimento de laboratorio, en el que los investigadores encontraron que cuatro de las 62 muestras de heces dieron positivo al virus. Un experimento separado identificó cuatro pacientes más cuyos especímenes del tracto gastrointestinal, saliva u orina resultaron positivos al coronavirus.

Sean Lin, experto en microbiología con sede en EE. UU. y exinvestigador de virología del Ejército de EE. UU., dijo que el hallazgo suscitaba una gran preocupación de salud, especialmente para los que están bajo autoaislamiento en casa.

“Cuando se tira de la cadena del inodoro, las cosas pueden entrar en el sistema de alcantarillado del edificio, y si [hay] alguna … contaminación con una fuente de agua local, entonces podría ser problemático”, dijo a The Epoch Times. Los remolinos de agua en la taza del inodoro también podrían causar que las partículas de virus entren en el aire y creen aerosoles dañinos, lo cual es una razón por la que uno debe mantener la tapa del inodoro abajo cuando se tira de la cadena, añadió.

Desde una perspectiva diferente, la detección de rastros de virus en el tracto gastrointestinal de los pacientes podría sugerir que el virus se adapta bien a otros órganos humanos además de los pulmones y las vías respiratorias. Los casos reportados de diarrea, según Lin, probablemente indican una alta concentración del virus en el intestino.

Durante el brote del síndrome respiratorio agudo severo (SARS), Amoy Gardens, un complejo de viviendas de Hong Kong en la zona de Kowloon, vio 321 personas caer enfermas en abril de 2003, y las autoridades creían que la contaminación del sistema de alcantarillado y la transmisión de persona a persona eran en parte responsables de las infecciones masivas.

Los funcionarios de Hong Kong evacuaron a unas 100 personas de un edificio residencial de gran altura el 10 de febrero, después que dos residentes en pisos separados contrajeran el coronavirus. Los apartamentos comparten el mismo sistema de drenaje. El personal del departamento de salud recolectó muestras de heces para ser analizadas.

Otras rutas de transmisión

El virus también puede transferirse por contacto, lo que se conoce como transmisión por fómite, por ejemplo, cuando un individuo toca objetos contaminados antes de tocarse los ojos, la nariz o la boca, u otras zonas membranosas, que son más vulnerables a los ataques virales.

El 8 de febrero, los funcionarios de salud de Shangai confirmaron que el virus mortal puede propagarse a través de aerosoles, lo que significa que uno puede enfermarse inhalando las partículas del virus en el aire.

La transmisión de patógenos por aerosoles significa que cuando una persona infectada habla, respira, estornuda o tose, puede emitir pequeñas partículas de agua con el virus, que luego son inhaladas por otra persona.

El mismo día, el gobierno del Reino Unido clasificó el coronavirus como una “enfermedad infecciosa de alto riesgo de contagio aéreo”, refiriéndose a enfermedades que pueden propagarse a través de gotitas respiratorias o transmisión por aerosol.

Además, el estudio encontró que solo menos de la mitad de los pacientes mostraban signos de fiebre al comienzo de la enfermedad, aunque la mayoría de ellos (alrededor del 88 por ciento) desarrollaron fiebre después de la hospitalización.

 

Video relacionado

¿El régimen chino está ocultando la gravedad del coronavirus?

TE RECOMENDAMOS