Perspectivas sobre la pandemia: la influencia de China en Hollywood

Por Wang Jin
22 de Abril de 2020 11:44 AM Actualizado: 22 de Abril de 2020 11:44 AM

Comentario

Actualmente, hay más de 730,000 casos del virus del PCCh y más de 42,000 muertes en Estados Unidos. Muchos de los casos de alto perfil eran celebridades de Hollywood.

¿Por qué el virus del PCCh afectaría duramente a Hollywood?

El artículo editorial de The Epoch Times, “Donde hay vínculos cercanos con la China comunista, aparece el coronavirus“, sugiere que “todas las regiones más afectadas fuera de China comparten un hilo común: relaciones cercanas o lucrativas con el régimen comunista en Beijing”.

El régimen chino financia las producciones de Hollywood

Más de la mitad de las 10 mejores películas de 2019 seleccionadas por la revista Time fueron financiadas por empresas amigas de Beijing, como Tencent Pictures, Sunac Group, Shanghai Road Pictures Film and Television, Media Asia Film y Bona Film Group.

Mientras tanto, “Terminator: Dark Fate” (en España: Terminator: Destino oscuro​​​ y en Hispanoamérica Terminator: Destino oculto), lanzada en noviembre del año pasado, tenía un presupuesto de producción estimado de 185 millones de dólares con inversión de Paramount Pictures, Skydance Media, 20th Century Fox con un 30 % en cada una, así como Tencent Pictures con un 10 %.

“Midway” se hizo con 80 millones de Bona Film Group, lo que representa el 70 % del presupuesto de la película.

El conglomerado chino Fosun International invirtió en la fundación de Studio 8, una compañía de entretenimiento estadounidense, en 2014 y participó en la inversión de películas como “Billy Lynn’s Long Halftime Walk” (Billy Lynn: Honor y sentimiento) y “Gemini Man”(Géminis en España y Proyecto Géminis en Hispanoamérica) .

A finales de 2014, el grupo de entretenimiento interactivo más grande de China, Guangdong Alpha Group, estableció una sociedad con la compañía estadounidense New Regency Productions. Acordó invertir hasta 60 millones de dólares en tres películas que produciría New Regency, incluida The Revenant (El renacido).

La película de 2014 “Transformers: Age of Extinction”, (Transformers: la era de la extinción o Transformers 4) producida por Paramount, recibió la inversión de M1905, una nueva subsidiaria de medios del China Movie Channel (CCTV6).

Mientras tanto, Alibaba Pictures, el estudio de cine chino creado por el gigante del comercio electrónico Alibaba, comenzó su asociación de inversión y marketing con Paramount en 2015. Tras la colaboración en “Misión: Imposible – Nación Rogue”, invirtió en dos películas de Paramount, “Teenage Tortugas Ninja mutantes: fuera de las sombras” y “Star Trek Beyond” (Star Trek sin límites en Hispanoamérica y Star Trek: más allá en España).

La influencia del PCCh también se manifiesta a través de fusiones y adquisiciones con empresas estadounidenses.

Comprando estudios

El conglomerado chino Dalian Wanda adquirió el operador de cine estadounidense AMC Entertainment por 2600 millones en mayo de 2012. En 2016, Wanda adquirió el estudio de Hollywood Legendary Entertainment y el operador de teatro Carmike Cinemas. El primero fue el estudio detrás de éxitos de taquilla como “Jurassic World”  y “The Dark Knight” (El caballero oscuro en España y Batman: El caballero de la noche en Hispanoamérica).

Dalian Wanda anunció una asociación estratégica con Motion Picture Group, la unidad de cine de Sony Pictures Entertainment, el 23 de septiembre de 2016.

Wang Jianlin, fundador de Dalian Wanda, es miembro del Partido Comunista Chino, ha sido delegado en la legislatura del Partido y del Congreso Nacional Popular.

Sin embargo, las adquisiciones de Wang tienen al Congreso de los EE. UU. preocupado por la creciente influencia del régimen en el entretenimiento y ven estas adquisiciones como los medios políticos del PCCh para difundir propaganda y ejercer influencia cultural sobre la forma en que se representa al PCCh en la televisión y el cine estadounidenses.

El 17 de marzo de 2015, Lionsgate Entertainment celebró un acuerdo de varios años con la emisora estatal china Hunan TV para cofinanciar, distribuir, desarrollar y producir.

El 1 de abril de 2015, la productora de cine china Huayi Brothers Media Corp. firmó un contrato de tres años con el estudio de Hollywood STX Entertainment para financiar, producir y distribuir hasta 15 películas anualmente en 2016.

El 20 de septiembre de 2015, China Media Capital (CMC) y Warner Bros. Entertainment anunciaron una empresa conjunta, Flagship Entertainment Group Limited, 51 % propiedad de CMC y 49 % de Warner Bros.

En enero de 2017, Paramount llegó a un acuerdo por valor de 1000 millones de dólares en fondos para el cine con Shanghai Film Group Corp. y Huahua Media, con sede en Beijing. Las dos empresas chinas financiarían el 25 % o más de toda la lista de películas del estudio durante los próximos tres años, con una opción para un cuarto, según la revista Deadline.

Sin embargo, Paramount anunció en noviembre de ese año que finalizaron el acuerdo luego de cambios en las políticas de inversión extranjera de China.

Mercado chino = censura

La taquilla de China cobró 9000 millones de dólares en 2018, justo detrás de Estados Unidos y Canadá, que aportaron un total de 11,900 millones de dólares ese año, según datos compilados por la Motion Picture Association of America.

Para 2020, China será el mercado de cine más grande del mundo, y se espera que los ingresos de taquilla aumenten de 9900 millones en 2018 a 15,500 millones para 2023, según un informe de PricewaterhouseCoopers.

Los expertos han advertido que el lucrativo mercado de China ha llevado a la autocensura de Hollywood para satisfacer lo que quieren los censuradores chinos.

Timothy Doescher, director asociado de relaciones de coalición en el Instituto de Libertad Económica de la Fundación Heritage, dijo: “Hollywood confía cada vez más en los mercados chinos para obtener ganancias en películas. Eso significa que nuestras películas se están escribiendo teniendo en cuenta a China”.

Aynne Kokas, miembro del Centro Woodrow Wilson, comentó al Financial Times: “Sería difícil encontrar un productor en Hollywood dispuesto a hacer una película que retrate a China negativamente”.

Mike González, miembro del Instituto Davis de Seguridad Nacional y Política Exterior de la Fundación Heritage, explicó por qué el régimen chino se ha afianzado en Hollywood. “El Partido Comunista Chino es comunista, y los comunistas lo entienden muy bien, entonces, la cultura se destaca desde la política y lo político, y si se apodera de la cultura, ha recorrido un gran camino para impactar a la población”.

El 4 de octubre de 2018, durante un discurso en el que el vicepresidente Mike Pence habló sobre el nuevo enfoque de la administración para las relaciones entre Estados Unidos y China, criticó el historial de Beijing de “recompensar y coaccionar” a los estudios de cine estadounidenses, lo que, según expresó, dio lugar a revisiones de la trama para películas.

“World War Z” (Guerra mundial Z) tuvo que cortar la mención del guión de un virus originario de China. “Red Dawn” (Amanecer rojo) fue editado digitalmente para que los villanos fueran norcoreanos, no chinos”, manifestó Pence en el Instituto Hudson.

Continuó: “Beijing exige habitualmente que Hollywood retrate a China bajo una luz estrictamente positiva. Castiga a los estudios y productores que no lo hacen. Los censuradores de Beijing son rápidos para editar o prohibir películas que critican a China, incluso en la menor manera”.

Películas prohibidas por el PCCh

Beijing no ha tenido reparos en prohibir ciertas películas que son demasiado sensibles para el régimen.

“Red Corner”(El laberinto rojo o Justicia roja) fue una película de 1997 protagonizada por Richard Gere como un empresario estadounidense acusado falsamente de asesinato en Beijing. La película tenía un lema siniestro: “indulgencia para los que confiesan, severidad para los que resisten”.

Como partidario de la independencia tibetana y aliado del Dalai Lama, Gere ha criticado al régimen chino.

Manifestó en una entrevista con The Hollywood Reporter que sus opiniones políticas han limitado su trabajo. “Definitivamente hay películas en las que no puedo estar porque los chinos dirán, ‘No con él'”.

En un ejemplo más reciente, la película de Netflix de 2019 “Laundromat” (La lavandería) fue prohibida. Dirigida por Steven Soderbergh y protagonizada por Meryl Streep, la película expone la corrupción, incluso en China.

Un segmento de la película retrata la práctica promovida por el estado de la sustracción forzada de órganos a presos de conciencia en China.

Esta pandemia global, causada por el mal manejo del brote por parte del régimen chino, ha demostrado que tratar con China tiene un precio muy alto.

¿Puede Hollywood —desde mucho tiempo sofocado y moldeado por los intereses económicos de China— despertarse ante el hecho y distanciarse del régimen chino en el futuro?

Solo el tiempo dirá.

¿Sabía?

The Epoch Times es el medio independiente de más rápido crecimiento en Estados Unidos. Somos diferentes de otras organizaciones de medios porque no estamos influenciados por ningún gobierno, corporación o partido político. Nuestro único objetivo es brindar a nuestros lectores información precisa y ser responsables ante el público. No seguimos la tendencia poco saludable del entorno mediático actual del periodismo impulsado por la agenda y en su lugar utilizamos nuestros principios de Verdad y Tradición como nuestra luz guía.

Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

China enfrenta las críticas por su desinformación sobre el virus y EE.UU.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.