Policía china amenaza a una pareja: Su bebé o su trabajo y la afiliación al Partido

12 de Septiembre de 2015 Actualizado: 12 de Septiembre de 2015

A pesar de estar en su octavo mes de embarazo, la esposa de un oficial de policía en el sudoeste de China, fue presionada a realizarse un aborto con el fin de apaciguar a los empleadores de su marido.

Las mujer de 41 años, de apellido Chen, y su marido, viven en la ciudad de Chuxiong, provincial de Yunnan. Está embarazada de su segundo hijo, prohibido por la política del hijo único de China.

Chen se convirtió en el centro de la atención pública y de una campaña online cuando reveló que su marido fue amenazado con perder su trabajo y la membresía al Partido Comunista.

Chen escribió que el 4 de septiembre, muchos líderes de la seguridad pública de Chuxiong la visitaron y confiaron en que ella “haría algo al respecto del feto”, según un informe del servicio online de noticias Peng Pai. Su marido estaba preocupado de que incluso si decidía  perder su trabajo para quedarse con el bebé, la oficina de planeamiento familiar local que aplica la ley del hijo único, pudiera intervenir de todas formas.

En la noche del 6 de septiembre, tuvo lugar una discusión en una plataforma de internet. Muchos internautas expresaron su simpatía por la pareja. Chen temía sufrir represalias cuando fue contactada por Radio Free Asia.

“Mi marido está aquí y no quiere que atienda esta llamada”, dijo Chen en una conversación telefónica el 7 de septiembre. “Tenemos miedo”.

Cuando se le preguntó si había policías o funcionarios presentes, dijo: “Eso es correcto”, luego colgó.

Pero Chen parece inflexible sobre mantener a su hijo.

“No quiero dejar que el doctor inyecte a mi hijo con veneno, antes prefiero estrellar mi auto”, escribió Chen en Sina Weibo, una plataforma social similar a Twitter, en la mañana del 7 de septiembre.

La Oficina de Planeamiento Familiar de la ciudad de Chuxiong confirmó más tarde que Chen contaba con más de 32 semanas de embarazo (ya dentro del tercer tercio), y que no podía tener un aborto por razones no-médicas, según informó Chinanews, un sitio de noticias de China continental.

James Jianzhang Liang, CEO de Ctrip.com, dijo a Peng Pai que estuvo prestando atención a la política de nacimiento planificado y espera que Chen pueda conservar al bebé. Si su marido perdiera el trabajo, tendría para él un puesto en una sucursal de su sitio web en Kunming, capital de la provincia de Yunnan.

TE RECOMENDAMOS