Por qué el dominio chino de los vehículos eléctricos podría estar llegando a su fin

Por Indrajit Basu
24 de Noviembre de 2023 4:22 PM Actualizado: 24 de Noviembre de 2023 4:22 PM

Análisis de noticias

En medio de la tensión geopolítica mundial y la necesidad de reducir los riesgos de abastecimiento, países como Estados Unidos y empresas de todo el mundo buscan alternativas a China para sus fuentes de materias primas, en particular para los vehículos eléctricos (VE).

A medida que gran parte del mundo occidental intenta alejarse de los combustibles fósiles y orientarse hacia fuentes de energía alternativas, la industria de los vehículos eléctricos ha surgido como un componente esencial en este esfuerzo.

Sin embargo, como ocurre con la gran mayoría de las materias primas esenciales para muchos sectores industriales, China domina la cadena de suministro de los VE, con el 80 por ciento del refinado mundial de materias primas en la cadena de suministro de baterías de iones de litio, el 77 por ciento de la capacidad mundial de células y el 60 por ciento de la fabricación mundial de componentes.

Pero el dominio de China en la cadena de suministro de vehículos eléctricos podría llegar pronto a su fin.

“La ventaja de China podría no mantenerse mucho tiempo, ya que otros países se han dado cuenta del dominio de China [en el sector de los VE] y han intensificado su respuesta para rodearla, siendo el mejor ejemplo la IRA de EE.UU.”, señala una nota de investigación publicada el jueves por Natixis, en referencia a la Ley de Reducción de la Inflación firmada por el presidente Joe Biden en agosto de 2022.

“Los VE pueden ser el próximo campo de batalla geopolítico después de los semiconductores, especialmente por las baterías”, añadió la nota, señalando que la IRA “limitará la capacidad de expansión de China y en favor de otros países, como Corea.”

Aparte de la geopolítica, el liderazgo del sector chino del VE se enfrenta a vientos en contra adicionales, como la competencia de otros países y el hecho de que “el equilibrio entre la oferta y la demanda [dentro de China] puede [estar] inclinándose con desafíos en la rentabilidad”, según Natixis, que añadió que “la reciente guerra de precios de los VE en China demuestra los riesgos potenciales de unos márgenes de beneficio más bajos. Cualquier aumento rápido de la capacidad combinado con una disminución de la demanda puede plantear preocupaciones sobre el exceso de capacidad.”

Países como Estados Unidos, Alemania, Noruega, Japón y Corea del Sur, que han desarrollado mercados de VE y prometen un importante potencial, también plantean ya una competencia significativa al dominio chino del VE.

Aunque fabricantes estadounidenses de VE como Tesla, General Motors y Ford están presentes en China, ningún VE chino se fabrica en Estados Unidos. Por otra parte, las marcas europeas de vehículos eléctricos de lujo, como Mercedes, BMW y Volkswagen, venden alrededor de un tercio de sus vehículos eléctricos en China.

Además, Alemania ha creado tecnologías críticas para partes específicas de la cadena de valor de la tecnología de baterías de vehículos eléctricos, como el reciclaje, y ha estado a la vanguardia de las pruebas de químicas de baterías innovadoras, como las baterías de iones de sodio.

Preocupación por el dominio

El repentino aumento de las ventas de VE durante el brote de COVID-19, combinado con la escalada de las tensiones geopolíticas derivadas del conflicto entre Rusia y Ucrania y las tensiones entre Estados Unidos y China, ha aumentado la preocupación del sector de los VE por el control de China sobre las cadenas de suministro de VE.

Los peligros de la concentración de la industria se ven a menudo exacerbados por unas tasas de sustitución y reciclaje inadecuadas. En las baterías de los vehículos eléctricos, por ejemplo, no hay sustituto para el litio. Australia, Chile y China representan más del 80 por ciento de la producción mundial de litio, y China controla también más del 50 por ciento del procesamiento y refinado mundial.

Mientras tanto, a pesar de que es probable que las nuevas ventas de automóviles EV alcancen un récord del 9 por ciento (frente al 7 por ciento en 2022) de todos los vehículos de pasajeros en los Estados Unidos este año, según Atlas Public Policy, la nación está por detrás de países como Alemania, China y Noruega.

“De no ser por los problemas en la cadena de suministro que afectaron a la capacidad de la industria automovilística para cumplir todos los pedidos (de vehículos de emisiones cero) del Gobierno federal en el año fiscal 2022, los vehículos de emisiones cero habrían alcanzado aproximadamente el 20 por ciento de las adquisiciones en 2022”, dijo la Casa Blanca, informó Reuters.

En consecuencia, aunque Estados Unidos ha tomado varias medidas para impulsar la adopción de vehículos eléctricos y avanzar hacia la autosuficiencia, los legisladores también están preocupados por las “acciones adversas” de China que afectan a las cadenas de suministro del país.

En los últimos meses, China ha estado restringiendo las exportaciones de materiales vitales para las baterías de los vehículos eléctricos, lo que se ha interpretado como una represalia por las restricciones estadounidenses a las ventas de tecnología a China.

Por ejemplo, el lunes, la presidenta de la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, Cathy McMorris Rodgers ( R-Wash.), el presidente de la Subcomisión de Energía, Clima y Seguridad de la Red, Jeff Duncan (R-S.C.), y el presidente de la Subcomisión de Medio Ambiente, Clima y Seguridad de la Red, Bill Johnson (R-Ohio), escribieron a la secretaria del Departamento de Energía, Jennifer Granholm, expresando su preocupación por las recientes medidas de China para cortar “el acceso estadounidense a minerales críticos que desempeñan un papel importante” en la “seguridad, economía y como recurso energético crítico” de la nación.

Aparte de eso, para cumplir el objetivo del Presidente Biden de que el 50 por ciento de todas las ventas de vehículos nuevos sean eléctricos en el 2030, la Casa Blanca dio a conocer en abril un paquete de compromisos públicos y comerciales en el marco del EV Acceleration Challenge (Reto de Aceleración del Vehículo Eléctrico) para promover la transición de la industria automovilística estadounidense a la eléctrica. Estos compromisos se enmarcan en el plan Invirtiendo en América, cuyo objetivo es potenciar la fabricación nacional, reforzar las cadenas de suministro, aumentar la competitividad de Estados Unidos y generar empleo bien remunerado.

Del mismo modo, Europa depende hoy casi totalmente de China para el aprovisionamiento en determinadas partes de la cadena del vehículo eléctrico, como el refinado de materias primas.

Por ello, en septiembre, la Unión Europea se comprometió a proteger la industria automovilística de la región de una “carrera a la baja” investigando las subvenciones estatales chinas a los fabricantes de vehículos eléctricos.

Ursula von der Leyen, jefa de la Comisión Europea, también expresó su preocupación por que las subvenciones estatales chinas a sus fabricantes de automóviles puedan socavar la competitividad en el bloque y amenazar el sector manufacturero europeo.

Dado que las marcas chinas ya ofrecen modelos más baratos, es probable que estos coches ganen cuota de mercado en Europa Occidental y atraigan “una posible intervención reguladora, es decir, la imposición de aranceles más altos a las marcas chinas”, decía una nota publicada por ING a principios de noviembre.

Un panorama cambiante

Los expertos afirman que las políticas de emisiones netas cero están impulsando el cambio hacia el transporte electrificado, y el sector mundial del automóvil está sometido a una presión cada vez mayor para adaptarse a este cambio. Esto está llevando a políticos y empresas a concentrarse estratégicamente en cómo salvaguardar los beneficios económicos concomitantes y construir las cadenas de suministro necesarias.

En este contexto, “es probable que el camino hacia el éxito de los fabricantes chinos de vehículos eléctricos se enfrente a restricciones derivadas de las políticas de los gobiernos extranjeros, como un trato preferencial para el friend shoring y la seguridad de la cadena de suministro”, señala la nota de Natixis.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.