¿Podría ser el exalcalde Pete Buttigieg secretamente más radical que Bernie Sanders?

Por Roger Simon
14 de Febrero de 2020 Actualizado: 14 de Febrero de 2020

Comentario

Tras las sorprendentes actuaciones en Iowa y New Hampshire, el exalcalde Pete Buttigieg de South Bend, Indiana, está siendo promocionado como una posible amenaza de “carril moderado” para la nominación del senador Bernie Sanders. De hecho, el claramente talentoso Buttigieg, está adelante en el conteo de delegados en este momento.

¿Pero es realmente un moderado? ¿Podría ser tan radical como Sanders o incluso más tirado a la izquierda?

Aunque muchos son escépticos sobre su limitada experiencia como alcalde de una pequeña ciudad, otros pocos se aburrieron ideológicamente, y mucho menos se hicieron esa pregunta.

Esto es desconcertante considerando que Buttigieg es lo que solíamos llamar un “bebé de pañal rojo” (nacido en una familia comunista).

Sí, ser un bebé de pañal rojo no significa que tenga que ser rojo ahora. Muchos han ido en la otra dirección, David Horowitz es un ejemplo bien conocido. Pero el viejo enigma permanece: ¿Qué tan lejos ha caído la manzana del árbol?

En el caso de Buttigieg, ese árbol era su padre Joseph Buttigieg, que murió poco antes que su hijo se anunciara para la presidencia. ¿Quién era Joseph? El Washington Examiner escribió en abril de 2019:

“El padre del aspirante demócrata a la presidencia Pete Buttigieg fue un profesor marxista que hablaba con entusiasmo del Manifiesto Comunista y dedicó una parte importante de su carrera académica al trabajo de Antonio Gramsci, el fundador del Partido Comunista Italiano, un camarada de Vladimir Lenin”.

El interés del padre en Gramsci era más que un leve interés y “académico”:

“[Joseph] Buttigieg fue miembro fundador y presidente de la Sociedad Internacional de Gramsci, una organización que tiene por objeto “facilitar la comunicación y el intercambio de información entre el gran número de personas de todo el mundo que se interesan por la vida y la obra de Antonio Gramsci y por la presencia de su pensamiento en la cultura contemporánea”.

Hay mucho más en ese artículo que fue, como era de esperar, en gran parte ignorado por los medios de comunicación. Parte de ello puede deberse al relativo anonimato de Gramsci para el público estadounidense, aunque sus ideas han impregnado nuestra sociedad en gran escala. Hay pocos pensadores políticos más importantes en nuestro tiempo.

Entonces, ¿quién era Antonio Gramsci? El marxista italiano estaba entre aquellos leninistas que se frustraron por la lentitud con la que los recalcitrantes “trabajadores del mundo” se estaban tomando para “deshacerse de sus cadenas”. Teorizó que el mejor enfoque para la revolución, para una sociedad comunista ideal, era a través de una cuidadosa organización y esfuerzos de lo que ahora llamamos las “élites”. La revolución debería ser de arriba hacia abajo.

Gramsci llamó a su sistema “la marcha a través de las instituciones”, es decir, los medios de comunicación, el entretenimiento, la burocracia, las escuelas, etc.

¿Te suena familiar? ¿Algo así como Estados Unidos en 2020?

Volviendo a Pete Buttigieg, pregúntese esto: Si quisiera cambiar a Estados Unidos de hoy, inclinarlo inexorablemente hacia el socialismo, científico o no, ¿elegiría el método convencional de Sanders de “trabajadores del mundo unidos” o un enfoque más sutil que implique } cooptar lentamente las instituciones de nuestro país, desde el sistema educativo hasta, tristemente, la religión?

No creo que haga falta ser un genio para decir que esto último sería más eficaz y en última instancia más aterrador— dado el modo en que funciona nuestra avanzada y próspera sociedad. Sanders, incluso si gana la nominación, sería rechazado con demasiada facilidad por el electorado en general, posiblemente de forma desastrosa, por su estilo anticuado de Eugene V. Debs.

Los demócratas saben esto, como la mayoría de nosotros, y se preparan para seleccionar un líder del carril moderado. Por ahora, eso es entre Michael Bloomberg, la senadora Amy Klobuchar, y Buttigieg, con la figura de Joe Biden desvaneciéndose rápidamente.

Pero nadie parece preguntarse seriamente si Buttigieg —que escribió un ensayo en el que elogiaba a Sanders cuando Buttigieg aún estaba en la escuela secundaria— es realmente moderado, y mucho menos si es un gramsciano como su padre.

Alguien debería hacerlo ahora para evitar sorpresas muy desagradables más tarde.

Roger L. Simon, analista político de The Epoch Times, es un novelista premiado y un guionista nominado para el Premio Oscar de la Academia. Su último libro de ficción “La CABRA“, ambientado en el mundo del tenis de alto nivel.

¿Sabía?

Google estaría intentando evitar la reelección de Trump

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS