Por qué es peligrosa la adicción al azúcar y 6 consejos para aliviar la dependencia

Por Jingduan Yang
04 de Diciembre de 2023 8:58 PM Actualizado: 04 de Diciembre de 2023 8:58 PM

Opinión de salud

Consumir demasiado azúcar puede ser una pendiente resbaladiza hacia diversas enfermedades, e incluso hacia la adicción. Aunque muchos se esfuerzan por reducirlo o dejarlo, a veces es más fácil decirlo que hacerlo. El azúcar no sólo es una sustancia adictiva, sino que es un ingrediente oculto en muchos de los alimentos que comemos.

Causas de la adicción al azúcar

¿Por qué el consumo de azúcar provoca adicción? Una vez que el azúcar entra en el organismo, desencadena la secreción de dos sustancias químicas en el cerebro. Una es la dopamina, cuya secreción produce una sensación placentera que se desea repetir. La otra es la serotonina, que influye en el estado de ánimo, el deseo sexual, el sueño y el apetito. Su secreción puede calmar los nervios y mejorar el estado de ánimo.

Comer azúcar regularmente, hace que el cerebro se vuelva menos sensible al efecto de activación del azúcar para desencadenar la secreción química. En ese caso, se necesita comer más azúcar para conseguir el mismo efecto, y con el tiempo, voluntaria o involuntariamente, se comerá más azúcar.

Las personas con tendencia natural a la ansiedad o la depresión son especialmente susceptibles a la adicción al azúcar. Comer dulces puede hacerles sentir felices o aliviar aparentemente la tensión y la ansiedad, lo que puede llevarles a una adicción. Para estas personas, el azúcar es una forma de automedicación y aumenta la dificultad de comer menos.

La adicción al azúcar puede tener consecuencias

Si se desarrolla una fuerte dependencia psicológica y física del azúcar, ¿cuáles son las consecuencias más probables?

En primer lugar, la adicción al azúcar hace que los niveles de azúcar e insulina en sangre fluctúen y se disparen. El azúcar es la principal fuente de energía de nuestro cuerpo. Para que sea eficaz, tiene que entrar en las células para suministrar la energía necesaria. Para llevar a cabo esta tarea, el cuerpo necesita segregar insulina para transportar el azúcar al interior de las células. Por lo tanto, cuando se come mucho azúcar, para enviar azúcar a las células, el cuerpo se activará, a veces con bastante rapidez, para segregar insulina adicional con el fin de mantener el equilibrio del azúcar en sangre. Esta es la razón por la que cuanto más azúcar se come, mayor es el pico de azúcar en sangre y de insulina.

Cuando se ingieren cantidades importantes de azúcar con regularidad, las células pueden volverse cada vez menos sensibles a la insulina. Por ejemplo, si le pides repetidamente a alguien que mueva cosas pesadas por ti, con el tiempo se cansará y se negará a hacerlo. La analogía en nuestro caso es que la misma cantidad de insulina puede no ser capaz de llevar azúcar a las células, una situación denominada resistencia a la insulina.

El resultado de esta resistencia es que no importa cuánto azúcar coma, sus células no lo utilizarán y el azúcar en sangre no bajará. Esto se ejemplifica fácilmente con un chequeo físico, durante el cual se observa un fenómeno extraño: azúcar alta en sangre e insulina alta, un indicio de que la insulina ya no funciona.

Si la situación sigue empeorando, las células productoras de insulina también pueden cansarse, ponerse “en huelga” y dejar de producir suficiente insulina. En ese momento, el nivel de azúcar en sangre es muy elevado, pero el nivel de insulina puede descender, no porque la resistencia a la insulina haya mejorado, sino porque la afección se agravó y se convirtió en una fase de la diabetes. En este sentido, la resistencia a la insulina y la diabetes son fases distintas del mismo problema.

La segunda consecuencia de la adicción al azúcar es el hígado graso. Algunas personas piensan que el hígado graso está causado por comer demasiada grasa, pero no es así. La enfermedad del hígado graso se produce cuando el azúcar, cantidades sustanciales de almidón y otros carbohidratos entran en el hígado sin ser utilizados por las células, se convierten en triglicéridos y se almacenan allí. Cuando no se dispone de una fuente de glucosa, ésta se convierte en glucosa para obtener energía.

Si come mucho azúcar y no tiene adónde ir, irá al hígado y creará lo que llamamos hígado graso no alcohólico. Por lo tanto, la mejor manera de revertir el hígado graso es abandonar por completo el azúcar y los carbohidratos.

La tercera consecuencia de la adicción al azúcar es la obesidad. El exceso de azúcar acabará convirtiéndose en grasa, incluso en grasa visceral. La grasa visceral continuará produciendo hormonas que causan inflamación y estrés en el cuerpo, lo que resulta en más obesidad.

Formas de dejar el azúcar

Dejar el azúcar no es una tarea fácil.

Nuestro comportamiento está influido por nuestro subconsciente, que a su vez está relacionado con nuestras experiencias emocionales y físicas del pasado. Podría compararse con un propósito de Año Nuevo: sólo unas pocas personas pueden cumplirlo. Esto se debe a que nuestros pensamientos no siempre son compatibles con nuestro comportamiento físico y mental.

Las personas a las que les gusta comer azúcar no sólo son psicológicamente dependientes del azúcar, sino también físicamente. Si no comen azúcar durante un tiempo, sufrirán dolores de cabeza, estreñimiento, diarrea, hinchazón, falta general de energía, depresión, ansiedad y otros síntomas. Así que, aunque se decida a dejar el azúcar, es posible que lo abandone a mitad de camino.

¿Cómo dejar el azúcar correctamente?

1. Intente superar los problemas psicológicos subyacentes. Tiene que averiguar por qué es adicto al azúcar y qué cosas o acontecimientos lo estimularon a adquirir el hábito de comer azúcar. Esto puede requerir un poco de ayuda profesional.

2. En segundo lugar, proceder paso a paso. Podemos reducir gradualmente el consumo de azúcar, empezando por el azúcar puro y el azúcar añadido, para no causar demasiada resistencia en el organismo. Por ejemplo, al hacer la compra, hay que prestar especial atención al contenido de azúcar añadido en los alimentos que se compran.

3. Beba mucha agua. A veces la gente tiene sed, pero en lugar de eso le apetece comer azúcar. Por lo tanto, mantenerse hidratado puede ayudar a superar los antojos de azúcar.

4. Reduzca el consumo de tentempiés azucarados. Planifique y controle su consumo de tentempiés, sobre todo sustituyendo poco a poco los tentempiés con alto contenido en azúcar por otros bajos en azúcar.

5. Mantenga su cuerpo activo. El ejercicio es la forma más eficaz y rápida de combatir la resistencia a la insulina. Un ensayo clínico aleatorizado descubrió que los participantes que realizaron ejercicio aeróbico durante ocho semanas experimentaron reducciones significativas de la glucosa en sangre, las concentraciones de insulina y la resistencia a la insulina en comparación con el grupo de control.

6. Gestione bien sus emociones. El mal humor puede activar un ansia reconfortante de alimentos azucarados. Además, en una revisión de investigación publicada en Neuroscience & Biobehavioral Reviews en 2019, los investigadores enfatizaron que hay abundante evidencia que sugiere que una ingesta excesiva de azúcar puede cambiar la parte del cerebro responsable del procesamiento de las emociones, la cognición y la memoria, y conducir a trastornos del estado de ánimo como la depresión, la ansiedad y el miedo.

Por lo tanto, podemos intentar regular nuestras emociones de diferentes maneras, como mejorando nuestra visión del mundo, mejorando nuestras expectativas de las personas que nos rodean, centrándonos en las cosas que podemos controlar ahora, meditando regularmente, relajándonos, etc., todo lo cual puede ayudar a aliviar el estrés.

En general, comer azúcar puede aportar energía al cuerpo y provocar sensaciones de felicidad psicológica, pero este placer es efímero. Comer azúcar con frecuencia o comer demasiado azúcar puede llevar al cuerpo a depender del azúcar. Esta dependencia puede acarrear consecuencias como diabetes, hígado graso, obesidad y depresión. Por lo tanto, espero que todo el mundo pueda controlar su consumo de azúcar y proteger su salud.

Los puntos de vista y opiniones expresados son propios de los autores. Tienen únicamente fines informativos generales y no deben interpretarse como una recomendación o servicio. The Epoch Times no ofrece asesoramiento en materia de inversiones, impuestos, asuntos legales, planificación financiera, planificación patrimonial, ni ningún otro tipo de asesoramiento financiero personal. The Epoch Times no se hace responsable de la exactitud o actualidad de la información proporcionada.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.