Por qué los dictadores de Irán necesitan a Estados Unidos como enemigo

Por Thomas Del Beccaro
17 de Enero de 2020 Actualizado: 17 de Enero de 2020

Las recientes noticias de Irán son duras. Tras el derribo de un avión de gente inocente por parte de los dictadores iraníes, han surgido nuevas protestas en Irán. Las protestas de aquellos que buscan la libertad en Irán, por supuesto, se enfrentan a una feroz represión por parte de aquellos iraníes que son partícipes del régimen.

Antes de eso, Irán atacó los intereses de Estados Unidos una docena de veces en los últimos meses. Durante décadas antes de esos ataques, los dictadores de Irán habían utilizado la amenaza de Estados Unidos y su cultura como una excusa para poder mantener control total sobre el pueblo iraní.

Tristemente, los dictadores de Irán usan a Estados Unidos para mantener ese control.

Es una ley de la historia, como nos enseñó el historiador Will Durant, que “la libertad interna varía inversamente al peligro externo”. En otras palabras, una civilización que logra la seguridad de su pueblo generalmente permite la mayor cantidad de libertades para su gente. Por otro lado, un país que es inseguro a menudo restringe las libertades de su pueblo.

Los dictadores entienden muy bien esa ley de la historia. De hecho, a lo largo de toda la historia, aquellos que buscan el poder sobre las personas han utilizado amenazas internas y externas, reales y a menudo imaginarias, para justificar sus acciones de represión de un pueblo. Tal vez el ejemplo más famoso de ese abuso sea Hitler.

Durante su ascenso al poder, Hitler insistió en que los judíos y los capitalistas dentro y fuera de Alemania eran una amenaza para el estado alemán. A fin de contrarrestar esa amenaza, Hitler les quitó los derechos a todos los alemanes de una manera cada vez más intensa para garantizar su seguridad, o así él lo afirmaba.

Mucho antes de Hitler, durante el fallido experimento de Roma con el socialismo, en el año 301 d.C., el emperador romano Diocleciano, hambriento de poder, culpó a los capitalistas entre los romanos y otros -junto con la amenaza de los bárbaros en la puerta- del por qué les quitó los derechos a los romanos e impuso controles socialistas adicionales sobre la economía. De nuevo, según Durant, “el socialismo de Diocleciano era una economía de guerra, hecha posible por el miedo a un ataque extranjero”.

Los dictadores iraníes entienden muy bien el ejemplo anterior.

La revolución iraní siguió a la caída del Sha de Irán, respaldado por Estados Unidos. El primer dictador que surgió tras la caída del Sha fue el ayatolá Jomeini. Lentamente pero con seguridad, el ayatolá Jomeini fue capaz de consolidar su poder y redujo el gobierno de Irán en una teocracia que restringió severamente los derechos de los iraníes.

A medida que consolidaba el poder y quitaba las libertades, el ayatolá Jomeini popularizó el cántico de “Muerte a Estados Unidos” y señaló a Estados Unidos como el “Gran Satán”. Regularmente condenaba lo que él llamaba la cultura corrupta de Occidente y de Estados Unidos específicamente. Advirtió a su pueblo que las influencias occidentales socavarían fatalmente la grandeza de la cultura iraní.

No fue sino hasta más tarde que los dictadores iraníes comenzaron a utilizar a Estados Unidos como una excusa de que la presencia estadounidense en Medio Oriente era una amenaza. No fue una coincidencia que cuando Irán comenzó a usar ese motivo, buscaban quitarle los derechos a otros en Medio Oriente.

Hoy en día, Irán busca gobernar no solo a su propio pueblo, sino a todo Medio Oriente. No quieren que su marca del Islam sea solo dominante, si no exclusiva. En sus mentes, eso requiere un control político sobre los diversos gobiernos de la región.

Han tenido y siguen teniendo fuerzas, incluyendo al general Qasem Soleimani antes de que fuera abatido, en todo Medio Oriente. Por ejemplo, el gobierno iraquí está dominado por las influencias iraníes, incluyendo las milicias apoyadas por Irán dentro de Irak. Irán fundó Hezbolá y continúa financiándola en grave detrimento de Israel y de la paz en Medio Oriente. En Yemen, Irán utiliza sus representantes para fomentar la discordia y la acción militar contra Arabia Saudí. Lo mismo puede decirse de Siria. Dentro de Medio Oriente, esa lista puede seguir y seguir.

Para lograr sus objetivos, Irán quiere expulsar a Estados Unidos del Medio Oriente por completo. Para sacar a Estados Unidos del Medio Oriente, Irán sigue envenenando las mentes de los habitantes del Medio Oriente con falsas afirmaciones sobre Estados Unidos, a menudo utilizando los medios de comunicación occidentales para transmitir esos mensajes.

En resumen, Irán necesita a Estados Unidos como enemigo para poder reprimir a su pueblo.

Aquellos en Occidente necesitan entender claramente los medios que los dictadores de Irán están utilizando para justificar sus formas dictatoriales cuando los observan y, más importante aún, cuando se desarrolla la política. En un análisis final, los dictadores iraníes son a la vez malvados e inteligentes – una combinación verdaderamente peligrosa en la era nuclear.

Thomas Del Beccaro es un aclamado autor, analista, de Fox News, Fox Business y escritor de opinión de Epoch Times y expresidente del Partido Republicano de California. Es el autor de las perspectivas históricas “La era dividida” y “El nuevo paradigma conservador”.

 

Video relacionado

Cómo China, Rusia, Irán y Cuba contribuyen a la inestabilidad de América Latina

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS