Por qué la preocupación afecta su digestión

En la medicina oriental, el cuerpo y la mente están íntimamente ligados
Por Emma Suttie
17 de Febrero de 2022 10:48 AM Actualizado: 17 de Febrero de 2022 10:51 AM

Cualquier persona que sea un preocupado crónico puede decirle dónde lo siente en sus cuerpos. Siempre en el estómago. Si alguna vez ha tenido una presentación desafiante en el trabajo, un documento importante en la escuela o tal vez una cita de conducto, sabe dónde se manifiestan esos sentimientos de estrés: en el intestino. Y cuanto más intensos son los sentimientos de preocupación, más se ve afectado su sistema digestivo, desde comer hasta la eliminación.

En una clínica, los problemas con la digestión son comunes. La mayoría de los pacientes que he visto en trabajos clínicos anteriores tienen problemas digestivos, pero curiosamente, esa no fue la razón por la que vinieron a recibir tratamiento. Es sorprendente la cantidad de personas que viven con problemas digestivos cuando se pueden mejorar con un poco de conciencia, terapia nutricional y un cambio en el comportamiento.

El bazo en la mirada oriental

Cuando los problemas digestivos están presentes en la medicina oriental, siempre hay un órgano involucrado, el bazo. Nos suena extraño en Occidente, quiero decir, ¿quién habla del bazo? El bazo rara vez se discute en la medicina occidental, y la mayoría de las personas ni siquiera están seguras de lo que hace. Así que empecemos por ahí.

El bazo es parte del sistema inmunológico y el órgano más grande del sistema linfático. El bazo es donde se reciclan los glóbulos rojos y se almacenan los glóbulos blancos, o leucocitos. Es posible vivir sin bazo, y a algunas personas hay que extirparles el suyo. La extirpación del bazo generalmente ocurre porque se rompe o ha sido lacerado debido a un accidente o lesión grave. El procedimiento de extirpación se llama esplenectomía. Vivir sin bazo hace que una persona sea más susceptible a las infecciones debido a su conexión con el sistema inmunológico. Afortunadamente, la mayoría de las otras funciones son asumidas cortésmente por los otros órganos para que una persona pueda vivir bastante bien sin bazo.

Entonces, ¿qué tiene que ver la preocupación con el bazo? Para entender eso, necesita un poco de experiencia en medicina oriental. Tener una vida emocional sana y equilibrada es vital para tener un cuerpo sano y ser un ser humano feliz. Como sistema holístico, la medicina oriental analiza la totalidad de la experiencia humana y sabe que cada parte es esencial para nuestra salud y bienestar. Mientras que la medicina occidental todavía está llegando a un acuerdo con la interacción entre la mente y el cuerpo, la medicina oriental ha profundizado durante mucho tiempo en esta unión. En la tradición oriental, muchos órganos están asociados con una emoción, que funciona de dos maneras. El sentimiento afecta a su órgano asociado, lo que puede afectar a su correspondiente emoción. Y la emoción del bazo es la preocupación y el pensamiento excesivo.

La preocupación y el bazo

El bazo está directamente relacionado con nuestra capacidad de pensar. La fuerza del bazo depende de qué tan bien manejemos nuestros pensamientos, nos concentremos, ejerzamos el discernimiento y formemos intenciones. La preocupación excesiva y el pensamiento excesivo dañan el bazo, y un bazo deficiente puede debilitar la mente y nuestra capacidad de pensar con claridad y concentrarnos, dejándonos susceptibles a la preocupación.

La sobreestimulación es un problema importante para la gente moderna. Estamos bombardeados con información, e incluso nuestra comida, con todos sus complejos aditivos y procesamiento, es más estimulante y complicada. Toda esta entrada de estímulo puede abrumar el bazo y debilitar la digestión.

Nuestra cultura también valora hacer muchas cosas a la vez, y muchos de nosotros estamos involucrados en largos días participando en un trabajo cognitivo pesado. Tendemos a sobrecargar nuestros cerebros porque tenemos mucho en nuestros platos proverbiales, y la preocupación es un subproducto natural.

Esto es difícil para el bazo porque, en la medicina oriental, el bazo, emparejado con el estómago, son los órganos digestivos del cuerpo. La diferencia, sin embargo, es que además de digerir y extraer nutrientes de lo que comemos y bebemos, son responsables de procesar los estímulos, todo lo que llega del mundo exterior. Y ese es un trabajo masivo, como puedes imaginar. Cuanta más información recibimos, más tiene que trabajar el bazo e, inevitablemente, la digestión sufre.

Es interesante observar los problemas digestivos con una lente diferente y verlos de una manera nueva. Cuando explico esto a los pacientes, generalmente están eufóricos, ya que pueden ver las conexiones de inmediato entre lo que están haciendo y sus trastornos digestivos. Y esta es la parte que amo, llevar una aplicación práctica a las personas en el mundo real extraída de miles de años de profunda sabiduría. Me siento continuamente humillada por ello.

En ese sentido, aquí hay algunas formas simples de mejorar los trastornos digestivos con este nuevo conocimiento del bazo y lo que hace.

Cosas prácticas para ayudar al bazo

Hay muchas cosas que puede hacer para asegurarse de que su bazo pueda hacer bien su trabajo.

Evite el hielo y los alimentos fríos

El bazo es responsable del trabajo digestivo, que es alimentado por el calor o “fuego digestivo”. Por lo tanto, el bazo detesta el frío, lo que extingue el calor necesario para hacer su trabajo. Este concepto puede sonar extraño. Si es así, puede ser útil recordar que la ciencia occidental primero llegó a comprender el valor energético de los alimentos quemándolos para medir su producción. Esta fue una forma práctica y precisa de medir el impacto energético de un alimento (calorías) en el cuerpo.

Podemos ayudar a mantener ese “fuego” al no poner hielo en nuestras bebidas o comer alimentos fríos, especialmente los que salen directamente del congelador, como el helado. Muchos alimentos crudos también se consideran refrescantes en la medicina china. Cuando comemos alimentos fríos, el bazo tiene que trabajar más duro para calentarse nuevamente, lo que permite su trabajo esencial de digestión y procesamiento.

Mastique bien su comida

Este es simple pero increíblemente impactante. Cuando comemos, especialmente cuando estamos distraídos o con prisa, tendemos a no masticar bien nuestra comida. Masticar descompone nuestros alimentos en pedazos más pequeños y manejables y libera enzimas que los descomponen aún más, lo que significa que el bazo necesita menos energía para digerir. Este paso va de la mano con ser consciente.

Sea consciente

El primer paso y probablemente lo más importante que puede hacer para mejorar su digestión es simplemente ser consciente. Solo una conciencia de que el bazo está haciendo todo ese trabajo y que podemos hacer algo para disminuir su carga es un excelente comienzo. Pero la otra cosa es hacer una cosa a la vez y hacer esa cosa con intención consciente.

Por ejemplo, a menudo hacemos muchas cosas a la vez sin siquiera darnos cuenta. Comience con comer. Cuando comes, solo come. No coma mientras lee, ve la televisión o trabaja. Eso es tomar más información y hacer que su bazo trabaje mucho más duro de lo que tiene que hacerlo. Cuando sea posible, tómese un tiempo para las comidas. Prepárelos usted mismo, infundirles su buena energía e intención, y siéntese y disfrute alimentando su cuerpo con algo delicioso. Sentirás la diferencia.

Comer sopas

Comer sopas es una excelente manera de fortalecer el bazo. Las sopas se calientan, y cuanto más largas y lentas se cocinan, más se calientan. Las sopas se cocinan hasta que estén suaves y sean fáciles de digerir, que es una de las razones por las que las comemos cuando estamos enfermos. Tu cuerpo necesita toda su energía para combatir los patógenos invasores para que te recuperes. Comer sopa significa que el bazo puede ahorrar su energía para otras cosas, como esa presentación que tienes mañana por la mañana.

Tomar descansos

Tome muchos descansos. Si piensa en el bazo procesando el aluvión de información y alimentos que llevamos a nuestros cuerpos, cambia cómo nos sentimos acerca de las cosas. Trabajar menos horas o eliminar las actividades estresantes de nuestras vidas no siempre es posible (¡pero es muy recomendable!). Hacer una cosa a la vez y tomar descansos frecuentes le permite al bazo algo de tiempo para respirar.

Desde la perspectiva oriental, vivimos en una cultura que pone una pesada carga sobre el bazo. Pero cuando miramos la digestión de esta nueva manera, podemos ver que hay cosas simples que todos podemos hacer que pueden mejorar las dificultades digestivas. Cuando el bazo funciona de manera óptima, una persona se sentirá enérgica; su digestión será robusta, y los movimientos intestinales serán regulares y firmes. El pensamiento será claro, y la capacidad de enfocarse y concentrarse es fácil. Darle a su bazo un poco de amor ayuda mucho, y su bazo lo amará por ello.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.