Pidiendo el fin de la persecución a Falun Dafa en el Monumento a Washington

Por Nicole Hao
20 de Julio de 2020
Actualizado: 20 de Julio de 2020

Más de cien personas se reunieron en el Monumento a Washington bajo el sol ardiente en un clima de más de 100 grados Fahrenheit el 19 de julio. Usando sus características camisetas amarillas, hicieron los elegantes y suaves ejercicios juntos.

Las brillantes ropas del grupo y la pacífica música atrajeron a los que pasaban, quienes se detuvieron y recogieron los folletos que el grupo había preparado.

Estos eran practicantes locales de Falun Dafa. Aunque ellos hacen la práctica de ejercicios regularmente, el grupo de ejercicios de hoy tenía un significado especial. Estaban conmemorando el 21 aniversario de la campaña del Partido Comunista Chino (PCCh) creada para perseguirlos, la cual comenzó el 20 de julio de 1999.

Su práctica juntos fue un acto público de luto por sus compañeros practicantes que han sido asesinados durante la persecución, y fue simultáneamente una afirmación sobre la bondad de Falun Dafa.

Más de cien practicantes de Falun Dafa practican los ejercicios en el césped frente al Monumento a Washington para pedir el fin de la persecución del PCCh a su disciplina espiritual. Washington, D.C., 19 de julio de 2020. (Lisa Fan/The Epoch Times)

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una antigua práctica basada en los principios de verdad, benevolencia y tolerancia. Sus practicantes realiazan cinco ejercicios de meditación.

En mayo de 1992, el Sr. Li Hongzhi la enseñó por primera vez al público. Para 1999, 100 millones de personas en China, uno de cada 13 chinos, practicaba Falun Dafa, según reportes estatales del propio régimen chino.

Los practicantes de Falun Dafa hablaron con The Epoch Times sobre por qué comenzaron esta práctica espiritual.

“Los tres caracteres —verdad, benevolencia y tolerancia— me atrajeron. Pensé que si todos siguieran estos caracteres, la sociedad sería una muy maravillosa”, dijo Yu Jing, una exempleada del Buró de Oleoductos de la Corporación Nacional de Petróleo de China en la norteña provincia china de Hebei.

La practicante de Falun Dafa, Yu Jing, durante los ejercicios grupales frente al Monumento a Washington en Washington, D.C. el 19 de julio de 2020. (Lisa Fan/The Epoch Times)

“No podía cuidarme a mí misma antes de practicar [Falun Dafa]. Ya que estaba enferma de atritis reumatoide, no podía ni siquiera sostener un vaso o un bol de comida”, recordó Li Yingmei. “Luego de practicar Falun Dafa por un corto tiempo, pude hacer todo, y he estado muy saludable desde entonces”.

El entonces líder del PCCh, Jiang Zemin, lanzó una brutal persecución a Falun Dafa el 20 de julio de 1999. Él expresó su preocupación en una carta que escribió al Politburó —la organización más alta del partido— en la tarde del 25 de abril de 1999, ayudando a preparar el camino para la persecución que vendría.

“[Falun Dafa es] una clase de organización nacional, con muchos seguidores del partido comunista, funcionarios, intelectuales, soldados, como también trabajadores y campesinos”, escribió Jiang en la carta. Él temía que las enseñanzas de moral tradicionales de Falun Dafa fueran una amenaza a la legitimidad de la ideología del PCCh, el cual se basa en el ateísmo, el materialismo y la idea de la lucha”.

La practicante de Falun Dafa, Li Yingmei, durante los ejercicios grupales frente al Monumento a Washington en Washington, D.C. el 19 de julio de 2020. (Lisa Fan/The Epoch Times)

Wang Hong, un exconductor de taxi de Shenyang en la provincia Liaoning al noreste de China, recuerda cómo respondió a la persecución. “Pensé que el PCCh había lanzado la persecución porque los líderes máximos no sabían qué era Falun Dafa. Así que fui a Beijing para contarles la verdad”.

Wang y sus compañeros practicantes llegaron a Beijing el 22 de julio de 1999.

Contrario a las expectativas de Wang, el régimen no lo escuchó, sino que lo torturó en campos de trabajo y prisiones por varios años. El régimen intentó que renunciara a su creencia.

El practicante de Falun Dafa, Wang Hong, durante los ejercicios grupales frente al Monumento a Washington en Washington, D.C. el 19 de julio de 2020. (Lisa Fan/The Epoch Times)

Yu Jing y Li Yingmei también sufrieron torturas en prisiones cuando estaban en China.

“Un día en agosto de 2000, fui enviado de vuelta a mi celda luego de ser golpeado brutalmente durante horas en el Centro de Detención Langfang en Hebei. Los prisioneros en la celda lloraron cuando me vieron. Me dijeron que mi cara estaba hinchada al tamaño de una palangana”, recuerda Yu.

Yu y otros fueron testigos de cómo sus compañeros practicantes fueron torturados hasta la muerte. Como Yan Xiaohui y Cao Baoyu de la provincia de Hebei, Li Wendong de Beijing y demás.

El domingo, Wang, Yu, Li y sus compañeros practicantes, se pararon frente al Monumento a Washington y practicaron todos los cinco ejercicios en libertad.

Se sintieron agradecidos, y con las banderas que desplegaron y los folletos que entregaron, le pidieron a la gente que ayude a detener la persecución.

El practicante de Falun Dafa, Xue Bin, durante los ejercicios grupales frente al Monumento a Washington en Washington, D.C. el 19 de julio de 2020. (Lisa Fan/The Epoch Times)

“En los últimos 21 años, los practicantes de Falun Dafa se han reunido juntos para lamentar pacíficamente la muerte de practicantes el 20 de julio”, dijo Xue Bin, un practicante de Falun Dafa. “Nuestro firme y fiel espíritu que se opone a la persecución es un modelo para otros”.

Xue agregó que el PCCh no puede representar a China, y que el PCCh no es China. La naturaleza fundamental del PCCh es malvada, lo cual se puede ver en su persecución a Falun Dafa, como también en propagar el virus del PCCh, aprobar en Hong Kong la ley de seguridad nacional, y otras acciones más.

“Creemos que Dios está desintegrando al PCCh. Ahora es tiempo de la cuenta regresiva del fin del PCCh”, dijo Xue.

Más de cien practicantes de Falun Dafa practican los ejercicios en el césped frente al Monumento a Washington para pedir el fin de la persecución del PCCh a su disciplina espiritual. Washington, D.C., 19 de julio de 2020. (Lisa Fan/The Epoch Times)
Practicantes de Falun Dafa practican los ejercicios en el césped frente al Monumento a Washington para pedir el fin de la persecución del PCCh a su disciplina espiritual. Washington, D.C., 19 de julio de 2020. (Lisa Fan/The Epoch Times)
Practicantes de Falun Dafa practican los ejercicios en el césped frente al Monumento a Washington para pedir el fin de la persecución del PCCh a su disciplina espiritual. Washington, D.C., 19 de julio de 2020. (Lisa Fan/The Epoch Times)
Practicantes de Falun Dafa practican los ejercicios en el césped frente al Monumento a Washington para pedir el fin de la persecución del PCCh a su disciplina espiritual. Washington, D.C., 19 de julio de 2020. (Lisa Fan/The Epoch Times)
Practicantes de Falun Dafa practican los ejercicios en el césped frente al Monumento a Washington para pedir el fin de la persecución del PCCh a su disciplina espiritual. Washington, D.C., 19 de julio de 2020. (Lisa Fan/The Epoch Times)

Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Descubre

¿Por qué China tiene un organismo estilo Gestapo?

TE RECOMENDAMOS