Policía obliga a las empresas a reanudar operaciones en medio del temor por coronavirus

Por Nicole Hao
19 de Febrero de 2020
Actualizado: 19 de Febrero de 2020

El gobierno central chino ordenó a las empresas reanudar operaciones después de unas extensas vacaciones de Año Nuevo Lunar. Pero muchos temen contraer potencialmente el nuevo coronavirus COVID-19 por la interacción humana y se negaron a abrir.

Algunas autoridades locales han recurrido al despliegue de la policía, que ingresa en los locales de las compañías y las obliga a operar.

Otras han contratado aviones y autobuses fletados para recoger a los trabajadores migrantes de sus pueblos de origen y transportarlos a trabajar en las grandes ciudades.

Obligados a trabajar

Los científicos han confirmado que el COVID-19 puede ser transmitido de persona a persona.

Según las autoridades del distrito de Jiangbei, situado en la ciudad de Ningbo, provincia de Zhejiang, un hombre de 56 años se contagió del coronavirus a los 15 segundos de estar junto a una mujer infectada de 61 años, mientras se encontraban en el mercado local de Shuangdongfang el 23 de enero.

Muchas empresas taiwanesas que operan en China continental están nerviosas de volver a trabajar, pero las autoridades locales las obligaron a reabrir.

El 17 de febrero, Hung Sun-Han, legislador taiwanés del Partido Democrático Progresista (DPP), dijo en una conferencia de prensa en Taipéi: “Ahora todos los niveles del gobierno chino están en caos tratando de controlar el brote. La situación no es transparente. Podemos prever que los taiwaneses que se vieron obligados a volver a trabajar en China se enfrentan a una tremenda inestabilidad que amenazan su vida”.

Pero Hung no dio detalles sobre cómo las autoridades chinas coercionaban a las empresas.

Una renombrada reportera financiera taiwanesa, Emmy Hu, publicó en su página de Facebook lo que escuchó de los ejecutivos taiwaneses dueños de fábricas: “Los jefes de varias grandes empresas taiwanesas me dijeron que la oficina de policía de sus ciudades les ordenó reanudar las operaciones. Un empresario taiwanés de la ciudad de Kunshan [en la provincia de Jiangsu] me dijo que la policía visitó su oficina y lo obligó a llamar a los empleados que no estaban en la ciudad, y [convencerlos de] volver a trabajar”. Ellos [las autoridades] enviaron a la policía a cada fábrica para supervisar las operaciones”.

Hu también dijo que muchos ejecutivos no pueden comprar suficientes máscaras faciales para sus empleados. Dijo que varias empresas tienen más de 100,000 empleados, muchos de los cuales necesitan viajar de vuelta a su lugar de trabajo después de viajar a sus ciudades de origen durante las vacaciones de año nuevo. A los ejecutivos les preocupa la posibilidad de que un empleado pueda haber contraído el virus en su ciudad natal o de camino al trabajo —y que transmitan el virus a sus colegas si regresan al trabajo.

Policía local

La oficina de policía del puerto de la ciudad de Tianjin anunció a través de un comunicado del 16 de febrero en su blog oficial “Sina” que los departamentos de policía de todo el país han tomado medidas para apoyar a las empresas a que reanuden sus operaciones.

Las oficinas de policía de varias provincias emitieron tarjetas de identificación especiales a los trabajadores migrantes, que les otorgan los mismos privilegios que los residentes nativos, como incentivo para que regresen a sus lugares de trabajo en las fábricas. Por lo general, los empleadores no ayudan a los trabajadores migrantes a solicitar esas tarjetas porque el proceso es complicado.

Las oficinas de policía de varias provincias también cambiaron las normas locales para apoyar el transporte de los materiales de trabajo de las fábricas, por ejemplo, estableciendo carriles especiales para los camiones en las carreteras.

En la provincia de Yunnan, en China occidental, la oficina de policía comenzó a exigir a los residentes que escaneen un código QR cuando entren en espacios públicos. La aplicación puede rastrear los contactos de los pacientes diagnosticados con virus y asegurar que estén a una distancia segura de los lugares de trabajo, según la policía.

El medio de comunicación estatal The Paper informó el 28 de febrero que varios gobiernos provinciales y municipales organizaron el alquiler de autobuses, aviones y trenes para llevar a los trabajadores desde sus ciudades de origen hasta sus lugares de trabajo. Las autoridades prometieron pagar parcial o totalmente los gastos de viaje.

Aunque el uso de vehículos fletados limita el contacto de los trabajadores con otros pasajeros, sigue existiendo el riesgo de infección entre los trabajadores, que proceden de diferentes pueblos y ciudades.

El 18 de febrero, Sun Shuo, alcalde del distrito de Xicheng de Beijing, dijo en una conferencia de prensa diaria que un empleado del gobierno del distrito que es de la provincia de Hubei, regresó a su ciudad natal durante las vacaciones de año nuevo.

Después de regresar a Beijing, fue a trabajar directamente porque tenía buena salud. El 11 de febrero, recibió una llamada telefónica de su ciudad natal y le dijeron que uno de sus familiares había sido diagnosticado con el covid-19. Luego de reportarse con su gerente se puso en cuarentena por sí mismo.

Al final, el empleado también fue diagnosticado con el coronavirus covid-19. Otros 69 empleados de la oficina del gobierno del distrito de Xicheng fueron identificados como contactos cercanos y tuvieron que ser puestos en cuarentena.

Videos filtrados de China revelan lo que realmente está sucediendo en los hospitales

 

TE RECOMENDAMOS