Por qué algunos latinoamericanos están hartos de que los “gringos” vivan en sus países

Por Autumn Spredemann
13 de Septiembre de 2022 5:09 PM Actualizado: 13 de Septiembre de 2022 5:09 PM

El tema de los estadounidenses que no son bien recibidos en los países vecinos no es nuevo.

Cuando John Woodhouse Audubon, hijo del famoso naturalista y pintor John James Audubon, llegó a Cerro Gordo, en el norte de México, en 1849, fue prácticamente expulsado del pueblo.

En su diario de viaje, Audubon escribió que él y sus acompañantes fueron “abucheados y nos gritaron” mientras les llamaban “gringos”.

Al llegar tras la guerra entre México y Estados Unidos, ese comportamiento no era imprevisible.

Epoch Times Photo
Los extranjeros se sienten atraídos por Buenos Aires, Argentina, debido a la cocina de influencia europea, la arquitectura y la cultura con un precio asequible. Foto tomada el 4 de agosto de 2022. (Autumn Spredemann/The Epoch Times)

Hoy en día, el término “gringo” se ha vuelto más versátil y, en su mayor parte, los lugareños lo dicen sin la intención de insultar. En la mayor parte de América Latina, la palabra gringo se ha convertido en casi intercambiable con “extranjero”.

Sin embargo, algunos ciudadanos estadounidenses y otros extranjeros que viven en la región están experimentando matices más difíciles de lo que describió Audobon en 1849.

Se están convirtiendo en objeto de delitos, comentarios racistas o incluso agresiones.

Estos incidentes son manifestaciones de una corriente subyacente de sentimiento antiextranjero y antiestadounidense en algunas de las coloridas ciudades de la región.

Gran parte de esto se debe al aumento de la llegada de expatriados de países occidentales que no han venido a tomar bebidas tropicales en un complejo turístico de lujo, sino a vivir.

La empresa de reubicación internacional Where Can I Live registró un aumento del 193% en el tráfico de residentes estadounidenses desde que la Corte Suprema anuló el caso Roe vs Wade en junio.

Dejando a un lado la política, los ciudadanos estadounidenses han ampliado su huella en otros países durante las dos últimas décadas, especialmente en el continente americano.

Entre las principales opciones de reasentamiento están México, Ecuador, Argentina, Costa Rica, Panamá y Uruguay.

“Encarecer la zona”

Aunque el gobierno carece de un sistema formal de seguimiento de los ciudadanos que viven en el extranjero, una estimación reciente del Departamento de Estado de EE. UU. sitúa la cifra en casi 9 millones. Eso es casi el doble de la aproximación de 2018, que era de 4.8 millones.

En México, hay casi 800,000 expatriados estadounidenses viviendo como residentes. En Ecuador se estima que hay 10,000 estadounidenses como residentes, mientras que otros 60,000 viven en Argentina. Más de 30,000 expatriados estadounidenses viven también en Panamá.

Son muchos gringos que aparecen en países que, en muchos casos, carecen de infraestructuras básicas y soportan altos niveles de pobreza.

Y el dinero está en la raíz del problema.

Rey Empera, una nicaragüense que vive en Ecuador, dice que aunque no está en contra de la inmigración extranjera a su país, causa problemas cuando muchos expatriados se mudan a la misma ciudad o pueblo.

Dijo a The Epoch Times que los extranjeros que inundan la ciudad costera de San Juan del Sur, en Nicaragua, están “encareciendo la zona”.

“Si un local quiere comprar un terreno para poner un negocio, ya no vale lo mismo que antes”, dijo Empera.

El aumento del precio de la tierra a raíz de la llegada de tantos expatriados a vivir en su país hizo que el resentimiento fuera un resultado previsible.

Señaló que los únicos que pueden permitirse comprar tierras y tener negocios en San Juan del Sur en la actualidad son los de Estados Unidos.

Al igual que Empera, muchos latinoamericanos han señalado al aburguesamiento como la causa subyacente de la nueva ola de resentimiento “antigringo” que pulula en la región.

Ciertamente no es un problema en todas partes, pero ha surgido un hilo conductor.

Muchos de los expatriados que denuncian problemas de racismo y criminalidad viven en lugares que ya eran considerados caros por la población local.

Las capitales, las ciudades turísticas populares y los lugares sujetos a conflictos territoriales anteriores son puntos calientes del sentimiento antiextranjero.

Epoch Times Photo
Tulum en Quintana Roo, México, es un lugar popular para que los extranjeros y los nómadas digitales trabajen y vivan. Foto tomada el 31 de diciembre de 2021. (Autumn Spredemann/The Epoch Times)

Miguel Firz, originario de Texas, dijo a The Epoch Times que sufrió un incidente violento después de ser asaltado por los lugareños donde vive en el estado de Jalisco, México.

Un grupo de cinco lugareños golpeó a Firz mientras lo amenazaban con cortarle con un cuchillo por intentar reclamar los objetos que, según él, habían robado de su casa.

Una vez que llegó la policía, Firz se sorprendió de que soltaran a sus agresores y, en cambio, lo detuvieran a él.

“Ahora tengo cargos contra mí”, dijo Firz. “Robar no es una tarea vergonzosa si la persona a la que robas es rica, extranjera o ambas cosas”.

Y aunque ha sufrido robos y discriminación mientras vivía en México, Firz afirmó que Costa Rica fue peor para él.

No quiso dar más detalles cuando se le preguntó por sus experiencias en Costa Rica, aparte de decir: “No puedes tener ninguna relación con un tico [costarricense] sin que se beneficie económicamente de ti”.

Para otros, el surgimiento de actitudes racistas ha sido más sutil.

Una expatriada estadounidense, que prefirió ser identificada como “Jennifer” debido al pequeño tamaño de la ciudad en la que vive en Quintana Roo, México, dijo a The Epoch Times que la hostilidad hacia los extranjeros se manifiesta a menudo en conversaciones casuales.

Mientras salía con un mexicano, Jennifer recordó un viaje en taxi por la ciudad a principios de este año en el que el conductor le dijo a su novio, delante de ella, “No deberías estar con ella. Tienes que encontrar una buena chica mexicana”.

Jennifer descartó los comentarios como si se tratara de “un señor mayor racista de otra generación”, pero definitivamente se le quedó grabado. También puso de manifiesto, por primera vez desde que llegó, que no todo el mundo estaba encantado con la idea de que los gringos salieran con los locales.

Un pedazo de paraíso

Tim Milan es un expatriado estadounidense y exmiembro del servicio militar que llegó a Ecuador hace 10 años para comprar su propio trocito de paraíso naturalista.

Conocido por sus impresionantes paisajes y sus asequibles propiedades inmobiliarias, Ecuador es desde hace casi una década una de las principales opciones para los compradores internacionales más astutos. Milan tiene su propia panadería cerca de la ciudad de Portoviejo. También pasó un tiempo viviendo en Salinas, donde los extranjeros están adquiriendo rápidamente propiedades frente al mar.

Debido a los altos índices de pobreza y tráfico de drogas en las ciudades costeras, también hay mucha delincuencia.

“Lo más probable es que en algún momento me asesinen en Ecuador”, dijo Milan a The Epoch Times.

Hablar de la corrupción institucionalizada en un lugar como Ecuador puede ser peligroso.

Milan lo sabe, pero se niega a retroceder porque los ecuatorianos tienen miedo de presionar demasiado sobre el tema. Pero Ecuador es ahora su hogar, por lo que siente la necesidad de hablar en contra de los tratos criminales dentro del país.

“Amo mi tierra. Tengo mi granja, incluso tengo monos”, dijo.

Epoch Times Photo
El expatriado estadounidense Tim Milan en su tierra cerca de Portoviejo, Ecuador, foto tomada el 12 de septiembre de 2022. (Cortesía de Tim Milan)

Milan ha estado desarrollando un alojamiento ecológico en su tierra para poder compartir su belleza salvaje con los huéspedes, pero el proyecto ha estado lleno de enfrentamientos desagradables con los lugareños.

“Los vecinos entran en mi propiedad para robar fruta, lo tengo grabado. Discutimos, por supuesto. Sienten que está permitido. Como si tuvieran derecho a tomar lo que es tuyo cuando eres gringo”.

También explicó que después de pagar a un electricista miles de dólares para cablear su propiedad, todavía se niegan a completar el trabajo. En un principio, Milan contrató a un abogado para que elaborara el contrato con el electricista, pero debido a la falta de fluidez en el idioma, el contrato acabó siendo inútil en los tribunales.

Milan señaló que los lugareños “se aprovechan cuando no dominas el idioma”.

Dice que el choque cultural también forma parte del problema, y que los gringos están dispuestos a pagar dos o tres veces el precio local por cosas como el alquiler y las comidas en restaurantes. Esto crea una cultura de preferencia por hacer negocios con extranjeros y envía el mensaje de que todos los expatriados son ricos, por lo que pueden permitirse perder dinero.

“Cuando [los expatriados] adoptan esa mentalidad norteamericana, regalando todas esas cosas gratis, no les están ayudando”, dice Milan. “Quieres ser generoso, esa es nuestra manera, pero también estás causando un problema en una cultura que no es la tuya”.

Un vagón no tan bienvenido

Para algunos extranjeros que viven en la región, ser confundido con un estadounidense también puede causar problemas.

Candice Williams es una sudafricana que vive y trabaja en la vibrante y acelerada capital de Ecuador, Quito.

Recuerda que caminaba por una calle de su barrio cuando una mujer local que se dirigía hacia ella, sin motivo alguno,  le echó un vistazo a su tez blanca y la llamó “[improperio] americana”.

Sin saber qué hacer, Williams siguió caminando: “Fue extraño, nunca había conocido a esa mujer en mi vida”.

Su hermana sufrió un encuentro similar, pero más violento, por la misma época. Una mujer diferente de la localidad se abalanzó sobre la hermana de Williams mientras estaba en público, tirándola al suelo sin provocación ni motivo aparente.

Willams dijo que su hermana cayó tan fuerte que necesitó atención médica por las costillas amoratadas después del ataque.

Aparte de los encuentros fortuitos con mujeres locales enfadadas, Williams también contó que, mientras estaba en un bar, un hombre ecuatoriano le dijo que tenía que “volver a Estados Unidos”.

Ella le explicó amablemente que en realidad es sudafricana, a lo que el hombre respondió: “Ah, ¿entonces eres una colonizadora?”.

“Se nota el racismo [aquí]”, dijo Williams.

Más al sur, Kristian George es un australiano que se trasladó a la región vinícola boliviana tras intentar comprar un albergue en Argentina. Dijo a The Epoch Times que “definitivamente hay un sentimiento antioccidental” que se nota en el país.

George también observó que en ciertas clases sociales prevalece la mentalidad de que los extranjeros vienen a llevarse todo y a aprovecharse de todos.

Epoch Times Photo
Kristian George en las montañas del departamento de Chuquisaca, Bolivia, el 12 de septiembre de 2022. (Cortesía de Kristian George)

Describió los enfrentamientos con sus vecinos, que le han dicho que “vuelva a su país” en más de una ocasión.

Recientemente, alguien entró en su propiedad y le robó los pasaportes, tanto el australiano como el boliviano. Poco después, el ladrón se puso en contacto con George y le ofreció devolverle su identificación.

A pesar de los problemas de racismo y criminalidad a los que se ha enfrentado ocasionalmente, George afirma que la gran mayoría de sus encuentros con los habitantes de Bolivia han sido maravillosos.

Es un sentimiento con el que coinciden Milan, Williams y Jennifer.

El sentimiento antiextranjero existe, pero no es suficiente para que hagan las maletas y se vayan.

Los nacionales de Estados Unidos y de otros países se trasladan a las zonas de América con más dificultades económicas por diversas razones. Sin embargo, en general, la gente ha expresado su deseo de tener un ritmo de vida más asequible y lento.

El bajo coste de la vida en muchas ciudades de América Latina sigue siendo un atractivo para quienes buscan echar raíces permanentes y para los nómadas digitales.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.