Por qué el Congreso debe investigar a Hunter Biden y a todos los que lo protegen

Por Newt Gingrich
05 de Diciembre de 2021 4:03 PM Actualizado: 05 de Diciembre de 2021 4:03 PM

Comentario

A pesar de todos los esfuerzos de la Administración de Biden, del Departamento de Justicia, de los demócratas del Congreso y de los medios de propaganda, Hunter Biden va a terminar siendo investigado, y el impacto sobre el presidente Joe Biden, su administración y su legado va a ser enorme.

A medida que salgan a la luz más historias sobre las reuniones de Hunter Biden con agentes extranjeros en Serbia, China y otros lugares, el escrutinio serio será inevitable.

Las pruebas de que las actividades de Hunter Biden en Ucrania, Rusia y China tienen implicaciones directas para la seguridad nacional son abrumadoras. Simplemente no sabemos hasta qué punto la debilidad de la Administración Biden hacia la China comunista está influenciada por la corrupción china de la familia Biden y sus aliados. No sabemos hasta qué punto Vladimir Putin se ha envalentonado al conocer la corrupción de Hunter Biden —y, a través de él, de la familia gobernante de Estados Unidos.

Ha habido una ausencia total de honestidad e investigación por parte del FBI y del Departamento de Justicia. Es increíble que la laptop de Hunter Biden no haya conducido ya a una acusación contra el hijo del presidente Biden por una serie de sorprendentes esquemas de tráfico de influencias.

Lamentablemente, el fiscal de Delaware, donde se encontró la laptop y donde viven los Biden, no ha mostrado ningún interés en llevar adelante un caso que implica corrupción pública al más alto nivel. El FBI ha tenido la laptop y, sin embargo, no se ha hecho nada para perseguir la clara corrupción esbozada en los diversos correos electrónicos que contiene.

La comercialización irresponsable de Hunter Biden de “una relación única” con el vicepresidente durante los años de Obama, (entonces con un candidato presidencial, y ahora con el presidente) tiene enormes implicaciones para la seguridad nacional.

No es casualidad que Hunter estuviera buscando activamente negocios en la China comunista, la Rusia de Putin y Ucrania. Estos eran países muy interesados en desarrollar su influencia en Washington y parece que sentían que estaban obteniendo un acceso real y un impacto a través de Hunter y su familia.

El exteniente de la Marina de Estados Unidos, Tony Bobulinski, ha visto validadas prácticamente todas sus acusaciones de corrupción de Biden por los correos electrónicos descubiertos en la laptop de Hunter Biden. Sus acusaciones implican claramente al presidente y a su hijo, y sugieren una familia Biden sumida en los tipos de corrupción más venales. Se parece a la escena de “Jerry Maguire” en la que Tom Cruise tiene que gritar repetidamente “enséñame el dinero” para convencer a su cliente jugador de fútbol de que lo mantenga como su agente.

Imagínese el desprecio con el que los sobornadores chinos, rusos y ucranianos debían mirar al hijo de un importante político nacional que consumía cocaína y contrataba prostitutas mientras le pagaban una y otra vez por su influencia.

Pregúntese: ¿Es plausible que todo este dinero y negocios extranjeros llegaran a Hunter Biden —un corredor de bolsa claramente no cualificado, con profundos problemas y totalmente sin preparación— y que Joe Biden no preguntara por ello, ni investigara, ni pidiera a su personal que vigilara lo que hacía Hunter?

Si Joe Biden lo sabía, está claramente implicado en la corrupción que implica a las potencias extranjeras. Si evitó deliberadamente saberlo, sería una señal de indiferencia paternal y de decidida negligencia que parece casi imposible de creer.

Aunque los demócratas del Congreso y el ejecutivo de Biden se nieguen a investigar la corrupción revelada por la laptop —y una serie de otras fuentes— un Congreso republicano en 2023 debería sentirse obligado a explorar a fondo la posible corrupción.

Es vital que cualquier investigación incluya a Hunter Biden y a sus asociados (que pueden o no incluir a su padre). También debería investigar la red de funcionarios encubridores que claramente no cumplieron con su deber y la amplia colección de colaboradores de los medios tradicionales y redes sociales que conscientemente suprimieron y mintieron sobre la corrupción de Hunter Biden.

¿Cómo pudo el FBI evitar desarmar la laptop de Hunter Biden y rastrear los detalles encontrados en los correos electrónicos?

¿Cómo pudieron las autoridades evitar seguir la pista del hijo del vicepresidente mientras trataba con naciones activamente peligrosas para Estados Unidos?

¿Qué funcionarios tomaron la decisión de evitar buscar y evitar saber?

Desde que Hillary Clinton borró más de 33,000 correos electrónicos mientras su personal utilizaba un martillo para destruir literalmente los discos duros de su ordenador, no se había producido una evasión de conocimiento tan deliberada por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

Cuando se compara la negligencia benigna del Departamento de Justicia hacia Clinton y Hunter Biden con su extralimitación ilegal al perseguir lo que ahora sabemos que era un expediente ruso totalmente falso diseñado para desprestigiar al presidente Donald Trump, está claro que algo está profundamente mal en nuestro sistema federal de justicia penal.

Hablaré más de esto en una próxima columna —y en un próximo episodio de podcast con Miranda Devine, que acaba de escribir “Laptop from Hell“. El trabajo de Devine —y el de otros vigilantes— prácticamente garantiza que Hunter Biden se enfrentará al escrutinio del Congreso y de la justicia penal.

La investigación debe realizarse y se realizará.

Las únicas preguntas son cuándo y por quién.

De Gingrich360.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.