Políticas de Biden obstaculizan producción de gas y petróleo, aumentando costos: Presidente DEPA

Por Katabella Roberts
27 de Octubre de 2021 1:54 PM Actualizado: 27 de Octubre de 2021 1:54 PM

Las políticas de la administración Biden están impidiendo que las empresas estadounidenses de petróleo y gas produzcan materias primas energéticas, haciendo subir el precio, lo que a su vez hace que los consumidores paguen más, según Jerry Simmons, presidente de la Alianza de Productores de Energía Doméstica (DEPA).

La DEPA es una colaboración nacional de 39 asociaciones de la coalición que representan a personas y empresas que se dedican a la exploración y producción de petróleo y gas natural en tierra firme.

La coalición representa al 80 por ciento de las empresas de Estados Unidos que no son multinacionales y tiene como objetivo encontrar soluciones de sentido común a los problemas que afronta la industria —incluida su relación con el gobierno federal— especialmente a la luz del impulso del presidente Joe Biden hacia la energía verde.

En su intervención en el programa “Talking Points” de NTD, presentado por David Zhang, Simmons dijo que el año pasado Estados Unidos se convirtió en un país autosuficiente desde el punto de vista energético por primera vez en décadas, impulsado en parte por los avances tecnológicos y el desarrollo de los yacimientos de gas de esquisto (formaciones que contienen importantes acumulaciones de gas natural) desde Dakota del Norte hasta el oeste de Texas, Pensilvania y Ohio, donde la tecnología de perforación horizontal permitió a las empresas producir petróleo y gas natural.

“Nos convertimos en el primer productor de petróleo y gas natural el año pasado, y eso es algo que nadie esperaba que sucediera”, explicó Simmons.

Sin embargo, las numerosas políticas puestas en marcha por el gobierno de Biden en un esfuerzo por lograr su ambiciosa agenda climática y alcanzar las emisiones netas cero para 2050 han paralizado a las empresas de petróleo y gas y han hecho que los consumidores paguen más.

Simmons señaló que en su primer día en el cargo, Biden revocó el contrato del oleoducto Keystone XL, un oleoducto de 1700 millas que estaba diseñado para transportar aproximadamente 800,000 barriles de petróleo al día desde Alberta hasta la costa del Golfo de Texas, pasando por Montana, Dakota del Sur, Nebraska, Kansas y Oklahoma.

“[Biden] puso fin a los arrendamientos del gobierno federal, el gobierno federal en este país posee alrededor del 30 por ciento de la propiedad mineral. El resto es propiedad de particulares. Y el gobierno no puede impedir que desarrollen esas propiedades. Pero todavía hay mucha producción, especialmente en el oeste de Estados Unidos, que está en tierras federales. Y en lo que respecta a la regulación, empezaron a retirar las normas aprobadas por la administración anterior. Eso aumentó nuestros costos”, explicó Simmons.

“Animaron a la banca a no conceder préstamos al petróleo y al gas y a los combustibles fósiles, así como a las empresas del carbón. Así que nuestro acceso al capital se secó este año, y se hizo muy difícil… es un cúmulo de cosas que han sucedido y que han hecho subir estos precios”.

Simmons dijo que la política actual de cortar la financiación que permitiría a las empresas producir petróleo y gas en Estados Unidos es un “gran problema”.

El presidente de la DEPA también señaló que la reincorporación de Biden al acuerdo climático de París ha puesto restricciones a Estados Unidos y a lo que pueden hacer las empresas de petróleo y gas.

“La idea de que tienes un gobierno federal que ha dicho que quiere acabar con el petróleo, el gas y el carbón para 2050, eso hace que sea muy difícil para la gente pensar en ello como un recurso futuro”, dijo Simmons.

“Al mismo tiempo, la Administración de Información Energética acaba de publicar un informe en el que dice que, actualmente, los combustibles fósiles en todo el mundo proporcionan entre el 80 y el 85 por ciento de toda la energía consumida. Y para 2050, esa proyección sigue siendo del 70 por ciento o más. Así que el petróleo, el gas y el carbón no van a desaparecer pronto”, añadió.

“Pero el gobierno de Biden ha hecho todo lo posible para obstaculizarnos. Tenemos algunas deducciones fiscales que obtenemos por hacer negocios en este país que están tratando de eliminar, y de nuevo, eso eleva el costo y cuando se elevan los costos, la gente deja de hacer ciertos negocios, o aumentan el costo de hacer ese negocio y lo pasan al consumidor, que es exactamente lo que está sucediendo”.

La representante estadounidense Alexandria Ocasio-Cortez, demócrata de Nueva York, y el senador estadounidense Ed Markey (R), demócrata de Massachusetts, hablan durante una conferencia de prensa para anunciar la legislación Green New Deal para promover programas de energía limpia fuera del Capitolio de los Estados Unidos en Washington el 7 de febrero de 2019. (Saul Loeb/AFP/Getty Images)
El enviado presidencial especial para el clima, John Kerry (izq.), escucha al presidente Joe Biden hablar sobre la lucha contra el cambio climático, la creación de puestos de trabajo y el restablecimiento de la integridad científica en el Comedor de Estado de la Casa Blanca en Washington el 27 de enero de 2021. (Mandel Ngan/AFP vía Getty Images)

Según las estadísticas de la Administración de Información Energética, uno de cada tres hogares estadounidenses tuvo problemas para pagar las facturas de energía en 2015, y uno de cada cinco hogares afirmó haber prescindido de alimentos y medicinas para pagar las facturas de energía en medio de la subida de precios.

Desde principios de este año, los precios del gas han subido un 35 por ciento debido a la disminución de los suministros y al aumento de la demanda a medida que se reabren las economías afectadas por la pandemia en todo el mundo, lo que hace temer que simplemente no haya suficiente gas almacenado para el invierno si las temperaturas fueran especialmente frías en el hemisferio norte.

“Son cosas terribles las que ocurren en este país. Y creo que hay una gran parte de este país, la gente que vive aquí, que no tiene ni idea de lo que está pasando, no sabe que sus vecinos están sufriendo”, dijo Simmons, que actualmente se encuentra en Washington D.C.

“Y ese es un mensaje que hemos tratado de hacer llegar a Washington. Y por eso estoy aquí ahora, en los próximos dos días, vamos a reunirnos con unos 20 representantes diferentes del Senado y la Cámara de Representantes para hablar exactamente de estos temas”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.