Piden a presidentes de Harvard, MIT y UPenn testificar en el Congreso sobre antisemitismo universitario

Por Aaron Pan
29 de Noviembre de 2023 9:35 PM Actualizado: 29 de Noviembre de 2023 9:35 PM

Se ha pedido a los presidentes de 3 universidades de élite que testifiquen ante el Congreso sobre el creciente antisemitismo en los campus.

La presidenta Virginia Foxx (R-N.C.) del Comité de Educación y Fuerza Laboral de la Cámara de Representantes anunció el 28 de noviembre que su comité celebrará una audiencia sobre “hacer responsables a los líderes universitarios y enfrentar el antisemitismo” el 5 de diciembre.

Claudine Gay, presidenta de la Universidad de Harvard, Liz Magill, presidenta de la Universidad de Pensilvania (UPenn), y Sally Kornbluth, presidenta del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), serán los principales testigos de la audiencia.

“Durante las últimas semanas, hemos visto innumerables ejemplos de manifestaciones antisemitas en los campus universitarios”, dijo la señora Foxx. “Mientras tanto, los administradores universitarios se han mantenido al margen, permitiendo que la retórica horrible empeore y crezca”.

Desde que estalló la guerra entre Israel y el grupo terrorista Hamás, el antisemitismo en Estados Unidos ha ido en aumento y se ha disparado en las universidades. Donantes, exalumnos y legisladores han criticado a las universidades por no abordar suficientemente las actividades antiisraelíes. Algunos donantes multimillonarios han cortado sus vínculos con las universidades.

El Departamento de Educación de Estados Unidos abrió investigaciones sobre derechos civiles en múltiples escuelas y universidades a mediados de noviembre tras acusaciones de antisemitismo o islamofobia desde el inicio de la guerra entre Israel y Hamás.

Entre las instituciones de educación superior investigadas se encuentran cuatro escuelas de la Ivy League: Columbia, Cornell, Harvard y la Universidad de Pensilvania.

“Los presidentes de colegios y universidades tienen la responsabilidad de fomentar y mantener un ambiente de aprendizaje seguro para sus estudiantes y personal. Ahora no es momento para indecisiones o declaraciones recalcitrantes”, dijo la Sra. Foxx.

“Al celebrar esta audiencia, estamos destacando a estos líderes universitarios y exigiendo que tomen las medidas apropiadas para mantenerse firmes contra el antisemitismo”.

Según la Liga Antidifamación (ADL), del 7 de octubre al 7 de noviembre, un mes después de que comenzara la guerra, el antisemitismo en el campus se multiplicó por más de 10: de 12 casos en 2022 a 124 en el mismo período.

A principios de este mes, la Universidad de Cornell tuvo que cancelar las clases el 3 de noviembre debido al “estrés extraordinario” provocado por una serie de eventos divisivos en el campus. Los incidentes se produjeron tras el arresto de un estudiante de tercer año de Cornell por presuntamente amenazar con matar judíos.

A finales del mes pasado, la Universidad de Columbia también canceló una importante recaudación de fondos después de que algunos miembros de su personal y estudiantes participaran en actividades antiisraelíes y pro-Hamás en el campus.

Condenar el antisemitismo

Un mes después de la guerra, el 4 de noviembre, el administrador de fondos de cobertura Bill Ackman escribió una carta a la presidenta de Harvard, Claudine Gay, criticando a la universidad por no actuar lo suficiente para frenar los incidentes antisemitas. Dijo que sus políticas de diversidad han contribuido al problema.

“Durante las últimas cuatro semanas desde los horrores del 7 de octubre, he estado dialogando con miembros de la junta directiva de la corporación, otros exalumnos, así como con estudiantes y profesores, compartiendo y comparando nuestras preocupaciones sobre el creciente número de incidentes antisemitas en el campus, mientras esperamos que usted y la Universidad actúen”, escribió el Sr. Ackman.

“Cuatro semanas después de los bárbaros actos terroristas del 7 de octubre, he perdido la confianza en que usted y la Universidad harán lo necesario”.

Partidarios pro palestinos protestan en Nueva York, el 17 de noviembre de 2023. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Durante una audiencia en la Cámara de Representantes sobre “Enfrentar el flagelo del antisemitismo en el campus” el 14 de noviembre, la representante Elise Stefanik (R-N.Y.), exalumna de Harvard, condenó a Harvard y a otras universidades de Estados Unidos por “permitir” el antisemitismo en los campus. Ella y otros graduados republicanos de Harvard pidieron la dimisión de la presidente Gay.

El 2 de noviembre, la Cámara aprobó una resolución condenando “el apoyo a Hamás, Hezbolá y otras organizaciones terroristas de las instituciones de educación superior, que puede conducir a la creación de un ambiente hostil para los estudiantes, profesores y personal judíos”.

Además, una coalición internacional de más de 100 instituciones educativas emitió una declaración condenando a Hamás y apoyando a Israel, calificando la lucha contra el grupo terrorista como una “lucha contra el mal”.

Los donantes cortan lazos

La Universidad de Harvard ha enfrentado intensas críticas desde que más de 30 de sus grupos estudiantiles firmaron una carta culpando a Israel de ser “totalmente responsable” del ataque del 7 de octubre, cuando los terroristas de Hamás lanzaron un ataque sorpresa contra Israel, matando a más de 1200 civiles, incluidos estadounidenses.

Algunos de los financiadores de Harvard han anunciado que cortarán sus vínculos con la universidad. Una organización sin fines de lucro establecida por el multimillonario Leslie Wexner y su esposa Abigail rompió su relación con Harvard luego de actividades antiisraelíes en el campus.

Anteriormente, el multimillonario israelí Idan Ofer y su esposa Batia renunciaron a la junta ejecutiva de Harvard como protesta contra la mala respuesta de la universidad a la masacre de Hamás del 7 de octubre.

Además, más de 1600 exalumnos judíos de Harvard firmaron una carta criticando a la universidad por no tomar medidas para abordar el creciente antisemitismo en el campus, y algunos se comprometieron a donar sólo 1 dólar hasta que se resuelva el problema.

En una carta abierta del 15 de octubre a la presidenta de UPenn, Liz Magill, y al presidente Scott Bok, el capitalista de riesgo David Magerman anunció que se niega a “donar otro dólar a Penn” y que está “profundamente avergonzado” por su asociación con la universidad.

Otros donantes de UPenn, como el multimillonario de capital privado Marc Rowan, el multimillonario de fondos de cobertura Cliff Asness y el exembajador de Estados Unidos Jon Huntsman, también han prometido dejar de donar a la universidad.

La Universidad de Pensilvania le dijo a The Epoch Times en un comunicado: “El presidente Magill comprende la importancia crítica de luchar contra el antisemitismo y otras formas de odio en el campus de Penn y espera compartir las acciones que Penn está tomando en la audiencia de la próxima semana”.

El MIT le dijo a The Epoch Times que su presidente “agradece la oportunidad de interactuar con los miembros del Comité”.

Según una actualización de la información del campus del MIT sobre incidentes recientes publicada el 14 de noviembre, la presidenta del MIT, Sally Kornbluth, dijo: “Necesitamos una comunidad donde todos podamos expresar nuestros puntos de vista. Pero también necesitamos que el MIT sea un lugar donde todos nos sintamos seguros y libres para vivir, trabajar y estudiar”.

La Universidad de Harvard no ha respondido a las solicitudes de comentarios al cierre de esta edición.

Naveen Athrappully y Jackson Richman contribuyeron a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.