¿Por qué el régimen chino tiene miedo de Shen Yun?

Por Cathy He
26 de Noviembre de 2019
Actualizado: 26 de Noviembre de 2019

Shen Yun Performing Arts no es ajeno a los intentos del régimen comunista chino de cancelar sus espectáculos.

En los 13 años transcurridos desde que se estableció la compañía, el régimen chino ha desplegado una serie de tácticas –incluyendo presionar a los teatros para que no hagan negocios con Shen Yun, sabotear los autobuses que utilizan en la gira y realizar ataques online– con el propósito de interferir a la compañía de artes escénicas donde sea que vaya.

Entonces, ¿por qué todo este esfuerzo para suprimir un espectáculo de danza clásica?

Esta amplia campaña de interferencia surge del miedo del Partido Comunista Chino (PCCh) a lo que Shen Yun presenta en el escenario, dijo Leeshai Lemish, un maestro de ceremonias de la compañía, a Epoch Times en una entrevista reciente.

Shen Yun es una compañía de danza clásica china, fundada por un grupo de artistas en Nueva York en 2006. Su misión, según su sitio web, es transmitir 5000 años de cultura tradicional china a través de la música y la danza.

Además de los actos de danza de Shen Yun que representan historias del pasado antiguo de China, la compañía también retrata escenas de la actualidad que exponen la continua persecución del régimen a la práctica espiritual de Falun Dafa.

La práctica, que comprende meditación y un conjunto de enseñanzas morales centradas en los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia, ha sido brutalmente reprimida por el PCCh desde 1999 hasta la actualidad luego de que su nivel de popularidad aumentara a una cifra estimada de entre 70 millones y 100 millones de personas practicando la disciplina a finales de la década de los noventa.

Practicantes de Falun Dafa marchan desde el Capitolio de Estados Unidos hasta el Monumento a Washington, en Washington, el 18 de julio de 2019. (Samira Bouaou/La Gran Época)

Los practicantes de la disciplina han sido sometidos a arrestos, detenciones arbitrarias, lavado de cerebro, tortura e incluso la muerte. Numerosas pruebas, incluyendo el fallo de un tribunal popular independiente en junio, también han demostrado que el régimen ha matado a practicantes de Falun Dafa encarcelados para obtener sus órganos, con el fin de venderlos en el mercado de trasplantes.

Shen Yun es visto como una amenaza

Lemish señaló que el régimen chino ve a la compañía como una amenaza debido a que expone la persecución a Falun Dafa sobre el escenario, un asunto que es estrictamente tabú en China continental.

“Aquí hay un grupo [Falun Dafa] que ellos han estado tratando de silenciar y hacer desaparecer, y de repente su historia se presenta en el Lincoln Center y en todo el mundo frente a presentadores de televisión, políticos, hombres de negocios, etc”, describe Lemish.

Desde otra perspectiva, señaló Lemish, la misión de Shen Yun va en contra de los objetivos del régimen comunista.

“Lo que Shen Yun está haciendo es diametralmente opuesto a lo que el Partido Comunista siempre ha tratado de hacer”, contó.

Después de que el PCCh fue establecido a principios del siglo XX, “lo primero que intentaron hacer fue destruir la cultura tradicional y reemplazarla con la importación soviética del marxismo y ateísmo, leninismo y, finalmente, maoísmo”.

A través de varias campañas, sobre todo la Revolución Cultural, el partido se dedicó a desarraigar la cultura china, dijo Lemish.

Cuadros del Partido Comunista cuelgan una pancarta en el cuello de un chino. Los caracteres indican el nombre del hombre y lo acusan de ser miembro de la “clase negra”. (Dominio Público)

La Revolución Cultural de los años sesenta y setenta fue una campaña política lanzada por el entonces líder Mao Zedong para eliminar los “Cuatro Antiguos” (antiguas ideas, antigua cultura, antiguas costumbres, antiguos hábitos). Los elementos de la cultura tradicional fueron etiquetados como “superstición feudalista” y considerados antirrevolucionarios. Se destruyeron sitios históricos, textos antiguos e imágenes de figuras culturales.

“Ahora estamos viendo múltiples generaciones (…) después de esta [campaña], donde la gente realmente tiene una idea muy, muy vaga de lo que era la cultura”, indicó.

El hecho de que Shen Yun exhiba la auténtica cultura tradicional, que está impregnada de espiritualidad, ha permitido al pueblo chino reconectarse con su cultura, explicó Lemish.

Shen Yun “es nuestra verdadera cultura”

“Tenemos entre el público personas que dicen cosas como: ‘Cuando vi esto [Shen Yun], me di cuenta de que esta es nuestra verdadera cultura’, y ‘recuerdo esto de las cosas que mis abuelos me contaron’, ‘es asombroso para mí encontrar mis verdaderas raíces fuera de China'”, recordó el maestro de ceremonias.

Hacer que más gente entienda la cultura destruida por el régimen chino se convierte así en una amenaza para su control autoritario.

“Si la gente descubre esto y empieza a cuestionarse, ¿qué está haciendo aquí el Partido Comunista? ¿Qué es esta importación cultural [de Occidente] que tenemos?”.

“Es una cuestión de legitimidad para ellos”, señaló.

Sigue a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET

TE RECOMENDAMOS