Policía china dispara a quemarropa a familia que se oponía a demolición de su hogar

25 de Junio de 2018 Actualizado: 25 de Junio de 2018

Recientes reportes de medios han revelado un nuevo nivel de brutalidad que las autoridades chinas utilizan para enfrentar las protestas de sus ciudadanos.

En una noticia del 23 de junio, el periódico taiwanés The Liberty Times reveló que durante el pasado mes de abril la policía “anti-terrorista” SWAT del distrito Jing’an en Shanghai, fue enviada para detener a una familia que estaba protestando la decisión de las autoridades locales de demoler su casa.

Sin importar si buscan abrir espacio para una nueva infraestructura o el redesarrollo de un terreno ya construido, las autoridades chinas demuelen casas y edificaciones, y le exigen a sus ciudadanos reubicarse en otro lugar.

En este incidente, un estudiante universitario identificado como Han Xiaofeng y su familia, rechazaron abandonar su casa en protesta con la planeada demolición.

Fue en ese momento cuando la policía “anti-terror” arribó  y forzó la entrada de la casa, de acuerdo a un familiar que habló con Radio Free Asia (RFA). La familia levantó sus manos en señal de rendición, pero la policía les disparó a quemarropa, matando a un tío materno de Han, Ju Hailiang, e hiriendo a Han y a su madre.

El familiar agregó que la policía disparó al menos 10 veces. El tío no fue llevado de inmediato al hospital. Las autoridades aguardaron 20 minutos antes de llamar a la ambulancia. Ju murió en el hospital 21 días después.

De acuerdo a RFA, las autoridades dieron otra versión de la historia: Han y su familia fueron beligerantes, lanzando ladrillos, botellas vacías y otros objetos, forzando a la policía a abrir fuego, dijeron las autoridades.

Desde entonces, han levantado cargos contra Han, su madre y su padre por “amenazar la seguridad pública”, mientras sus padres fueron también acusados por “comportamiento desordenado”. Han fue sentenciado a 3 años en prisión y suspendido por otros 4.

Recientemente, reportes de medios han salido a la luz pública mostrando las tácticas de violencia utlizadas para suprimir una protesta de militares veteranos que reclamaban por mejores beneficios del gobierno.

Veteranos de Guangdong, Sichuan, Hunan, Henan y la provincia de Anhui, entre otros, denunciaron en las redes sociales que fueron abatidos por criminales contratados por las autoridades locales. Algunos veteranos necesitaron acudir al hospital luego del incidente.

Protestas similares surgieron en mayo, cuando veteranos peticionaban a las autoridades locales por adecuados subsidios de vida, asistencia en la búsqueda de trabajo y tratamiento médico. Fueron rápidamente dispersados por agentes de seguridad.

“Ellos fueron despedidos hace más de una decada sin ningún ingreso. Muchos no pueden pagar sus tratamientos médicos. Cuando se enferman, solo pueden esperar morir en casa. ¡Algunos simplemente escogen cometer suicidio! Le dijo una fuente a La Gran Época durante una intrevista.

Después de escuchar acerca de los ataques, veteranos en la ciudad de Zhenjiang, provincia de Jiangsu, decidieron reunirse en las calles este 24 de junio en protesta por lo sucedido, de acuerdo con el South China Morning Post.

Ellos fueron dispersados otra vez por cientos de policías armados.

TE RECOMENDAMOS