¿Por qué los narcotraficantes venezolanos están quemando aviones?

Por Brad Johnson
27 de Abril de 2019 Actualizado: 27 de Abril de 2019

Opinión

Informes recientes han revelado que Venezuela está profundamente involucrada en el narcotráfico.

Como régimen socialista, Venezuela se siente bastante cómoda traficando cocaína, para empezar. Se sienten justificados por las sanciones impuestas, que perjudican su capacidad de conseguir divisas, y como una forma de contraatacar a Estados Unidos.

Este concepto proviene directamente de uno de los principales principios que el fundador del régimen socialista, Hugo Chávez, impuso a los venezolanos: la guerra asimétrica.

Chávez veía a Estados Unidos como el gran enemigo a ser destruido, pero reconoció que no podía lograrlo a través de la confrontación directa. Se pusieron de acuerdo en el concepto de guerra asimétrica como una manera de despojar indirectamente el poder de Estados Unidos, y ayudar a transportar cocaína y otras drogas a Estados Unidos era exactamente lo que se necesitaba. Destruye un segmento de la juventud y absorbe enormes cantidades de recursos en tratamiento, aplicación de la ley e incluso espacio en la cárcel.

El precedente cubano

Venezuela no es el primer país socialista cercano en involucrarse en el narcotráfico. En los años ochenta, en los días del vaquero de la cocaína Pablo Escobar y del cártel de Medellín, Cuba tomó exactamente la misma decisión. Se involucró en el narcotráfico para obtener divisas fuertes y eludir las sanciones de Estados Unidos, tal como lo han hecho los venezolanos en el mundo de hoy.

Hay muchas fotografías tomadas desde el aire que mostraban lanchas rápidas trasladando cocaína a través de playas cubanas aisladas. Fotografías de infrarrojos (FLIR) mostraban aviones que transportaban cocaína de Colombia a Cuba para su posterior transporte.

Todo esto se hizo público y creó problemas particulares para el dictador socialista cubano Fidel Castro, que solía viajar al extranjero, incluso a las Naciones Unidas en Nueva York.

Castro estaba en proceso de ser acusado de narcotráfico, y habría quedado aislado aún más profundamente, ya que no habría podido abandonar su bastión en la isla. Se le ocurrió una solución fría pero práctica. El 13 de julio de 1989 hizo fusilar al general Arnaldo Ochoa, al ministro del Interior, el coronel Antonio de la Guardia, y a sus colaboradores más cercanos, el capitán Jorge Martínez y el mayor Amado Padrón, respectivamente, por narcotráfico.

Castro no solo podía decir que los culpables habían sido castigados y, por lo tanto, estaba libre de sospecha, sino que Ochoa era una figura popular en Cuba y era considerado un héroe de guerra muy respetado entre las tropas. La ejecución de Ochoa eliminó claramente a un rival potencial para Castro, quien solo tuvo una estrategia en Cuba: mantener su poder absoluto.

La izquierda progresista de Estados Unidos argumentó que Castro no estaba involucrado o no tenía conocimiento de la participación de Cuba, pero es completamente absurdo sugerir que millones de dólares de divisas difíciles de obtener podrían ser bombeados a la economía sin que nadie se diera cuenta en una pequeña isla de solo 10 millones de habitantes que está estrechamente controlada por un dictador incuestionable.

Cualquiera que llegara a una conclusión de esta naturaleza “requeriría la suspensión voluntaria de la incredulidad”, como dijo una vez Hillary Clinton.

Vale la pena señalar que la guerra asimétrica es precisamente el concepto que Rusia está utilizando con tanto éxito contra Estados Unidos en este mismo momento. La inteligencia rusa está utilizando a los tontos voluntarios del Partido Demócrata para sembrar la discordia y el caos al afirmar fraudulentamente que la elección del presidente Donald Trump fue de alguna manera ilegítima.

Hay un aspecto de la participación venezolana en el narcotráfico que es particularmente interesante y que aún no se ha explicado adecuadamente.

Aviones destruidos

Como se ha señalado, durante muchas décadas se han venido utilizando aviones bimotores y otras aeronaves pequeñas para trasladar la cocaína a diferentes lugares y países a fin de que pueda ser introducida de contrabando en los Estados Unidos. Lo nuevo es que los contrabandistas de cocaína venezolanos queman o destruyen los aviones después usarlos una sola vez para enviar la cocaína a Honduras en su camino a Estados Unidos.

La explicación sugerida por los medios de comunicación es que el comercio de cocaína es tan lucrativo que así es como lo hacen ahora. Sin embargo, ese no es el caso.

La cocaína siempre ha sido una fuente de ingresos tan enorme que los narcotraficantes podrían haberse dado el lujo de destruir los aviones pequeños después de un solo uso, pero nunca se ha hecho antes a lo largo de décadas.

No hay nada que ganar al hacerlo. Según un informe de CNN, Venezuela ha aumentado mucho su participación y ahora está realizando vuelos casi diarios para entregar cocaína. Cualquier sugerencia de que el dictador venezolano Nicolás Maduro no sabe o no está involucrado en el narcotráfico está mal informado o está encubriendo al régimen socialista.

Esto queda muy claro solo por el hecho de que se están utilizando quizás más de 300 aviones para salir de Venezuela y luego destruirlos en Honduras. Esos aviones tienen que llegar a Venezuela desde algún lugar  y es una estupidez sugerir que cientos de aviones pequeños están volando hacia Venezuela sin que la dictadura militar en el poder lo sepa.

Estados Unidos es plenamente consciente del problema y ha acusado a varios funcionarios venezolanos de narcotráfico, incluyendo al segundo al mando de Maduro, Diosdado Cabello.

La pregunta interesante sigue siendo: ¿Por qué los venezolanos están quemando o destruyendo los aviones utilizados para transportar cocaína y de dónde vienen los aviones de reemplazo?

Como todo el mundo sabe, el régimen socialista venezolano se ha aferrado al poder contra la voluntad de su pueblo con la ayuda y el apoyo de Cuba, Irán, China y Rusia. En este punto, tenemos que hacer la pregunta: ¿Están los aviones siendo destruidos para ocultar la participación del gobierno venezolano y el punto de origen de los aviones, y están Cuba, Irán, China y Rusia involucrados en su suministro?

Brad Johnson es un alto oficial de operaciones de la CIA retirado y ex jefe de estación. Es presidente de Americans for Intelligence Reform.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

***

A continuación

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS