Por qué su inmunidad natural contra el COVID es tan duradera y cómo potenciarla

Por DR. YUHONG DONG AND HEALTH 1+1
20 de Septiembre de 2022 3:48 PM Actualizado: 24 de Septiembre de 2022 4:43 PM

Ahora que algunos países están poniendo en marcha su quinta vacuna de refuerzo contra el COVID-19, muchos están poniendo en duda la necesidad de la siguiente dosis. Para algunos, las vacunas adicionales son recomendadas por los CDC, pero esto no significa que todos debamos subirnos al carro de las vacunas.

Teniendo en cuenta que casi 1 de cada 3,5 estadounidenses ya tuvo una infección confirmada por COVID-19 y que se dice que nuestra inmunidad natural es más resistente que una vacuna de refuerzo, hay más formas de reforzar la propia inmunidad antiviral.

Pero, ¿la infección natural induce una inmunidad más fuerte que una vacuna? Si es así, ¿por qué?

¿Es la inmunidad natural más fuerte que la vacuna?

Es cierto que las personas que se infectaron previamente con COVID son más resistentes contra él.

Cuando el cuerpo se infecta con cualquier virus, significa que nuestra inmunidad innata no es lo suficientemente fuerte como para detener el virus en la primera línea de la barrera física o capas del epitelio. En consecuencia, se activará la inmunidad adaptativa.

Con respecto a la inmunidad adaptativa antiviral, hay dos vías principales que pueden activarse, la vía Th1 o Th2.

Independientemente del tipo de virus al que nos enfrentemos, una respuesta inmunitaria celular Th1 líder y su función antiviral de células T citotóxicas descendentes desempeñan un papel fundamental en la erradicación del virus de nuestro organismo. La vía Th2, con respuestas de linfocitos B activados, tiene un papel secundario o complementario en toda la batalla antiviral.

Si la respuesta inmunitaria de tipo Th1 no es lo suficientemente fuerte o la respuesta Th2 supera a la de tipo Th1, hay más dificultades para eliminar el virus de nuestro cuerpo.

Para las personas que tuvieron una infección natural de COVID, su vía Th1 debería haber sido su principal mecanismo de respuesta a los virus intrusos, ya que secreta muchos interferones y activa las células T citotóxicas para desarrollar una defensa más completa contra una infección pesada entrante. En los pacientes tuvo lugar una batalla antiviral multiclonal y rigurosa, que dio lugar a una memoria inmunitaria duradera que incluye un nivel de anticuerpos mucho más largo y elevado.

En cambio, la mayoría de las vacunas COVID-19 están diseñadas para activar la respuesta de los linfocitos B en lugar de las respuestas celulares Th1. Esta vía Th2 activa muchos linfocitos B, pero solo es una fracción de todo el sistema inmunitario adaptativo.

Lo que hace la vacuna es estimular principalmente los linfocitos B a través de la vía Th2, mientras que el mecanismo de defensa completo y natural, es decir, la combinación de Th1 que toma la delantera y Th2 como ayudante, solo puede desarrollarse a través de una infección real y natural.

Por ello, las actuales vacunas COVID-19 son, por naturaleza, funcionalmente limitadas.

La vía Th1 más fuerte, inducida por una infección previa, también dura más tiempo. En un estudio de cohortes publicado en el New England Journal of Medicine, se compararon las respuestas inmunitarias de los pacientes de COVID-19 en Nicaragua con una infección previa y los vacunados. Según el estudio, “la protección fue mayor contra los resultados más graves” en los pacientes de COVID-19 infectados por segunda vez.

En este estudio de cohorte sobre la gripe en el hogar (HICS), se observó a 2353 participantes de 437 hogares, con un rango de edad que iba desde los recién nacidos hasta los adultos de 94 años, para confirmar la infección por COVID-19. Los individuos vacunados fueron excluidos del estudio.

Utilizando la fórmula del porcentaje de protección, que consiste en restar el 100 por ciento a la razón de riesgo de los sujetos seropositivos y seronegativos, se calculó la tasa de protección contra la infección por COVID-19. Los porcentajes de protección son los siguientes:

-La infección previa garantiza una protección del 78,9 por ciento contra la reinfección moderada o grave

-La infección previa garantiza un 68,1 por ciento de protección contra una reinfección sintomática

-La infección previa ofrece una protección del 63,9 por ciento contra cualquier tipo de segunda COVID-19

La tasa de protección contra el COVID-19 a partir de una infección previa se sitúa en torno al 63,9 por ciento en octubre de 2021, lo que es inferior a la tasa de protección del 93,6 por ciento calculada con datos de marzo del 2021. Esto se debe probablemente al periodo de seguimiento mucho más largo de la infección observada, así como a las ventajas que tienen las nuevas variantes de COVID-19 sobre las cepas anteriores.

Un estudio israelí realizado en agosto del 2021 informó que los individuos vacunados, que no estaban previamente infectados, tenían hasta 13 veces más probabilidades de contraer el COVID-19 que los ya infectados durante el tiempo en que la cepa Delta estaba en su pico.

El estudio demostró que la inmunidad natural confiere una protección más duradera y fuerte contra la infección, la enfermedad sintomática y la hospitalización causadas por la variante Delta del SARS-CoV-2, aunque es probable que esto también se aplique a las variantes más nuevas.

En este estudio retrospectivo, se compararon dos grupos de individuos.

1. Individuos sin antecedentes de infección por COVID-19 que recibieron dos dosis de la serie primaria de Pfizer BNT162b2 y que tienen 16 años o más, recuento = 673’676

2. Individuos no vacunados y previamente infectados, recuento = 62’883

Tras aplicar tres modelos de regresión logística múltiple, el estudio evaluó cuatro resultados: Infección por irrupción de COVID-19, infección sintomática, hospitalización y muerte. Afortunadamente, no se registraron muertes durante este estudio.

En comparación con los individuos no vacunados y previamente infectados (grupo 2), las personas vacunadas sin antecedentes de infección por COVID-19 (grupo 1) tenían muchas más probabilidades de sufrir una infección.

Utilizando el primer modelo, el grupo 1 tenía alrededor de 13 veces más probabilidades de sufrir una infección, 27 veces más probabilidades de tener síntomas y alrededor de ocho veces más probabilidades de ser hospitalizado en comparación con el grupo 2.

El segundo modelo predijo que el grupo 1 tenía unas seis veces más de probabilidades de sufrir una infección y unas siete veces más de experimentar síntomas o ser hospitalizado en comparación con el grupo 2.

Este estudio vuelve a reafirmar que nuestra inmunidad innata proporciona una protección más resistente y duradera contra la infección, la enfermedad sintomática y la hospitalización causadas por la variante Delta COVID-19. Este estudio aún no fue publicado oficialmente, desde el pasado mes de agosto.

¿Existe algo para aumentar la inmunidad natural?

Independientemente de las vacunas que reciba, su estado de salud seguirá siendo decisivo contra cualquier infección que llegue.

La naturaleza es una enorme mina de oro. Hay una gran cantidad de ingredientes naturales de hierbas medicinales que mejoran la respuesta inmune Th1 para aumentar sus efectos antivirales.

Uno de los grandes suplementos es la espirulina, un alga azul-verde que, según se dice, ya consumían los aztecas en el siglo XVI. La espirulina, que suele estar disponible como suplemento dietético en las farmacias y en algunos supermercados, tiene un alto contenido en proteínas, lípidos, vitaminas, aminoácidos esenciales, así como minerales y muchas sustancias bioactivas.

No sólo la espirulina, sino muchos otros compuestos activos derivados de las algas se utilizan ampliamente debido a sus propiedades antioxidantes, antivirales, antiinflamatorias y de mejora del sistema inmunitario. Son beneficiosas hasta el punto de que la NASA y la Agencia Espacial Europea las designan como imprescindibles para los astronautas.

En el número de marzo del 2021 de la revista The International Journal of Applied and Basic Nutritional Sciences, se dedicó un artículo a evaluar las perspectivas de la espirulina y otros nutracéuticos derivados de las algas como suplemento para ayudar a combatir una infección por COVID-19.

Dado que los compuestos bioactivos derivados de la espirulina contienen cantidades sustanciales de inhibidores naturales de la ECA, antioxidantes y compuestos antivirales, el uso de la espirulina servirá para reforzar ampliamente el sistema inmunitario.

Cuando se administró espirulina a hombres sanos de entre 40 y 65 años, sus niveles de interferones producidos por las células inmunitarias cuando fueron estimuladas por la IL-12, un agente asociado a la activación de la vía inmunitaria Th1, fueron mucho más altos que los niveles del grupo de control. Esto significa que la espirulina como suplemento puede potenciar eficazmente el sistema inmunitario natural del cuerpo humano de forma integral.

Se recomienda encarecidamente adquirir los suplementos, en particular la espirulina, pero también otros, de marcas que se abastezcan razonablemente de sus materias primas, ya que la contaminación por metales pesados es un problema considerable en este suplemento dietético en particular.

Así que ahora la pregunta sigue siendo, ¿debería usted incluso conseguir un refuerzo? ¿Qué pasa con los refuerzos bivalentes con el prometido efecto Omicron? Las nuevas vacunas de refuerzo seguirán ayudando a reducir la tasa de mortalidad. Aumentarán su inmunidad, pero los refuerzos, bivalentes o no, siguen sin ser tan eficaces como una infección previa y un sistema inmunitario sano. Si está inmunodeprimido, es probable que un refuerzo le sirva para generar anticuerpos.

Sin embargo, debe tener en cuenta que los anticuerpos generados por cualquiera de las vacunas disminuirán con el tiempo.

En cualquier caso, debe reforzar su propia inmunidad como punto de partida. Un estilo de vida saludable tradicional, una dieta equilibrada y una actitud positiva pueden hacer maravillas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.