Predicciones de inmunidad colectiva al COVID-19 subestiman inmunidad de células T

Por MEILING LEE
20 de Agosto de 2020
Actualizado: 20 de Agosto de 2020

Últimamente se ha debatido mucho sobre la inmunidad colectiva al COVID-19, ya que nuevos estudios sugieren que el sistema inmunológico de las personas tiene la capacidad de reconocer el virus, lo que explica por qué ciertas personas solo tienen síntomas leves o ninguno en absoluto.

La inmunidad colectiva ocurre cuando un gran número de personas son inmunes a una enfermedad, ya sea por una infección previa o por vacunación, la cual actúa para detener o ralentizar la propagación, protegiendo así a toda la comunidad, incluidos aquellos que no han tenido la enfermedad.

Las estimaciones de los porcentajes necesarios para la inmunidad colectiva se han centrado principalmente en el papel de los anticuerpos de aquellos que se han recuperado del COVID-19, aunque los científicos aún no están seguros por cuánto tiempo los anticuerpos protegen contra la reinfección.

Los estudios ahora también están comenzando a considerar la contribución de las células T a la inmunidad colectiva para COVID-19.

Inmunidad de células T para COVID-19

Evento de recolección de pruebas de anticuerpos COVID-19 en el Miami International Mall, en Doral, Florida, el 18 de junio de 2020. (Jason Koerner/Getty Images para BioReference Laboratories)

El director de los Institutos Nacionales de Salud, el Dr. Francis Collins, dijo en una publicación de su blog que los estudios sobre la respuesta inmune al SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad COVID-19, se han concentrado principalmente en la producción de anticuerpos del cuerpo para determinar si tendremos inmunidad contra la enfermedad.

“Pero, de hecho, las células inmunes conocidas como células T de memoria también juegan un papel importante en la capacidad de nuestro sistema inmunológico para protegernos contra muchas infecciones virales, incluyendo —ahora parece— el COVID-19”, dijo Collins.

Las células T (junto con las células B) son un tipo de glóbulo blanco que desempeña un papel esencial en el sistema inmunitario adaptativo, al ayudar al cuerpo a destruir y recordar antígenos, sustancias extrañas que invaden el cuerpo. Aunque las células T se producen en la médula ósea, viajan al timo, un pequeño órgano entre los pulmones directamente detrás del esternón en el pecho, donde madurarán en diferentes tipos de células T con funciones específicas.

A medida que las personas envejecen, el timo se encoge, lo que afecta la producción y la funcionalidad de las células T, por lo que los adultos de 60 años, o más, se vuelven más susceptibles a las infecciones. La población anciana ha sido la más afectada en la pandemia, donde al menos el 45 por ciento “de todas las muertes por COVID provienen del 0,62 por ciento de la población, los que viven en hogares de ancianos y centros de vivienda asistida”, dijo el Dr. Tom Reed, especialista médico y quirúrgico doblemente certificado, durante una discusión en Facebook organizada por el senador estatal de Texas, Bob Hall.

Un estudio publicado en Nature, que Collins cita en su blog, sugiere que las células T del sistema inmunológico pueden ofrecer protección contra COVID-19 al “recordar encuentros pasados con otros coronavirus humanos”, explicando por qué ciertas personas pueden combatir la enfermedad o experimentar solo síntomas leves.

Hay seis coronavirus además del SARS-CoV-2 que infectan a los humanos: cuatro de ellos causan el resfriado común, mientras que los otros dos causaron el brote de síndrome respiratorio agudo severo (SARS) de 2003 y el brote de síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) de 2012. Estos coronavirus produjeron tanto células T de memoria como anticuerpos en individuos infectados, pero fueron las células T de memoria las que continuaron entregando inmunidad durante más de una década, según el estudio.

Varias investigaciones, que confirman resultados similares, se han publicado desde el estudio de Nature.

La última investigación de este tipo, publicada en Cell (pdf), muestra un papel más prometedor de las células T en el desarrollo de la inmunidad colectiva contra COVID-19.

Los investigadores encontraron que “los donantes exhibieron respuestas robustas de células T de memoria meses después de la infección, incluso en ausencia de anticuerpos circulantes detectables específicos para el SARS-CoV-2, lo que indica un grado de inmunidad a nivel de población contra COVID-19 no anticipado previamente”.

El Dr. Scott Atlas, el nuevo asesor del presidente Donald Trump sobre la pandemia, dijo el mes pasado que los datos emergentes mostraban que las personas que no se infectaron tenían inmunidad al COVID-19. “Esto probablemente se deba a esta inmunidad de las células T, que está presente y ahora se ha demostrado que dura años”, dijo.

Atlas, hablando durante una aparición en Fox News, señaló una investigación de Singapur y del Instituto Karolinska de Suecia. Los investigadores del instituto afirmaron que muchas personas con casos leves o asintomáticos de COVID-19 demuestran inmunidad mediada por células T al SARS-CoV-2.

Lograr la inmunidad colectiva

En general, se estima que entre el 60 y el 70 por ciento de la población necesita infectarse por el SARS-CoV-2 antes de lograr la inmunidad colectiva. “Sin embargo, varios estudios recientes han sugerido que, dependiendo de factores poblacionales específicos (densidad de población, propensión a viajar, susceptibilidad, etc.), este número puede ser considerablemente menor en algunas subpoblaciones de lugares particulares del país”, dijo el Dr. Michael Devine, internista, geriatra certificado de doble junta y cofundador de Devine Concierge Medicine, a La Gran Época en un correo electrónico.

Pero cuando se le preguntó si algunos estados ya están viendo la inmunidad colectiva, Devine dijo que no cree que ese sea el caso todavía.

“En todas las medidas que tenemos en la actualidad, la proporción percibida de la población que se cree que ha adquirido inmunidad (por haber sido infectada directamente), o que tiene inmunidad innata (de origen natural o con predisposición genética), está muy por debajo de cualquier predicción de algún modelo que infiera una inmunidad comunitaria”, dijo Devine.

“La reducción de casos que se disfruta actualmente en algunos estados es el subproducto de los hábitos saludables de la población: distanciamiento social, uso de cubrirse la cara en público y mantener una buena higiene de las manos”.

Devine también dijo que limitar los viajes, estar en lugares de clima más cálido y que la gente “pase más tiempo al aire libre, en lugar de estar encerrados en lugares cerrados” puede contribuir a la disminución de la prevalencia del virus.

En una sesión de Instagram en vivo el 13 de agosto, el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo que la luz solar mata el virus. “Esa es una de las razones por las que afuera, bajo el sol, cuando estas interactuando, eso es mucho mejor que estar adentro”.

Otra razón importante para que las personas estén al aire libre es permitir que su piel esté expuesta a la luz solar directa durante 15-30 minutos sin quemarse con el sol, para activar la producción de vitamina D, una hormona importante que ayuda a combatir las infecciones y regular el sistema inmunológico. Los estudios han encontrado que la deficiencia de vitamina D está asociada con un mayor riesgo de infección por COVID-19.

Un estudio del Centro Médico de la Universidad de Georgetown en 2016 encontró que la luz solar, específicamente la luz azul de bajo nivel, también “energiza las células T que juegan un papel central en la inmunidad humana” al hacer que se muevan más rápido.

“Las células T, ya sean auxiliares o asesinas, necesitan moverse para hacer su trabajo, que es llegar al sitio de una infección y orquestar una respuesta”, dijo Gerard Ahern, PhD e investigador principal del estudio en un comunicado de prensa. “Este estudio muestra que la luz solar activa directamente las células inmunitarias clave al aumentar su movimiento”.

Áreas de posible inmunidad colectiva

Estados como Oregón, Washington e Illinois, donde grandes multitudes de personas protestan y se amotinan con frecuencia sin distanciamiento social y donde algunos no usan máscaras, no están experimentando un aumento significativo en nuevos casos o muertes.

El Departamento de Salud de Washington tuiteó el 14 de agosto que “los casos de COVID-19 en el estado se están estancando” incluso en el condado de King, donde continúan los disturbios.

Oregón reportó, el 17 de agosto, 189 nuevos casos diarios de COVID-19, una de sus cifras más bajas de casos diarios, además ese día no se reportaron nuevas muertes, lo que eleva el número total de casos a 23,451 y un total de 388 muertos.

En Illinois, mientras que los casos diarios comenzaron a aumentar nuevamente hacia fines de junio, con el creciente número de pruebas administradas, las tasas de mortalidad habían comenzado a disminuir significativamente al mismo tiempo.

Y en el condado de Ventura en California, una iglesia que protesta por el mandato de cierre del gobernador Gavin Newsom ha estado ofreciendo servicios en interiores para sus feligreses (de hasta varios miles de personas) durante los últimos dos meses sin ningún brote de virus, según NTD. Si bien la iglesia se enfoca en desinfectar adecuadamente antes y después de los servicios, el pastor Rob McCoy de Godspeak Calvary Chapel deja en manos de los miembros de la iglesia si quieren usar máscaras y distanciamiento físico.

El pastor y los miembros de su iglesia enfrentan consecuencias legales por asistir a un servicio religioso en persona, después de violar una orden de restricción temporal que obligaba no realizar actividades en interiores.

Una posible explicación de la menor cantidad de muertes en estas comunidades es que la inmunidad de grupo natural ha surtido efecto hasta cierto punto.

Zachary Steiber contribuyó a esta historia.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Hay escasez de alimentos en China? – Trump condena los ataques a HK

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS