¿Por qué los hombres tienden a contraer COVID-19 de forma más severa?

A medida que se recogen cifras más claras sobre la enfermedad y la muerte por COVID-19, un claro sesgo ha surgido
Por KATIE PEARCE
29 de Junio de 2020
Actualizado: 29 de Junio de 2020

Se necesita un estudio más amplio de cómo las diferencias biológicas entre los sexos afectan las consecuencias por COVID-19, argumentan los investigadores en un documento reciente.

Aunque todavía no está claro el motivo exacto, lo que sí está claro es que los hombres están sufriendo peores destinos que las mujeres en lo que respecta a COVID-19, independientemente de la geografía o la edad.

Una variedad de datos de los brotes en todo el mundo ha establecido esto, e investigadores como la bióloga de la Universidad Johns Hopkins, Sabra Klein, están tratando de entender más.

El mes pasado, Klein contribuyó a un artículo publicado en el Journal of Critical Investigations, que pide que se estudien las diferencias entre los sexos en los resultados de COVID-19. Los autores argumentan que estas diferencias deberían ser una consideración significativa para el desarrollo de tratamientos y vacunas efectivas.

Aquí, Klein explica lo que la comunidad científica sabe hasta ahora sobre los diferentes resultados entre hombres y mujeres que contraen COVID-19:

Katie Pearce: ¿Cuáles son las pruebas que muestran resultados diferentes entre los hombres y las mujeres que contraen COVID-19?

Sabra Klein: En todo el mundo, en todos los continentes, estamos observando que los hombres tienen muchas más probabilidades de ser hospitalizados con COVID-19 severo, y que los hombres también tienen muchas más probabilidades de morir a causa de COVID-19. Algunos estudios muestran que los riesgos son dobles para los hombres. Las mujeres están contrayendo el virus en las mismas proporciones que los hombres, pero tienen más probabilidades de recuperarse.

Debido a que estos hallazgos están atravesando las fronteras sociales y culturales, esto sugiere fuertemente que la diferencia biológica entre hombres y mujeres está contribuyendo. Sin embargo, eso no dice toda la historia, ya que los factores sociales y de estilo de vida pueden estar influyendo en las tendencias, pero tenemos que entender más.

Sra. Pearce: ¿Cuáles podrían ser las posibles explicaciones de la discrepancia?

Sra. Klein: Tengo la hipótesis de que, como las mujeres suelen tener una respuesta inmunológica más rápida y robusta a los virus que los hombres, éste puede ser un factor que contribuya a la protección femenina contra el SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19. Hay datos de los primeros brotes en Wuhan (China), por ejemplo, que muestran que las mujeres eliminan el virus más rápidamente que los hombres.

Una diferencia entre sexos en las respuestas inmunológicas que controlan y eliminan el SARS-CoV-2 sugiere que hay una diferencia entre sexos que afecta a la inmunidad. Tenemos datos de otros virus que ilustran que las diferencias de inmunidad entre los sexos están causadas por diferencias genéticas y hormonales entre mujeres y hombres. Por ejemplo, en las mujeres, las hormonas como el estrógeno y la progesterona pueden ser protectoras contra el virus, y es posible que la testosterona haga lo contrario en los hombres.

Los científicos también están investigando el papel del receptor ACE-2, que se encuentra en las células que recubren el pulmón y las vías respiratorias y es utilizado por el virus del SARS-CoV-2 para entrar en las células. Por lo que sabemos de este receptor, de otras condiciones como la hipertensión y la enfermedad renal, la manifestación del ACE-2 es mayor en los hombres que en las mujeres. También sabemos por el trabajo en los riñones que el estrógeno regula la expresión del ACE-2, lo que podría ser una explicación biológica plausible para la reducción de la severidad del virus en las mujeres.

Sra. Pearce: ¿Cómo se superpone el factor de la edad con todo esto?

Sra. Klein: Resulta que la severidad del sesgo masculino está ocurriendo a través de un rango diverso de edades. Por ejemplo, un estudio muy grande de JAMA sobre los casos en la ciudad de Nueva York, examinó las edades de 30 a 90 años, y encontró que los hombres eran significativamente más propensos a ser hospitalizados o morir sin importar la edad.

Otro estudio de The Lancet que examina las edades de 20 años en adelante en los países europeos también muestra esta tendencia a través de las edades. Lo que estamos viendo en las edades de 60 años y más es que aquí es donde encontramos los resultados más severos de muerte.

Sra. Pearce: Usted dijo que los factores sociales y culturales también pueden jugar un papel.

Sra. Klein: Mi colega Rosemary Morgan, de salud internacional, está estudiando esto; se especializa en los factores asociados al género que afectan a la salud y la enfermedad, incluyendo COVID-19. Sabemos que las diferencias biológicas son solo una parte de la historia de lo que hace que los hombres y las mujeres sean diferentes. También tiene que ver con nuestro comportamiento e incluso con las normas sociales y culturales que definen nuestros roles y responsabilidades. Por ejemplo, las mujeres pueden ser más propensas a ser trabajadoras de primera línea, lo que podría crear más riesgos de exposición. En cuanto al estilo de vida, los hombres tienden a ser más propensos a ser fumadores, lo cual es un factor de riesgo, y es menos probable que busquen atención médica cuando hay un problema. Y con COVID-19, si los hombres son menos propensos a adoptar comportamientos como el uso de máscaras y el lavado de manos, eso puede aumentar los riesgos.

También hay condiciones subyacentes como la hipertensión, las enfermedades cardíacas y la diabetes, que estadísticamente los hombres son más propensos a tener y algunas de las cuales pueden atribuirse a factores de estilo de vida, que también amplifican los riesgos con COVID-19.

Sra. Pearce: ¿Cuáles son las implicaciones de todo esto para el tratamiento y las vacunas?

Sra. Klein: Como mis colegas y yo escribimos en el Journal of Critical Investigations, tenemos que asegurarnos de que un gran prisma de hombres y mujeres participe en los numerosos ensayos clínicos para las vacunas y tenemos que ser capaces de comparar los datos de los resultados entre hombres y mujeres. La formulación de las vacunas debe tener en cuenta las diferencias.

Sin embargo, las vacunas son solo un aspecto de cómo estamos abordando las protecciones de COVID-19. Otra es la terapéutica. Tenemos datos del pasado que muestran más reacciones adversas para las mujeres que para los hombres con los medicamentos antivirales, y es importante ser consciente de ello. No queremos que la reacción al medicamento sea peor que la condición que está tratando de tratar.

Este artículo fue publicado originalmente por la Universidad Johns Hopkins. Republicado vía Futurity.org bajo la Licencia Creative Commons 4.0.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS