Por qué los derechos básicos de la propiedad son importantes para la economía de China

26 de Diciembre de 2016 Actualizado: 26 de Diciembre de 2016

Durante una batalla naval en 1571, un general turco escondió 150.000 monedas de oro en la cabina de su buque de guerra. Fue derrotado, y toda su riqueza terminó en el fondo del mar. ¿Por qué trajo todo este oro al ir a la guerra? No había protección de la propiedad en Turquía en ese entonces. Las pertenencias de las personas podrían ser robadas o confiscadas en cualquier momento.

El economista escocés Adam Smith, en su libro clásico, Una investigación sobre la naturaleza y la causa de la riqueza de las naciones, publicado por primera vez en 1776, hizo un comentario que sigue siendo válido hoy: “En un estado complicado de la sociedad … Los individuos, que puedan ahorrar algo de dinero, y que oculten su tesoro, lo hacen por desconfianza en la justicia del gobierno, por el temor de que si se supiera que tienen un tesoro y si lo encontraran, pronto sería saqueado”.

Esto me lleva ahora a la actual situación económica de China y a la necesidad de abordar la protección de la propiedad privada que fue recientemente presentada por altos funcionarios chinos en un documento publicado.

¿Qué importancia tienen los derechos de propiedad?

El derecho a la propiedad es la piedra angular de una economía sana, el fundamento de la confianza, la premisa de la innovación y la clave y el requisito previo para comprender el crecimiento económico desde la época de la revolución industrial.

El experto financiero estadounidense William Bernstein, en su libro best seller The Bird of Plenty, How the Prosperity of the Modern World was Created, atribuye este rápido crecimiento económico a cuatro factores: el derecho a la propiedad, el racionalismo científico, a los mercados de capitales y a la comunicación y a los sistemas de transporte eficientes. Sostiene que un país sólo puede prosperar cuando los cuatro factores están en su lugar. Además, posiciona los derechos de propiedad como lo principal. En su opinión, la protección de la propiedad privada es la premisa y el fundamento mismo de una economía.

Ser capaz de poseer riqueza motiva a la gente en su búsqueda del éxito y felicidad. Si un país tiene leyes que permiten a los ciudadanos adquirir riqueza y proporciona protección legal para esta riqueza, no sólo es de gran importancia para el bienestar del individuo, sino también vital para el desarrollo de la sociedad como un todo.

En su libro de 1981 Structure and Change in Economic History, el renombrado economista Douglass C. North afirma que al comparar los efectos económicos de diferentes sistemas sociales durante un largo período de tiempo, descubrió que los países que garantizaban los derechos de propiedad y proporcionaban una solución predecible a las disputas económicas, crean un entorno óptimo para el desarrollo económico. El auge y la caída de las potencias occidentales y los altibajos de los países modernos demostraron este punto: los países que protegen los derechos de propiedad privada pueden superar varias trampas en el proceso de desarrollo. Gran Bretaña y los Países Bajos sobrepasaron a Francia y España en el siglo XVII principalmente debido a su reconocimiento efectivo de los derechos de propiedad y a sus sólidos sistemas políticos y legales.

En China, donde predomina la propiedad estatal, el desarrollo de un sistema de protección de los derechos de propiedad no ha sido fácil. La concepción de una economía de libre mercado, derechos de propiedad privada, y la introducción de leyes a favor de la propiedad, son pasos que requieren el trabajo duro e ideas elevadas de muchas personas.

La provisión de leyes en China significa que, en realidad, los derechos de propiedad no están protegidos adecuadamente. Podemos ver que en la actualidad todavía hay muchas deficiencias en la protección de los derechos de propiedad, especialmente en la protección de los empresarios privados. Durante los últimos años, algunos empresarios bajo investigación, incluso cuando se probó que eran inocentes, les resultaba difícil seguir administrando sus negocios y, en algunos casos, sus activos fueron incluso incautados. Con las prácticas comerciales irregulares siendo la norma en China, los empresarios viven en un temor constante de castigo. Este entorno se ha convertido en un factor importante en la falta de confianza de los empresarios chinos en las perspectivas económicas a largo plazo.

El documento recientemente publicado menciona específicamente estos temas prominentes: El uso del poder estatal contra los derechos de propiedad privada, y el frecuente sellado ilegal, incautación y congelación de la propiedad privada. También subraya la necesidad de proteger las diversas formas de entidades económicas, así como los derechos de propiedad de los ciudadanos, de acuerdo con la ley, y de aumentar el sentido de confianza de la gente en cuanto a la seguridad de la propiedad y la riqueza.

Como China está decidida a convertirse en una economía innovadora, la importancia de la protección a los derechos de propiedad es más urgente que nunca. Las expectativas negativas en cuanto a los derechos de propiedad tienen un impacto sin precedentes en el futuro de China. La clave para saber si China puede convertirse en un país de innovación está vinculado al respeto de los derechos de propiedad y al estado de derecho. Es la premisa y la clave para la exitosa transformación económica de China.

En un país donde los derechos de propiedad privada son violados todos los días, los empresarios no sentirán el impulso para la innovación. ¿Por qué los empresarios chinos transfieren grandes cantidades de activos al extranjero? ¿Y por qué las empresas chinas demuestran tan poca motivación para innovar? La respuesta está en la falta de derechos de propiedad. Este es el problema.

Esta es una traducción abreviada del artículo en chino de Ma Guangyuan, publicado en su cuenta de WeChat pública el 30 de noviembre de 2016. Ma Guangyuan es un conocido economista independiente en China. Ma aparece como comentarista financiero de la Televisión Central de China, y sus columnas han sido publicadas en Financial Times en Chino, Southern Weekly y en otros lugares.

TE RECOMENDAMOS