Prehabilitación: el entrenamiento de su cuerpo para la cirugía

Mejorar los niveles de condición física en las semanas previas a la cirugía puede mejorar la recuperación y reducir las complicaciones
Por Emily C. Dunford
03 de Septiembre de 2020 6:55 PM Actualizado: 03 de Septiembre de 2020 6:55 PM

Si ha pospuesto una cirugía debido a la pandemia o tiene una en la mira, es posible que haya algo de trabajo que pueda hacer ahora mismo para prepararse y ayudar a mejorar su resultado posoperatorio.

La prehabilitación, una estrategia que utiliza el ejercicio para mejorar la capacidad funcional de los pacientes antes de la cirugía y mejorar los resultados, se recomienda cada vez más para aquellos que enfrentan cirugías programadas. Este enfoque está mejorando las experiencias de los pacientes en una amplia gama de situaciones.

No hay garantía, por supuesto, pero les da a los pacientes una mayor libertad de acción sobre su propia salud, y nunca es una mala idea hacer lo que se pueda para reducir el riesgo de complicaciones después de la cirugía.

Riesgos posoperatorios

Estadísticamente, morir en el plazo de un mes después de una operación representa el 7.7 % de las muertes a nivel mundial, lo que lo convierte en uno de los tres factores principales que contribuyen a las muertes mundiales, solo por detrás del ataque al corazón y derrame cerebral.

Si bien la muerte es el resultado más grave, los pacientes operados también son susceptibles a complicaciones posoperatorias adicionales, como fatiga intensa, estadías hospitalarias más prolongadas o reingresos hospitalarios, anemia y anorexia posoperatoria, entre muchas otras. Los que corren mayor riesgo después de la operación son generalmente adultos mayores que ya viven con otras enfermedades crónicas, toman varios medicamentos y tienen un menor nivel de condición física.

La habilidad del equipo quirúrgico no es el único factor que afecta el resultado de la cirugía. (Instituto Nacional del Cáncer/Unsplash)

El éxito de un procedimiento quirúrgico depende de algo más que la habilidad del personal médico y de la complejidad de la operación. Cada vez es más evidente que la probabilidad de que el paciente vuelva a un estado de salud física y psicológica también depende de su salud y de lo que haga en las semanas previas a la cirugía.

Los científicos han demostrado que una forma eficaz de aumentar las posibilidades de éxito es el entrenamiento físico antes de la cirugía. En este momento de incertidumbre, cuando muchas cirugías se han retrasado, la prehabilitación podría ser una oportunidad para ayudar a optimizar los resultados.

El ejercicio puede mejorar la forma física gradualmente en tan solo dos semanas. (Pexels)

Los médicos a menudo se preocupan por los factores de riesgo de los pacientes, como la hipertensión arterial, el estado de los lípidos en la sangre o la obesidad, muchos de los cuales son difíciles de controlar. La condición física, algo que puede cambiar con el entrenamiento físico e impacta en varios factores de riesgo, probablemente debería agregarse a esta lista. El entrenamiento con ejercicios puede mejorar su condición física gradualmente en tan solo dos semanas, lo que lo convierte en una opción viable para las personas que están a punto de someterse a un procedimiento quirúrgico.

Prehabilitación

El concepto de prehabilitación se basa en la idea de que los pacientes con una mayor capacidad funcional o nivel de condición física tolerarán mejor un procedimiento quirúrgico, tendrán menos complicaciones posoperatorias y demostrarán mejores resultados funcionales, psicológicos, sociales y quirúrgicos.

Las personas con mayor capacidad funcional antes de la cirugía pueden tener mejores resultados posoperatorios. (Yulissa Tagle/Unsplash)

Piense en su estado físico como una jarra de agua y cada resultado después de la cirugía como una planta. Cuanta más agua tenga al principio, de alguna manera predice cuántas plantas o resultados puede cuidar.

Fundamentalmente, la evidencia científica sugiere que el nivel de condición física de un individuo puede ser un predictor más fuerte del riesgo posoperatorio que los factores de riesgo tradicionales, ya que pequeñas mejoras en la condición física se han asociado con mejoras sustanciales en la supervivencia.

La buena noticia es que sabemos que muchos tipos de entrenamiento físico son efectivos, como caminar o trotar a paso ligero, entrenamiento a intervalos de alta intensidad, levantamiento de pesas, ejercicios de respiración y entrenamiento específico de músculos o articulaciones.

El estado físico actual del paciente es un factor importante a tener en cuenta al prescribir un programa de ejercicio prequirúrgico, ya que es muy probable que alguien con un mayor nivel de condición física pueda completar un programa más desafiante, como el entrenamiento en intervalos de alta intensidad combinado con el entrenamiento de fuerza, y requerirá más actividad para ver el incremento de la condición física. Por el contrario, un paciente mayor y frágil que se somete a quimioterapia como preparación para un procedimiento quirúrgico tendrá un nivel de condición física más limitado y solo podrá realizar ejercicios de respiración profunda con el objetivo de fortalecer sus músculos inspiratorios, que son los músculos respiratorios que se usan al inhalar, como el diafragma.

Preparación para cirugías retrasadas

Independientemente del programa de ejercicio específico, parece que estas intervenciones de ejercicio son seguras y pueden estar asociadas con mejores resultados posoperatorios.

Al igual que el entrenamiento para una carrera o un evento deportivo, los programas de prehabilitación son más efectivos cuando se combinan con intervenciones nutricionales y psicológicas. La cirugía induce una respuesta al estrés que provoca una mayor necesidad de fuentes de energía adicionales, que se pueden aliviar con suplementos nutricionales, como hacer una dieta más alta en proteínas.

Se ha demostrado que atender la ansiedad de un paciente con respecto al manejo del dolor y las modificaciones de comportamiento, como dejar de fumar y reducir el consumo de alcohol, disminuye de forma independiente el riesgo de complicaciones posoperatorias. Los mejores resultados postoperatorios se han observado cuando se ha aplicado un enfoque múltiple o un programa diseñado para abordar todos los aspectos de la salud del paciente.

En el cuidado de la salud, es posible cambiar de marcha. Si utilizamos la prehabilitación y abordamos la cirugía como el entrenamiento para una carrera, podríamos ver mejores resultados, menos muertes y pacientes más sanos. Esto es aún más importante ahora, durante la pandemia actual. Con tantas cirugías retrasadas, muchos pacientes tienen un tiempo adicional para la prehabilitación que podría mejorar su resultado.

Emily C. Dunford es becaria postdoctoral en kinesiología en la Universidad McMaster en Canadá. Este artículo se publicó por primera vez en The Conversation.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

A los 20 años no era saludable, pero descubrió que vivir de acuerdo con Verdad, Benevolencia y Tolerancia su vida podía cambiar

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.