¿Por qué temer al pueblo estadounidense?

Por Lee Smith
04 de Junio de 2021 3:19 PM Actualizado: 04 de Junio de 2021 3:19 PM

Opinión

La semana pasada unos aficionados al béisbol fueron expulsados de los estadios de las Grandes Ligas por sostener pancartas de Donald Trump. Si sus protestas públicas cobran fuerza, podría suponer un problema para el Partido Demócrata, que teme que las concentraciones masivas fuera de su control resalten la ilegitimidad fundamental de la Administración Biden.

Además de las crecientes pruebas de fraude electoral, lo que hace difícil que los votantes dejen de lado las preguntas sobre la integridad del voto de 2020 es la disposición de la nueva Casa Blanca. Considere algunas de sus políticas: ¿Qué estadounidenses votaron a favor de la subida de los precios de la gasolina que Biden fijó cuando cerró el oleoducto Keystone en su primer día de mandato? ¿Quién quería un presupuesto de 6 billones de dólares que devalúa la riqueza de la clase media con signos de inflación ya en el horizonte? ¿Cuántos contribuyentes querían que el Pentágono utilizara su dinero para desmantelar unidades de combate, con el pretexto de purgar el “supremacismo blanco” de las filas? ¿Quién votó para suscribir las guerras de Hamás con Israel mediante el envío de ayuda para la “reconstrucción” de Gaza?

Claro, nadie votó por nada de eso. Biden gobierna Estados Unidos en nombre de una pequeña facción de élites, de las cuales no todas son principalmente leales a Estados Unidos. Por lo tanto, la Casa Blanca gobierna mediante el sigilo, la confusión y el miedo. Lo que teme es la luz del sol. Puede manejar la mayor parte de la oposición a través del control casi absoluto que ejerce el Partido Demócrata sobre la prensa y las redes sociales. Pero eso no evita que los manifestantes salgan a la calle.

En el estadio de los Yankees, en el Bronx (Nueva York), la semana pasada Dion Cini desplegó una pancarta en la que se leía “Trump ganó para salvar a Estados Unidos”. Las autoridades del estadio se apresuraron a retirar la pancarta y pidieron a la policía que escoltara a Cini y a un colega fuera del estadio. Volvió a aparecer en un partido de los Mets de Nueva York días más tarde para ondear la bandera de Trump en el Citifield de Queens, N.Y. De nuevo, los funcionarios del estadio y la policía le sacaron del estadio. En un video que capta la breve escaramuza, se oye a uno de los agentes decir a Cini de forma amistosa que “vuelva cuando quiera”.

Pero la perspectiva de que Cini y quizás otros repitan la misma escena en los parques de béisbol de todo el país y acaben ganando grandes audiencias que expresen su descontento durante los partidos televisados es un escenario que llena de temor a los operativos de Biden. De lo contrario, los demócratas no habrían pasado los últimos meses tratando de bloquear los eventos públicos masivos, para que no se conviertan en mítines de Trump.

Durante el fin de semana, miles de veteranos y otros moteros llegaron a Washington D.C. para la conmemoración anual del Día de la Recordación, Rolling to Remember (antes Rolling Thunder). En el pasado, el evento se celebró en el enorme aparcamiento del Pentágono, pero este año se rechazó el permiso, supuestamente para evitar la propagación del COVID. Incluso cuando las autoridades de la ciudad concedieron a los organizadores del evento el uso del estadio RFK, la ceremonia anual en la Explanada Nacional fue cancelada por la preocupación por el coronavirus.

Sin embargo, es difícil cuadrar ese razonamiento con el apoyo que las autoridades de Washington D.C. dieron a los manifestantes de BLM la pasada primavera y verano. Por orden de la alcaldesa Muriel Bowser, los trabajadores de la ciudad incluso pintaron lemas de BLM en una calle que lleva a la Casa Blanca. Pero cuando se trató de la concentración de veteranos, parece que los funcionarios demócratas que dirigen la capital querían atajar cualquier posibilidad de que los moteros pro-Trump aprovecharan la ocasión para celebrar una manifestación masiva de Estados Unidos Primero en medio del Washington de Biden.

Las vacunas han dificultado que los funcionarios del Partido Demócrata sigan utilizando el COVID como motivo para evitar que los opositores se concentren en público. La Administración Biden no puede contar con el programa de vacunación como un éxito si sigue insistiendo en que los estadounidenses tienen que quedarse en casa de todos modos. Pero tampoco puede permitirse que los estadounidenses piensen que la vida ha vuelto a la normalidad. Y por eso lanza amenazas confusas para sembrar el miedo. El propio Biden, por ejemplo, predijo cierres preventivos el 4 de julio a menos que más estadounidenses se vacunaran. Y a medida que se acerca la festividad, los ayudantes de Biden no se fijarán en las tasas de infección, sino en las cifras de las encuestas: si son malas, los estadounidenses de los estados gobernados por los demócratas podrían verse obligados a quedarse en casa.

El otro instrumento que los demócratas han utilizado para evitar que estallen las protestas contra Biden es presentar a los votantes de Trump como “terroristas domésticos”. Después de la protesta predominantemente pacífica del 6 de enero en el Capitolio, la administración desplegó tropas de la Guardia Nacional en la capital, aparentemente para proteger al Congreso contra otra “insurrección”. Pero como confirma un video recientemente publicado, muchos de los llamados “sediciosos” violentos que entraron en el edificio del Capitolio fueron invitados a entrar por la policía del Capitolio. La realidad es que los guardias (desplegados recientemente en otros lugares) fueron utilizados para mantener a los manifestantes anti-Biden en casa y, lo que no es menos importante, para incidir en la amenaza inminente de un enemigo (“nacionalistas blancos de derechas”) para distraer al público de la rebelión contra el ataque de la Administración Biden a sus libertades.

Para mantener a los partidarios de Trump fuera de las calles y reforzar el falso relato del 6 de enero, la Administración Biden encargó al FBI que persiguiera a los manifestantes, mientras el Departamento de Justicia los mantiene encerrados sin fianza. Otras agencias de Biden, como el Departamento de Seguridad Nacional y el Servicio Postal, han abierto unidades de espionaje doméstico para perseguir a los partidarios de Trump. En otras palabras, la misión de la actual administración en todo el gobierno es criminalizar la oposición al presidente.

A la Casa Blanca le preocupa, con razón, que las imágenes de estadounidenses normales reuniéndose en público para apoyar una agenda de Estados Unidos Primero amenacen su legitimidad. Lo que Biden y sus ayudantes han aprendido es conocido por los regímenes autocráticos de todo el mundo: el precio de gobernar mediante el miedo es el temor permanente a que el público se levante contra ti.

Lee Smith es el autor del libro recientemente publicado “The Permanent Coup: cómo los enemigos extranjeros y domésticos tienen como objetivo al presidente estadounidense”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.