¿Por qué la era de China como “Gran comprador” mundial está llegando a su fin?

13 de Noviembre de 2016 Actualizado: 13 de Noviembre de 2016

Los ambiciosos proyectos de inversión de capital en el exterior de China, que superaron los US$ 1,13 billones a fines de septiembre, están experimentando serios retrocesos.

Según un informe reciente, el Banco de Desarrollo de China (BDC) y el Banco de Exportación – Importación de China, los dos principales bancos en términos de financiamiento para el desarrollo internacional, enfrentan graves riesgos políticos, sociales y ambientales.

El informe, co-escrito por los miembros de la Iniciativa de Gobernanza Económica Mundial (GEGI) y la Academia China de Ciencias Sociales se titula Alimentando el crecimiento y el riesgo de financiación: Los beneficios y riesgos del desarrollo financiero de China en el sector energético mundial. Entre los años 2007 y 2014, los dos bancos de política china prestaron US$ 118.000 millones a proyectos energéticos en el exterior, mientras que el Banco Mundial, el Banco de Desarrollo Asiático, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco de Desarrollo Africano emitieron aproximadamente la misma cantidad en préstamos para energía.

También cita un documento de calificación de riesgo del país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). La puntuación media de los 20 países financiados por los proyectos energéticos del Banco Mundial es de 5,25 (1 de bajo riesgo, 10 de alto riesgo), muy inferior al promedio de 6,4 de los 13 países financiados por China.

Según los estándares de la OCDE, seis de los 10 países que recibieron financiamiento chino entre 2013 y 2015 fueron considerados “de mayor riesgo”. En cambio, sólo dos de los 10 principales receptores de préstamos de desarrollo entre 2011 y 2015 del Banco Mundial corrieron la misma categoría de riesgo.

El informe concluye que el aumento de los préstamos en el extranjero ha puesto a los bancos de política de China en riesgo de tener que hacer frente a los incumplimientos de préstamos en muchos países.

Declinación del entorno de inversión internacional

Los medios chinos también informaron sobre la tasa de fracaso de las empresas chinas en el extranjero, particularmente en la industria minera, donde puede ser más del 95 por ciento. Con la disminución de las condiciones económicas internacionales y los entornos de inversión, China tendría que poner fin a su enfoque de “Gran Comprador”; una mezcla de préstamos e inversiones.

De acuerdo con un análisis de Oxford Economics, Venezuela, Iraq, Mongolia, Angola, Zambia, Nigeria, Gabón, Argelia y Azerbaiyán deben reformar por completo sus leyes fiscales para reducir la dependencia de grandes productos básicos y volver a equilibrar sus finanzas públicas.

La energía y los minerales representan alrededor de tres cuartas partes de las exportaciones de estos países. China tiene relaciones de inversión y prestó asistencia de préstamos a todos ellos. Tome al aceite como ejemplo. Con el precio actual del petróleo en alrededor US$50 por barril, se disminuye la capacidad de los prestatarios para pagar sus préstamos con el petróleo como garantía. Algunos préstamos con petróleo como garantía fueron convertidos en préstamos improductivos. China ha re-negociado los términos de deuda con Chad, Ghana, Angola y otros países.

Mientras tanto, la economía venezolana, donde las exportaciones de petróleo crudo representan el 96% de las ganancias de exportación, se ha derrumbado. Una disminución del precio del petróleo de 1 dólar por barril reduce el ingreso nacional en US$700 millones. Desde 2007, Venezuela recibió US$ 65 mil millones en préstamos de China para el desarrollo de refinerías, minas de oro y ferrocarriles. En mayo de 2016, Venezuela retrasó el pago principal de alrededor de US$ 20 mil millones a US$ 24 mil millones de deuda pendiente y sólo pagó intereses. China comenzó a cuestionar los préstamos en el exterior de CDB y su evaluación de riesgos y por qué no consideró el historial de crédito cuando se prestaba a Venezuela.

Algunos comentaristas han señalado que cuando los líderes chinos mantuvieron relaciones diplomáticas cercanas con Hugo Chávez hace 10 años, Venezuela ya había incumplido sus obligaciones con los acreedores extranjeros y había pasado por cuatro re-estructuraciones de deuda. En la actualidad, la tasa de inflación de Venezuela es tan alta como 800 %. Algunos proyectos que dependen del capital chino han sido dañados o abandonados, incluyendo un medio de tren de alta velocidad completado. La escasez de dólares a largo plazo impidió a Caracas pagar a sus contratistas que podían mantener el suministro de petróleo fluyendo. Beijing está profundamente preocupado porque los préstamos de China están afectados por esta disminución de la producción de petróleo.

La disminución de reservas de divisas extranjeras en China

China tiene  las reservas de divisas más grandes del mundo, aunque han disminuido desde su máximo de US$ 3,99 billones en junio del 2014 a US$ 3,17 billones en septiembre del 2016. Pero esta enorme reserva ha ido disminuyendo rápidamente. Con un ambiente político y económico inestable, las enormes salidas de capital se han convertido en la norma para China. A pesar de los controles estrictos, el gobierno no puede frenar la salida acelerada del capital chino. Durante el año pasado, las reservas de divisas en China se redujeron drásticamente debido a las salidas de capital, las inversiones en el extranjero y un tipo de cambio estabilizador. De las reservas restantes de US$3 billones, alrededor de US$1 billón es la deuda de los Estados Unidos. El resto también tiene vínculos y funciones específicas; no es dinero sentado en una bóveda de banco, tal como lo imaginan algunos.

Para mantener esta reserva de divisas de US$3 billones, el gobierno chino ha dedicado muchos esfuerzos. Según el periódico Nihon Keizai Shimbun de Japón, los procedimientos para que las empresas japonesas se retiren de China son muy complejos como resultado del fortalecimiento de los controles de divisas de China. Cuando la Federación Japonesa de Negocios llevó a las empresas japonesas a una visita a China en septiembre, solicitaron una ventana especial de recepción para manejar procedimientos para empresas extranjeras que deseen retirarse del mercado chino. Cuando el Banco Alemán vendió US$3.900 millones de acciones del Banco Huaxia, las autoridades chinas pidieron que la transferencia de dinero se hiciera en lotes, en lugar de una sola transferencia.

En resumen, la era del gobierno chino “Gran Comprador” en los países en desarrollo ha llegado a su fin. No es algo que el gobierno chino eligió, sino el resultado de los cambios económicos internacionales y nacionales.

He Qinglian es un prominente autor y economista chino. Actualmente radica en los Estados Unidos, es autora de “Las trampas de China”, que se refiere a la corrupción en la reforma económica china de los años noventa y “La Niebla de la Censura: El Control de los Medios de Comunicación en China“, que trata sobre la manipulación y restricción de la prensa. Ella escribe regularmente sobre temas sociales y económicos contemporáneos chinos.

TE RECOMENDAMOS