¿Por qué algunas personas son incapaces de decir “lo siento”?

Cómo afrontar la necesidad de una disculpa que quizá nunca vamos a recibir

Por Nancy Colier
30 de Noviembre de 2021 11:25 PM Actualizado: 30 de Noviembre de 2021 11:34 PM

¿Por qué es tan difícil para algunas personas pedir perdón? Es sorprendente lo difícil que puede ser decir esta simple palabra en voz alta.

A lo largo de los años he tenido el privilegio de contar con personas que nunca se disculpan. Digo privilegio porque el no recibir la disculpa que ansiaba (y que creía merecer) me ha obligado a investigar la psicología de las disculpas, así como mi propia relación con ellas.

También he pasado mucho tiempo preguntándome por qué algunas personas se niegan a disculparse incluso cuando saben que han causado un daño, aun cuando la ofensa es pequeña y no requiere asumir mucha responsabilidad.

Hace poco, me encontré con una amiga que se negó a pedir perdón por haber extraviado un objeto que le había prestado. No estaba allí cuando lo necesitaba; ¿y qué? Un simple “lo siento” habría zanjado el asunto en unos segundos. Pero esas dos palabras nunca se iban a decir, y yo, en mi encarnación menos evolucionada, me quedé exasperada, enfadada y exigiendo una disculpa por algo que realmente no me importaba.

La psicología del perdón

En el nivel más básico, el acto de pedir perdón es una admisión de haber hecho algo malo. Para algunas personas, admitir que han hecho algo malo no es posible, incluso cuando se sienten mal por sus acciones y saben que están equivocados. Resulta extraño, pero esta persona que nunca se arrepiente puede estar realmente arrepentida mientras se niega a decir “lo siento”, dos palabras que corregirían su error.

Ser capaz de admitir que hemos hecho algo mal requiere un cierto nivel de autoestima o fuerza del ego. A las personas que son muy inseguras les puede resultar difícil pedir disculpas, en parte porque un solo error tiene el poder de destruir toda su autoestima. La idea de que pueden cometer un error y seguir siendo una buena persona que tiene valor, es impensable para alguien cuya autoestima es muy escasa.

Una disculpa es una admisión de culpabilidad, que puede desencadenar una acumulación de insuficiencia y vergüenza que llevan consigo, y por tanto amenazar la frágil narrativa que han construido sobre sí mismos. Para una persona con un sentido de la autoestima dañado, reconocer un error puede equivaler a la aniquilación.

También está la persona a la que se culpó implacablemente de niño, a la que, desde pequeño, se le dijo que era responsable de todos los problemas que surgían y se le castigó en consecuencia. Cuando son adultos, estas personas tienden a ir en una de dos direcciones: O bien se disculpan por todo, incluso por lo que no han hecho, o bien se niegan a disculparse por nada, incluso por lo que han hecho.

Los que no se disculpan deciden, consciente o inconscientemente, que nunca más aceptarán la culpa de ningún tipo. Han cerrado la puerta a cualquier cosa que tenga un “olor” a ella. Para este tipo de personas, pedir perdón los pone en contacto con los sentimientos ligados a su experiencia temprana de ser considerados ineludiblemente culpables y malos. Después de haber sido culpado injusta e indiscriminadamente de todo lo malo, simplemente no les queda espacio psíquico para la responsabilidad.

Y luego están los que se niegan a pedir perdón porque carecen de empatía, y no sienten realmente lo hayan herido con sus acciones. Creen que una disculpa solo es apropiada para situaciones en las que le han causado daño a propósito. No hay disculpa merecida o indicada cuando el dolor que sintió no fue causado intencionalmente y por lo tanto no es “técnicamente” su culpa. Su dolor, en sí mismo, no tiene ningún valor especial para ellos.

He tocado solo algunos aspectos del individuo que nunca se disculpa, pero hay muchas más razones por las que algunas personas no pueden o no quieren disculparse con otro ser humano. Poder decir que lo sentimos es poder ser vulnerables, lo cual es demasiado aterrador, demasiado triste y demasiado peligroso para algunas personas.

Decir “lo siento” es también reconocer que me importa cómo se siente y que me importa que lo hayan herido. Me importa lo suficiente como para estar dispuesto a dejar de lado mi ego y dejar de defender mi versión de mí mismo durante el tiempo suficiente para escuchar su experiencia en este momento. Me importa lo suficiente como para estar dispuesto a admitir que soy imperfecto.

El regalo de una disculpa sincera

Recibir una disculpa sincera es un regalo increíble. Nos sentimos escuchados, reconocidos, comprendidos y valorados. Casi cualquier herida puede ser aliviada con un genuino y sincero “lo siento”. Cuando otra persona nos mira a los ojos y nos dice que lamenta algo que hizo y que nos causó daño, nos sentimos como si fuéramos importantes.

Cuando alguien se disculpa con nosotros, también nos sentimos justificados por estar molestos. La persona que se disculpa está asumiendo la responsabilidad de los resultados de sus acciones, intencionadas o no. Y cuando eso ocurre, nuestro interior se relaja. Ya no tenemos que luchar para demostrar que nuestra experiencia es válida, que tenemos derecho a nuestro dolor y que éste es importante.

Este no es un ensayo sobre cómo hacer que la persona que nunca lo siente lo haga. En su mayor parte, he fracasado en esa tarea en mi vida. Sin embargo, he mejorado en aceptar las cosas que no puedo cambiar y en poner menos energía en la lucha por una disculpa de alguien que no tiene la capacidad de ofrecerla.

También he mejorado en honrar mi deseo de disculparme cuando surge y proporcionarme la amabilidad y la legitimación que busco. Cuanto más practico la conciencia en ausencia de una disculpa, menos la necesito para validar lo que sé que es cierto.

Cuando otro nos hiere, nuestro cuerpo está programado para necesitar una disculpa para relajarse, seguir adelante y dejar de lado el dolor. Pero a veces, cuando no conseguimos lo que pensamos que necesitamos, tenemos que aprender a relajarnos por nuestra cuenta, sin la ayuda que supone una disculpa. Confiar y saber que nuestro dolor merece amabilidad, y que nuestra verdad está justificada y es válida, es el comienzo de nuestro proceso de curación independiente.

Considere el profundo valor de un simple y sincero “lo siento”. Cuando tenga la suerte de recibir una disculpa genuina, acéptela. Sienta la majestuosidad de lo que esta otra persona está ofreciendo. Reciba su voluntad de ser vulnerable y responsable, de ocuparse de usted en lugar de su propio ego. Eso es algo grande.

Así que cuando reconozca una oportunidad para pedir perdón y decirlo en serio, disfrute de la oportunidad de dar esa experiencia a otro, de dar un paso adelante y quizás salir de su zona de confort. Déjese llevar y sea generoso. Y cuando pueda, honre la profundidad del regalo que está dando. “Lo siento” y “gracias” son en realidad dos caras de la misma moneda.

Nancy Colier es psicoterapeuta, ministra interreligiosa, autora, oradora pública, directora de talleres y autora de varios libros sobre mindfulness y crecimiento personal. Está disponible para la psicoterapia individual, la formación en mindfulness, el asesoramiento espiritual, las charlas públicas y los talleres, y también trabaja con clientes a través de Skype en todo el mundo. Para más información, visite NancyColier.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.