Por qué la violencia aumentaría ante un mandato de Biden

Por Roger Simon
23 de Agosto de 2020 4:37 PM Actualizado: 23 de Agosto de 2020 4:37 PM

Opinión

Es fácil ver por qué Joe Biden fue capaz de omitir, incluso, una referencia superficial a la violencia, que agobia a tantas de nuestras ciudades, en su discurso de aceptación a la nominación presidencial.

No pudo averiguar cómo hacerlo sin exponer las atroces políticas de su partido en esas ciudades.

Desde Portland, Oregón, donde los sangrientos levantamientos han estado ocurriendo durante 80 días sin un final a la vista, hasta la ciudad de Nueva York, con su habitantes huyendo en masa, metrópoli que alguna vez fue la envidia del mundo, convertida en un basurero público y en una letrina para los drogadictos sin hogar y los abusadores de niños: Los funcionarios demócratas han demostrado ser una colección de prima donnas virtuosas, perdidas entre sus simpatías por los manifestantes (incluidos los violentos con los que algunos parecen identificarse) con un absoluto desconocimiento sobre lo que hay que hacer ante la escalada de la situación.

Hagan lo que hagan, no se atreven a ofender a los santos manifestantes pidiendo la aplicación de la ley para que no se les acuse (a los alcaldes, gobernadores y fiscales generales demócratas, etc.) de racismo, un juego de tontos, si es que alguna vez lo hubo, ya que todos son, a priori, racistas declarados. Así es como funciona en la América de hoy.

Las excepciones son, por supuesto, los alcaldes de Seattle y Chicago que, con alucinante hipocresía, de repente gritaron a la policía cuando sus propias casas fueron atacadas, algo que nunca hicieron por la gente ignorante de sus ciudades, especialmente por los pobres que pretenden apoyar.

En el caso de Chicago, hemos estado viendo cómo los cuerpos se amontonaban durante años, convirtiendo la ciudad en un campo virtual de muerte para los negros.

Mientras tanto los policías, bajo el constante asalto de los narcisistas morales de la izquierda, están renunciando a sus cargos a un ritmo récord (quién podría culparlos) dejando las ciudades indefensas, mientras los líderes de Antifa y Black Lives Matter (BLM) continúan su búsqueda de revolución.

Vale la pena recordar que los líderes de BLM son declarados “marxistas entrenados”. El marxismo ha provocado muchas más muertes, aproximadamente 100 millones, que cualquier otra religión, ideología o pandemia en la historia del mundo, posiblemente combinadas.

Cuando se trata de asesinatos y caos, el izquierdismo gana por un margen gigante. Nada se compara remotamente, ni siquiera el grupo terrorista ISIS que logró reunir 20,000 asesinatos en Irak durante dos años. De alguna manera, la sed de sangre inherente al izquierdismo es en gran parte incontrolable (cf. la Revolución Francesa), lo mismo que el nivel de represión que podemos ver en la China actual, donde todavía existen campos de concentración, por increíble que parezca después de Auschwitz, que albergan a más de un millón de personas.

Biden es la última persona en hacer algo al respecto. Como se señaló, no tuvo el valor de mencionar una palabra sobre la violencia en nuestras ciudades (o de China para el caso) en su discurso. ¿Por qué tendría el coraje de hacer algo con cualquiera de ellos, especialmente encerrado como está por su flanco izquierdo?

Justo el otro día, la representante incondicional del “escuadrón”, Ayanna Pressley (D-Mass.), pidió que continuaran los “disturbios”, no es que realmente tuviera que hacerlo. La violencia tiende a alimentarse de sí misma y a crecer cuando nadie se le opone fuertemente (cf. la Revolución Francesa de nuevo).

Solo por esa razón, es probable que una administración de Biden vea más violencia que una segunda administración de Trump.

Si Trump gana, sin duda habrá una reacción inmediata, posiblemente incluso superior a la posterior a su primera victoria, que fue notablemente infantil. Pero sin preocuparse más por la reelección, pronto sin duda tomaría medidas enérgicas contra los manifestantes violentos y alborotadores en nombre de la seguridad pública, para cierto alivio de la mayoría de los estadounidenses, incluso de aquellos que no lo admitan.

Biden y el resto de los demócratas, además de su coro mediático, están atrapados en una forma de nostalgia de los sesenta, especialmente los que son demasiado jóvenes para haber estado allí. Creen que esos días fueron simplemente “demasiado cool”. (Como alguien que los vivió, permítame poner los ojos en blanco).

Este deseo de ser “cool”, en realidad una forma patética de conformidad, subyace en gran parte de su resistencia a enfrentar la violencia. El resultado es mucha confusión moral y personal, como ocurre con aquellos habitantes del Upper West Side de Manhattan, que no pueden entender qué está pasando cuando, en un viaje a Zabar’s para comprar bagels, tienen que cruzar la calle para evitar ser asaltados por uno de los varios yonquis y pervertidos que merodean frente a la puerta principal.

O los muy liberales residentes del oeste de Los Ángeles que, según me dicen amigos que todavía viven allí, ya no viajan con la capota del convertible abierta por temor a que una persona sin hogar se suba al asiento junto a ellos en el semáforo más cercano.

O la gente de los suburbios de Portland que se sorprendieron la otra noche al ver a Antifa, o era BLM, marchando por sus calles vírgenes, sosteniendo luces en alto al estilo KKK y gritando siniestramente que había llegado su momento.

¿Seguirán votando estas personas por Biden? Por desgracia, la mayoría de ellos lo harán. Pero muchos de nosotros no lo haremos. Valoramos nuestras vidas y nuestras familias.

Roger L. Simon es un novelista galardonado, guionista nominado al Oscar, cofundador de PJ Media y ahora columnista de The Epoch Times. Puedes encontrarlo en Parler y Twitter @rogerlsimon.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre

Antifa: la red de revolucionarios violentos en los disturbios de USA

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.