Pese a apoyo de Casa Blanca a Bidenomics, la mayoría de EE.UU. ignora la Ley de Reducción de la Inflación

Por Catherine Yang
07 de Agosto de 2023 5:54 PM Actualizado: 07 de Agosto de 2023 5:54 PM

Dos meses después de que el presidente Joe Biden comenzara a promover su “Bidenomics”, los estadounidenses no han cedido en sus puntos de vista pesimistas sobre la economía, particularmente la inflación, según varias encuestas. De hecho, ha llevado a los candidatos rivales a hacer campaña con la promesa de revertir las políticas de Bidenomics.

En una nueva encuesta publicada el lunes, siete de cada 10 encuestados dicen que han oído poco o nada sobre la Ley de Reducción de la Inflación (IRA) que Biden firmó hace un año.

“La Ley de Reducción de la Inflación ayudará a los estadounidenses a ahorrar dinero en medicamentos recetados, primas de salud y mucho más”, dijo el año pasado. “También hace la inversión más grande en la historia para combatir el cambio climático y aumentar la seguridad energética, creando empleos aquí en EE.UU. y ahorrando dinero a las personas en sus costos de energía”.

La ley buscaba renegociar los precios de los medicamentos de Medicare e incentivar las opciones de los consumidores de “energía limpia” a través de créditos fiscales, aunque las compañías farmacéuticas han demandado para bloquear los nuevos estándares de negociación.

La encuesta, realizada por la Universidad de Maryland para The Washington Post, encuestó a los estadounidenses sobre las iniciativas climáticas de la administración Biden.

La encuesta reveló que la mayoría de los estadounidenses habían oído hablar poco o nada de los nuevos créditos fiscales a su disposición, incluidos los créditos fiscales para vehículos eléctricos (67 por ciento), para sistemas de bombas de calor (77 por ciento), para la instalación de paneles solares (66 por ciento) y para la fabricación de paneles solares y turbinas eólicas (75 por ciento).

Sin embargo, la encuesta también mostró que la mayoría de los encuestados estaban a favor de los créditos (55, 54, 65, 54 por ciento, respectivamente).

Sin embargo, el apoyo a la IRA de 2022 no fue tan alto: El 39 por ciento la apoyó, mientras que el 20 por ciento se opuso y el 39 por ciento dijo que no estaba seguro.

Los encuestados se identificaron a lo largo de las líneas partidarias de manera bastante uniforme, con un 33 por ciento demócrata, un 32 por ciento republicano y un 27 por ciento independiente.

Esta combinación de imágenes creada el 22 de octubre de 2020 muestra al presidente Donald Trump, a la izquierda, y al candidato presidencial demócrata Joe Biden durante el debate presidencial final en la Universidad de Belmont, en Nashville, Tennessee, el 22 de octubre de 2020. (Brendan Smialowski y Jim Watson/AFP vía Getty Images)

Campaña basada en la economía

En las últimas semanas, la Casa Blanca se ha expresado abiertamente al atribuirse el mérito de cómo ha mejorado la economía, enfatizando repetidamente que los empleos aumentan mientras que la inflación baja debido a las inversiones del gobierno de Biden.

Esto ha llevado al expresidente Donald Trump, también en campaña para la reelección, a poner la política económica en el centro de su campaña, a veces recordando a los votantes las mejores condiciones económicas durante su mandato y a veces criticando las políticas de Biden con promesas de deshacerlas si es elegido.

“El corrupto Joe Biden sólo se preocupa de enriquecer a su propia familia… Yo me preocupo de enriquecer a tu familia”, dijo Trump el sábado en un acto de recaudación de fondos del Partido Republicano.

Mientras que Biden está a favor de políticas caras que impulsen la energía eólica y solar y los vehículos eléctricos, Trump dijo que Estados Unidos aún puede beneficiarse más del petróleo.

“Tenemos más petróleo, lo llamo ‘oro líquido’… bajo nuestros pies que cualquier otra nación del mundo, por mucho”, dijo Trump. “Íbamos a abastecer a toda Europa… íbamos a ganar mucho dinero. Pagaríamos la deuda y luego volveríamos a bajar los impuestos”.

El lunes, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, candidato presidencial republicano, publicó un artículo de opinión en el que destacaba su propia política económica.

“Las regulaciones y órdenes ejecutivas ideológicas y paralizantes del trabajo del presidente Joe Biden se revertirán el primer día” de mi presidencia, escribió.

“Declararemos nuestra independencia económica de las élites fallidas que orquestaron el declive estadounidense y del gasto federal interminable que ha inflado los precios y hundido a nuestra nación al borde de la insolvencia”.

El Sr. DeSantis escribió que presentaría una agenda de reforma fiscal para estimular la productividad y el crecimiento, y promover la independencia energética, sin ofrecer muchos detalles. “El objetivo de nuestra declaración de independencia económica es simple: Nosotros ganamos, ellos pierden”.

Además, alineó los objetivos económicos con su plataforma de guerra cultural característica, prometiendo terminar con los estándares de inversión ESG (ambiental, social, de gobernanza) y disolver los programas DEI (diversidad, equidad, inclusión).

De hecho, los problemas ambientales han sido una forma en que la administración Biden ha impulsado varias agendas basadas en la “equidad”. Un análisis reciente publicado por OpenTheBooks.com encontró que la Agencia de Protección Ambiental (EPA) se está transformando cada vez más en una fuerza de “justicia ambiental”.

Las subvenciones otorgadas a los solicitantes de “justicia ambiental” aumentaron de USD 5.6 millones en el año fiscal 2021 a USD 14 millones en el año fiscal 2022.

El informe explica que la “justicia ambiental” está relacionada con la teoría crítica de la raza, que vincula la raza con los resultados sociales, políticos y económicos.

La EPA recibió USD 40,000 millones de la IRA en 2022.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.