Por qué enseñar arte es formar carácter

Por Catherine Yang
06 de Enero de 2020
Actualizado: 06 de Enero de 2020

Era el año 1402, y las ruinas en las afueras de Roma debían ser evitadas a toda costa. Los habitantes pensaban que estaban maldecidas, o tal vez todavía afectadas, y por eso las otrora majestuosas columnas y templos abovedados, e incluso la cúpula del Panteón, no tenían compañía, excepto para las vacas que pastaban, hasta que llegó Filippo Brunelleschi, un joven arquitecto, y su amigo el escultor Donatello, y se quedaron asombrados.

Ambos terminaron pasando más de una década esbozando y estudiando las ruinas de la antigua Roma, y lo que descubrieron fue primordial para el Renacimiento de Europa. Este periodo nos dio entonces lo que todavía se considera como uno de los mejores ejemplos del arte de la civilización occidental, y la inspiración para perdurar por siglos.

Las artes son una historia viva. Más que eso, forman la encarnación tangible de una cultura, y a menudo los ideales más altos de una cultura.

La música, pintura, escultura, arquitectura, poesía, teatro y literatura del mundo occidental, resumen nuestros valores. Proporcionan una lente para los tiempos de guerra y los tiempos de paz de nuestra historia, y para la política que los formó. También nos recuerdan nuestras aspiraciones.

Es un hilo que se remonta a las antiguas civilizaciones de los romanos y los griegos, que todavía podemos experimentar hoy en día. Pero tal vez el hilo necesita ser retomado.

Educación integral

“El arte educa a toda la persona como un individuo integral. Educa los sentidos, educa la mente y educa las emociones. Educa el alma”, dijo Alexandra York, fundadora de American Renaissance for the Twenty-First Century (Renacimiento estadounidense para el siglo XXI).

Hace más de dos décadas, York pronunció un discurso anunciando su fundación, en el que abogó por incluir el arte como la “cuarta ‘R'”. Las tres R son las habilidades básicas para enseñar en las escuelas: lectura, escritura y aritmética.

“La lectura enseña a los estudiantes a comprender el mundo y su lugar en él”, explicó. “La escritura les enseña a comunicarse, a desarrollar argumentos y a persuadir. La aritmética les enseña a medir los atributos, a captar la realidad y a poner el universo físico en perspectiva”.

¿Y el arte?

“Creo firmemente que cualquier arte, especialmente el arte de la danza, es para enseñar a la gente sobre la vida”, dijo Yung Yung Tsuai.

Tsuai dirige el departamento de danza en el Colegio Universitario Fei Tian en Middletown, Nueva York, que tiene programas de licenciatura tanto en ballet clásico como en danza clásica china, ambos sistemas de danza increíblemente completos con estrictos fundamentos de técnica.

Los rituales de un bailarín proporcionan quizás la mitad de esta educación del carácter, explicó Tsuai.

El entrenamiento es preciso y orientado a los detalles, enseñando a los estudiantes a observar, a captar diferentes puntos de vista y a tener en cuenta todo, hasta los detalles. La danza también es colaborativa, enseña el trabajo en equipo y la comunicación, tanto verbal como no verbal, donde los bailarines no solo se ayudan unos a otros, sino que aprenden a superar las dificultades juntos, explicó.

Las clases comienzan con una reverencia y terminan de la misma manera, mostrando respeto a la forma de arte, a sus compañeros y maestros. Tsuai subrayó la importancia de fomentar una cultura de respeto, en la que sus maestros den el ejemplo, porque el arte puede ser destreza y disciplina, pero también tiene que ver con el mundo interior. Desde el momento en que la bailarina se levanta por la mañana y se prepara, son conscientes de ello.

La otra mitad proviene de la creación, de la creación misma del arte.

“Siempre le digo a un estudiante, cuando prepara un baile, que vaya a su interior”, dijo Tsuai. “Vean las imágenes de la danza, y retraten las imágenes de la danza, así se conectan tanto interna como externamente con el público”.

El arte se trata de crear, añadió Tsuai, ya sea pintando una imagen o dando vida a una historia a través de la danza. Tienes que ser muy consciente de tu mundo interior, lo que a su vez infunde un sentido de responsabilidad personal e, idealmente, el deseo de traer el bien al mundo.

Este desarrollo del carácter no se limita al artista de tiempo completo.

La música en las escuelas

Colleen Stewart comenzó su carrera como profesora de música para estudiantes de primaria. Le encantaba enseñar en el aula y la idea de desarrollar jóvenes músicos.

Más tarde dejó el puesto para convertirse en directora, luego en administradora escolar, después en fundadora de dos escuelas de la Academia del Éxito y posteriormente en administradora del distrito.

“La razón por la que hice esa transición fue porque vi las conexiones en el aula de música con lo que estaba sucediendo en el aula de alfabetización, en el aula de matemáticas y la educación del carácter en toda la escuela”, dijo Stewart, que ahora es la directora del programa de Educación a través de la Música (ETM, por sus siglas en inglés). “Cuando estaba en el aula me apasionaba no solo desarrollar a los músicos —lo cual me encanta— sino también desarrollar a niños que realmente puedan tener éxito en cualquier entorno”.

Estudiantes de primaria aprendiendo a tocar el violonchelo en una escuela asociada con ETM.  (Educación a través de la música)

El plan de estudios es bastante estándar: las clases de educación musical general enseñan habilidades de comprensión auditiva, canto, melodía, ritmo, armonía, etc. El objetivo no es desarrollar músicos, sino seres humanos completos.

A través de la música, los estudiantes aprenden lo que significa esforzarse realmente, cómo superar la frustración, trabajar en equipo y resolver problemas, entre muchas otras cosas. Desarrollan habilidades de pensamiento crítico, aprenden a escuchar cuidadosamente y se vuelven capaces de explicar lo que piensan y sienten en relación con la música.

ETM es una de esas organizaciones que surgieron de la necesidad de llenar un vacío de larga data. Sus fundadores vieron que una escuela con un desempeño deficiente se transformaba completamente después de implementar un programa de música, y pensaron que tal vez esto podría ser una solución para mejorar las escuelas más ampliamente. Desde 1991, ETM ha crecido de servir una escuela a 65, proveyendo educación musical a casi 34,000 estudiantes-escuelas que han visto que realmente funciona. En gran parte, sirve a las escuelas públicas, pero la lista también incluye escuelas privadas.

Los estudiantes con un programa de música ETM cantan en una presentación en el World Trade Center de Nueva York en 2017. (Educación a través de la música)

Autorrealización

Hay otras organizaciones como ETM. Durante mi tiempo como reportera musical, rara vez me encontré con un músico que de alguna manera no estuviera involucrado en un programa educativo, y que se sintiera más que feliz de abogar por él. Todo el mundo tiene un puñado de historias sobre estudiantes que empezaron a disfrutar de la escuela gracias a la música; estudiantes que redescubrieron su amor por el aprendizaje; estudiantes de hogares difíciles que, a través de la resolución de un paso difícil con el instrumento, aprendieron a aprovechar sus emociones; estudiantes que desarrollaron confianza en sí mismos debido al aprendizaje de una habilidad, y así sucesivamente.

Las artes, de alguna manera, personifican la autorealización.

“Cada vida, a su manera, tiene un ‘tema’, un destino personal siempre en desarrollo, escrito por el individuo. Todas las buenas obras de arte son iguales”, según York.

El artista primero tiene una visión, que luego convierte en realidad. Somos iguales.

Y debido a que cada arte está enraizada en la disciplina, estas grandes visiones son templadas, dice York, por “el propósito, la estructura, la observación, la selectividad de lo esencial y el juicio de la ejecución” en forma inteligible.

Al crear nuestras propias vidas, podemos aprender de las artes. Y podemos enseñar a nuestros niños estas artes para que tengan en sus manos las habilidades de disciplina necesarias para promulgar su visión.

Catherine Yang es una reportera de arte y cultura de The Epoch Times.

****

A continuación:

Músico virtuoso describe la conexión entre la virtud y la música en el mundo moderno

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS