Por qué está bien que los niños crean en Santa Claus

La naturaleza amable y generosa de Santa puede ser una inspiración para los niños
Por ELENA MERENDA Y NIKKI MARTYN
23 de Diciembre de 2019 6:29 PM Actualizado: 23 de Diciembre de 2019 6:29 PM

Muchos niños hoy en día conocen a Santa Claus como ese alegre hombre de rojo que entrega regalos a los niños en Nochebuena. Pero la leyenda de Santa se remonta a cientos de años atrás, a un monje llamado San Nicolás.

Los relatos populares dicen que San Nicolás regaló su herencia y viajó por el campo para ayudar a los pobres y enfermos. Se le conoció como el protector de los niños y fue admirado por su amabilidad.

Aunque la historia de un hombre que da la vuelta al mundo en un trineo llevado por renos voladores es una fantasía, la magia de Santa Claus es una tradición de larga data. Para muchas familias, la incorporación de las tradiciones de Santa Claus en sus celebraciones navideñas crea experiencias alegres y divertidas. También proporciona oportunidades para compartir creencias y juegos, revivir y compartir recuerdos de la infancia y fomentar la empatía, la amabilidad y la generosidad.

Creer en Santa Claus también puede beneficiar el desarrollo de los niños como una posibilidad para la creatividad, la imaginación y el juego. Hay maneras apropiadas de responder con sensibilidad y honestidad a las preguntas de su hijo sobre él.

La infancia es mágica

Durante la infancia, la imaginación difumina la línea entre la fantasía y la realidad, haciendo más fácil que los niños crean.

La idea de creer sin ver es fundamental para el ser humano, mucho tiempo después de que las creencias en Santa Claus terminen. Nuestros cerebros están conectados a ciertos puntos para explicar por qué las cosas suceden y por qué son como son.

La fantasía es una parte normal y saludable del desarrollo del niño. La mayoría de los niños empiezan a jugar a imaginar hacia el final de sus 2 año. La cantidad de tiempo que un niño pasa en juegos de fantasía aumenta durante los años preescolares y luego disminuye entre las edades de 5 y 8 años. Las creencias de los niños en figuras de fantasía como Santa Claus parecen ser las más fuertes entre las edades de 3 y 8 años.

A través de la imaginación, los niños están desarrollando capacidades emocionales y psicológicas que les ayudan a entender y dar sentido a su mundo. La imaginación, el imaginario, la fantasía y el juego animan a los niños a concentrarse, a pensar en situaciones hipotéticas, a fortalecer sus habilidades de razonamiento, a aprender a resolver problemas, a desarrollar teorías sobre cómo piensa la gente, a practicar habilidades sociales, a trabajar en colaboración, a aprender a negociar, a crear nuevas posibilidades, a crear una nueva identidad o nuevos mundos e incluso a desarrollar nuevas posibilidades para nuestro mundo compartido.

Creando las tradiciones navideñas

Para muchos padres, si Santa Claus fue parte de la Navidad de su propia niñez, pueden querer continuar con esto con sus propios hijos.

La tradición de Santa Claus puede comenzar con escribirle cartas y visitarlo en los centros comerciales locales. Luego, en la Nochebuena, algunas familias preparan un delicioso plato de galletas para Santa Claus y zanahorias para sus renos.

Más recientemente, algunos padres han incorporado videos personalizados de Santa Claus o rastrean a Santa con aplicaciones o a través de las redes sociales.

Mientras que algunos critican que los rastreadores digitales de Santa Claus se desvían de la simplicidad de la imaginación o de los mensajes de paz, para otros, estas expresiones contemporáneas son una forma de mantener viva la magia de la Navidad.

Las tradiciones familiares son importantes para los niños. Fortalecen los lazos familiares, proporcionan un sentido de pertenencia a los niños y crean recuerdos que duran toda la vida. Más importante aún, las tradiciones familiares les cuentan a los niños una historia sobre quiénes son y la importancia de la familia. Los niños que conocen la historia de su familia y participan en tradiciones importantes suelen estar mejor adaptados y tienen mayores niveles de confianza y autoestima.

Descubriendo la verdad

Mientras que hay muchos beneficios al proteger la creencia de los niños en Santa, no está bien mentir a los niños sobre su existencia.

La mayoría de los niños tienen una reacción positiva a su descubrimiento de Santa Claus. Descubrir la verdad sobre Santa es parte del crecimiento y una señal de que el niño está desarrollando habilidades de pensamiento crítico.

El psicólogo Jean Piaget, pionero del desarrollo cognitivo, propuso que, entre las edades de 4 y 8 años, los niños entran en la “etapa operativa concreta” del pensamiento.

Esta etapa está marcada por el cuestionamiento. Los niños se vuelven escépticos y utilizan su imaginación para tratar de entender las cosas. Experimentan, evalúan las pruebas y analizan con el razonamiento lógico. ¿Puede un hombre realmente volar alrededor del mundo en una noche? Los niños están aprendiendo a pensar por sí mismos, y usarán sus habilidades de pensamiento crítico para resolver el misterio de Santa Claus. Todo esto es apropiado al desarrollo y significa un aprendizaje importante.

La percepción de la realidad

Cuando los niños preguntan si Santa es real, es importante que los padres decidan si el niño está listo para dejar la fantasía. Cuando sus hijos empiecen a hacer estas preguntas, deje que ellos dirijan la discusión. Pregúnteles lo que piensan sobre Santa Claus y si creen que le darán algunas ideas de cómo responder.

No quieres mentirles. Es importante que los niños aprendan a confiar en sus padres. Estas relaciones tempranas son importantes para los niños en el desarrollo de fuertes vínculos interpersonales que durarán toda la vida.

Pero usted podría decidir hablar con ellos sobre la elección de seguir aceptando a Santa Claus en familia para mantener la tradición viva más allá de la niñez temprana y para desarrollar una tradición familiar unificadora. También podría sorprenderse de que hayan fingido creer.

Compartir la historia de San Nicolás, resaltando el espíritu de la temporada de generosidad, altruismo, mostrando amabilidad hacia los demás y gratitud puede ser útil para reforzar con sus hijos lo que nos une a todos.

Elena Merenda es la directora adjunta del programa de estudios de la infancia temprana en la Universidad de Guelph Humber en Canadá, y Nikki Martyn es la directora del programa de estudios de la infancia temprana en la Universidad de Guelph Humber. Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation.

****

Le puede interesar

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.