Política china del hijo único llegó a su máxima crueldad en mandato del difunto líder del PCCh

Por Sophia Lam
08 de Diciembre de 2022 11:05 AM Actualizado: 08 de Diciembre de 2022 11:05 AM

La política de planificación familiar del régimen chino, mejor conocida como la “política del hijo único”, condujo a más de 330 millones de abortos durante cuatro décadas. Este plan de control de la población hizo que las mujeres fueran sometidas a esterilizaciones forzadas, abortos forzados y niños asesinados y provocó la crisis demográfica de China que actualmente amenaza al país.

Si bien ha habido algunos informes sobre los horrores cometidos bajo esta política draconiana, el papel del máximo líder chino recientemente fallecido, Jiang Zemin, en el manejo de su dura implementación es menos conocido.

En solo medio año en 2005, en una ciudad de la provincia de Shandong, en el noreste de China, más de 130,000 personas fueron esterilizadas por la fuerza u obligadas a abortar, según un activista chino de derechos humanos. Un experto chino en el extranjero cree que esto es un resultado directo de las órdenes de Jiang, órdenes que llevaron a elevar la importancia del trabajo de planificación familiar al mismo nivel que el trabajo económico y político del régimen chino.

Jiang fue el máximo líder del PCCh durante más de una década a partir de 1989. Incluso después de su retiro formal, controlaba mucho entre bastidores debido a la influencia de su facción dentro del Partido. Murió en Shanghai el 30 de noviembre.

Yi Fuxian, científica senior en obstetricia y ginecología de la Universidad de Wisconsin-Madison y autora de “Un gran país con un nido vacío”, un libro sobre la política del hijo único de China, escribió en un tuit el 2 de diciembre que Jiang “desencadenó el colapso de la población de China”, lo que provocó que la tasa de fertilidad de China cayera de 2.3 en 1990 a 1.22 en el 2000.

Una enfermera le da masajes a bebés en el Hospital Infantil de Xining, en la ciudad de Xining, provincia de Qinghai. Los hospitales de la provincia de Henan han estado publicitando la venta de bebés no deseados, según un informe de la Radio Nacional de China. (Getty Images)

En 1979, el régimen chino lanzó la política del hijo único, que les impedía a las parejas casadas tener más de un hijo, en una campaña aparentemente destinada a mejorar el nivel de vida al frenar el crecimiento de la población. La política provocó abortos forzados generalizados, esterilizaciones forzadas e infanticidio.

Después de que Jiang asumiera el poder, ordenó el establecimiento de un sistema de responsabilidad en 1991, en el que los principales funcionarios del Partido y del gobierno local eran personalmente responsables de la política de planificación familiar. Aquellos que no controlaran el número de nacimientos en su jurisdicción enfrentarían castigos y la pérdida de oportunidades de promoción.

Según Chen Kuide, director ejecutivo de Princeton China Initiative, una organización sin fines de lucro, la política del hijo único de China entró en su período más duro cuando Jiang estuvo en el poder como líder máximo del Partido Comunista Chino (PCCh) y su ejército de 1989 a 2004.

“Las prácticas inhumanas [de abortos forzados, esterilizaciones e infanticidio] ocurrieron con mayor frecuencia en este período, lo que resultó en una fuerte caída de las tasas de natalidad [en China]”, dijo Chen a la edición en chino de The Epoch Times el 1 de diciembre.

Según datos del Ministerio de Salud del país citados por los medios estatales chinos, se realizaron 336 millones de abortos entre 1971 y 2013, y los médicos chinos también insertaron 403 millones de dispositivos intrauterinos (DIU) en mujeres chinas para el control de la natalidad.

Defensor de los derechos chinos: Utilizaban veteranos para hacer cumplir la política

En las décadas de 1980 y 1990 ocurrió la situación de derechos humanos más atroz en las regiones rurales de China, según Chen Guangcheng, un destacado abogado chino y defensor de los derechos humanos que ahora vive en Estados Unidos. Mientras estuvo en China, Chen hizo campaña en favor de las mujeres que fueron esterilizadas a la fuerza y cuyos hijos fueron abortados a la fuerza, lo que lo llevó a ser encarcelado durante cuatro años y luego puesto bajo arresto domiciliario. Hizo un escape dramático a Estados Unidos en 2012.

Chen le dijo a la edición en chino de The Epoch Times que, en 1992, durante la administración de Jiang, el departamento de propaganda del PCCh emitió una orden de que todos los medios de comunicación del Partido Comunista no deberían informar sobre violaciones de derechos humanos relacionadas con la planificación familiar. Esta prohibición permaneció en vigor hasta 2005. La policía, los tribunales y las fiscalías también tenían prohibido aceptar casos de planificación familiar.

Chen es de la provincia oriental china de Shandong. Dijo que, en su ciudad natal durante esas dos décadas, las autoridades locales organizaron a los veteranos y los enviaron a las aldeas para implementar la política.

“Estos veteranos vivían en los pueblos, que les proporcionaban alojamiento y comida. Cuando veían a una mujer embarazada de un segundo hijo, la arrastraban inmediatamente a la clínica local y la obligaban a abortar”, dijo Chen.

Otros castigos para familias con un segundo hijo o embarazadas de un segundo bebé incluyeron multas, tortura, demolición de casas y confiscación de propiedad privada, incluido el ganado.

Feng Jianmei yace en una cama de hospital después de un aborto forzado durante su séptimo mes de embarazo, en la provincia de Shannxi, noroeste de China, el 4 de junio de 2012. Las fotos de ella junto a su bebé abortado se volvieron virales en China y provocaron la furia contra el sistema del hijo único del régimen y los abortos forzados que hacen parte de dicho sistema. (bbs.hsw.cn)

Cuando Chen y sus amigos investigaron cómo se estaba ejecutando la política en su ciudad natal, Linyi, sus hallazgos fueron impactantes, dijo.

Según Chen, en sólo seis meses de 2005, más de 130,000 personas en la ciudad fueron esterilizadas a la fuerza u obligadas a abortar, y más de 600,000 familiares o vecinos fueron hostigados o torturados. Chen y sus amigos expusieron sus hallazgos a los medios de comunicación y los informaron a las autoridades pertinentes, solo para encontrarse en la mira del régimen por tratar de dar a conocer los abusos.

Asesinato de infantes

En el año 1991 ocurrió una cruel matanza de niños en la provincia de Shandong. Como era el año de las ovejas según el calendario lunar chino, el pueblo chino también llama a esa matanza de niños la “matanza de corderos”, según Yang Jianli.

En 2016, Yang, un erudito chino y activista de derechos humanos que ahora vive en Estados Unidos, escribió sobre la horrenda matanza de bebés en China en 1991 y publicó su artículo en un sitio web de Derechos Humanos sobre China, sitio de un grupo de derechos humanos establecido en Estados Unidos por estudiantes y científicos chinos.

Yang escribió que los secretarios de los condados de Guan y Shen del PCCh en la provincia de Shandong lanzaron la campaña “Cien días sin hijos” en 1991, en la que se produjo la matanza masiva de bebés y el aborto de fetos. Zeng Zhaoqi y Bai Zhigang, secretarios del PCCh de los dos condados, ordenaron abortos forzosos de cada embarazo en los 100 días del 1 de mayo al 10 de agosto de ese año. Literalmente no hubo recién nacidos durante este período, e incluso los recién casados que tenían su primer hijo no se salvaron. Cualquier bebé nacido vivo durante un aborto inducido simplemente fue estrangulado.

Yang señaló que en 1991 se produjeron brutales asesinatos de bebés similares en todo el país.

Zeng y Bai fueron ascendidos a puestos más altos debido a su “excelente desempeño” en la implementación de la política de planificación familiar del régimen. Ninguno de ellos expresó nunca su remordimiento por matar bebés ese año, como condena Yang en su artículo.

Lo más sorprendente, según Yang, fue que Zeng fue más tarde subdirector de la oficina del Comité de Trabajo Provincial de Shandong para el Cuidado de los Niños.

“No soy juez, pero si tuviera que acusarlos de un delito, solo podría juzgarlos por sus acciones en ese entonces como ‘crímenes contra la humanidad’”, escribió Yang.

En una ciudad de la provincia suroccidental china de Yunnan, el director local de planificación familiar obligó a una mujer embarazada de 37 años, cuyo bebé nacería en diez días, a ingresar en un hospital local. La mujer permaneció tres días en el hospital y un obstetra la medicó todos los días para matar al feto. Al tercer día, el médico utilizó una jeringuilla de 20 centímetros de largo para inyectarle un veneno en el útero, directamente en la cabeza del feto. La noche siguiente a la inyección dio a luz a un bebé muerto. El hospital le cobró 40 yuanes (unos USD 6) por los gastos funerarios del bebé asesinado.

Este caso, que ocurrió en 2005, está registrado en un libro titulado “El feto que fue ejecutado por la política nacional de China”, y la mujer se llama Tang Leqiong. Ella es uno de los 84 casos de abortos forzados detallados en el libro.

Debido a la censura del régimen comunista, lo expuesto sobre las tragedias provocadas por la política del hijo único es solo la punta del iceberg.

Tras aplicar el plan durante cuatro décadas, lo que provocó un descenso de la natalidad en los últimos años, el régimen comunista suspendió la política del hijo único en 2013, permitiendo tener dos hijos. En mayo, anunció que las familias podrían tener tres hijos.

La tasa de fertilidad de China fue de 1.16 en 2021 (entre las más bajas del mundo), muy por debajo del estándar de la OCDE de 2.1 para una población estable.

Chen dijo que la práctica del aborto forzado a sangre fría subvierte el concepto tradicional chino de que la vida humana es la máxima prioridad y hace que toda la sociedad ya no valore la vida humana.

“Y lo que es más grave, la moralidad de la gente se ha deteriorado”, afirmó Chen.

Fang Xiao y Luo Ya contribuyeron a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.