Por qué The Epoch Times está “Defendiendo América”

Por Junta Editorial de The Epoch Times
03 de Julio de 2021 6:29 PM Actualizado: 12 de Julio de 2021 6:06 PM

Con una nueva iniciativa, Defending America (“Defendiendo América”), The Epoch Times busca hacer recordar a los estadounidenses las bondades de nuestro país.

Este recordatorio no debería ser necesario.

Desde sus inicios, Estados Unidos ha ofrecido a sus ciudadanos la libertad más importante: la libertad de creencia. Ha sido una nación en la que los creyentes pueden practicar su religión sin temor a la persecución.

Al proteger los derechos fundamentales, los estadounidenses han reivindicado la dignidad de cada individuo, y han garantizado los derechos de expresión, prensa, reunión y protesta, y propiedad, entre otros. Y así han abierto la puerta a las personas que buscan superarse. Al ser todos libres de alcanzar sus sueños, hemos sido un pueblo creativo, próspero, y generoso.

Por todo el mundo, los mejores de otras naciones se han visto atraídos por Estados Unidos: quienes tuvieron el valor de arriesgarlo todo para venir a respirar el aire de libertad; quienes tenían talento y simplemente querían la oportunidad para probarse a sí mismos; quienes querían dar a sus familias una vida segura y próspera.

Y así, Estados Unidos ha sido una nación de inmigrantes. Y ha sido una nación de avances científicos y tecnológicos, de excelencia en la educación, y de mejora constante en el nivel de vida.

Estados Unidos ha librado guerras por todo el mundo para defender la libertad, y en tiempos de paz ha desarrollado instituciones para promover la libertad y la prosperidad en todo el mundo.

Pero la excelencia de América está ahora en disputa, y estamos viviendo tiempos de crisis.

Las inquietudes sobre la integridad electoral han puesto en duda nuestras últimas elecciones presidenciales.

Las demandas por “equidad” en lugar de “igualdad” forman parte de un giro general hacia el socialismo.

Una cultura de la cancelación busca censurar y silenciar a quienes no siguen la línea del progresismo, y en toda nuestra sociedad—escuelas, empresas y gobiernos a diferentes niveles—hay un nuevo gusto por las formas autoritarias.

En la historia reciente, Estados Unidos tuvo un dominio militar incuestionable, pero ahora eso desapareció.

En particular, el objetivo inmediato y estrecho de la China comunista es expulsar a Estados Unidos del Pacífico occidental. En términos más generales, pretende desplazar a Estados Unidos como la superpotencia mundial.

La campaña de China contra Estados Unidos ha sido exhaustiva. Utiliza el espionaje cibernético y convencional para robar la propiedad intelectual y los secretos militares de Estados Unidos. Se infiltra y subvierte las instituciones estadounidenses, poniéndolas al servicio de los intereses de China.

También busca cambiar la cultura política de Estados Unidos, promoviendo el socialismo en secreto.

El Partido Comunista Chino ejerce un nivel de control sin precedentes sobre su población. A través del sistema de crédito social, exige que todos los detalles de la vida cotidiana se ajusten a las demandas del PCCh, utiliza cámaras y tecnología de reconocimiento visual para vigilar a todo el mundo, y censura el correo electrónico y las redes sociales para que la gente pueda solo recibir la narrativa aprobada por el PCCh.

Ahora pretende exportar su sistema a todo el mundo. Busca derrotar la promesa de libertad de América con el comunismo y el control social.

A pesar que Estados Unidos se encuentra en un momento de crisis, no hay motivo para el pánico. Para que los estadounidenses puedan derrotar estas amenazas desde dentro y fuera, hay algo que es muy necesario: Los estadounidenses necesitan recordar por qué su nación es grandiosa. Ellos necesitan entender y percibir la bondad esencial de Estados Unidos.

The Epoch Times está muy adaptado para esta tarea. Muy a menudo, las tendencias negativas en Estados Unidos han sido impulsadas por narrativas favorecidas en los medios y redes sociales. Esas narrativas a menudo construyen una realidad artificial a través de la cual nuestra situación se observa, y se malinterpreta.

La consigna de The Epoch Times es Verdad y Tradición. Nos esforzamos por ofrecer noticias sin ninguna agenda. Independiente de los intereses corporativos o partidistas, The Epoch Times busca proporcionar a sus lectores los hechos. Si los estadounidenses reciben los hechos sobre los principios y la historia de Estados Unidos, entenderán cómo evaluar nuestra situación actual.

The Epoch Times también reconoce la sabiduría y la belleza en las tradiciones de las grandes civilizaciones del mundo. Respetando la tradición, The Epoch Times se mantiene firme cuando critica y rechaza las doctrinas revolucionarias del socialismo y el comunismo. Si los estadounidenses buscan, por ejemplo, comprender la sabiduría de nuestros fundadores, encontrarán una profunda alternativa a la confusión del momento.

Con Defending America, The Epoch Times utilizará eventos, ediciones especiales, documentales, rompecabezas, y concursos para interactuar y enseñar.

Al recordarle a los estadounidenses la promesa de nuestra nación, ayudaremos a dar a nuestros compatriotas la confianza que necesitan para ayudar a restablecer nuestro país en un rumbo sólido.

Esperamos que los estadounidenses se unan a este esfuerzo difundiendo nuestros programas y publicaciones entre sus amigos y familiares.

Para saber más sobre los eventos y actividades relacionados con Defending America, visite EpochTimesEvents.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.