Presidente de Taiwán advierte amenaza regional de Beijing mientras recibe delegación de EE.UU.

Por Frank Fang
15 de Abril de 2021
Actualizado: 15 de Abril de 2021

TAIPEI, Taiwán— La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, advirtió el 15 de abril que las actividades militares de China contra la isla de gobierno autónomo suponen una amenaza para la paz regional.

“Recientemente, China envió buques y aviones militares con frecuencia, para realizar maniobras en aguas y espacio aéreo que rodean a Taiwán. Estas acciones alteran el statu quo en el Indo-Pacífico y amenazan la paz y la estabilidad regional”, dijo Tsai en la Oficina Presidencial al dar la bienvenida a una delegación estadounidense visitante, antes de que ambas partes mantuvieran conversaciones a puerta cerrada.

La delegación estaba encabezada por el exsenador estadounidense Chris Dodd (D-Conn.), que llegó a Taiwán el 14 de abril. El exsenador estuvo acompañado por los exsubsecretarios de Estado, Richard Armitage y James Steinberg, así como por Dan Biers, director de la Oficina de Coordinación de Taiwán en el Departamento de Estado.

La visita supone la primera delegación estadounidense que visita Taiwán desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo en enero.

“Estamos muy dispuestos a trabajar con países afines, incluido Estados Unidos, para salvaguardar conjuntamente la paz y la estabilidad del Indo-Pacífico y disuadir las maniobras y provocaciones aventureras”, dijo Tsai.

El Partido Comunista Chino (PCCh) considera a Taiwán como parte de su territorio y amenazó con una guerra para incorporar la isla a su redil. Desde principios de este año, el ejército chino ha estado enviando aviones a la zona de identificación de defensa aérea (ADIZ) de Taiwán casi a diario.

El 12 de abril, 25 aviones militares chinos, incluidos 14 cazas J-16, entraron en la ADIZ de Taiwán. Fue la mayor incursión jamás reportada por el ministerio de Defensa Nacional de la isla.

Dos días después, el 14 de abril, la Administración de Seguridad Marítima de China anunció que los militares chinos realizarían ejercicios con fuego real en aguas cercanas a las islas Nanpeng, en el mar de China Meridional, del 15 al 20 de abril.

Horas después de las declaraciones de Tsai, los aviones militares chinos volvieron a entrar en la ADIZ de la isla, informó el medio local Liberty Times.

Beijing está enfadada por la visita de Estados Unidos. El miércoles, en una sesión informativa diaria, el portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, dijo que China “presentó solemnes protestas ante Estados Unidos”. También pidió a Washington que “maneje con prudencia los asuntos relacionados con Taiwán” para “evitar más daños graves a las relaciones entre China y Estados Unidos”.

El exsenador estadounidense Chris Dodd (D-Conn.) llega con la delegación estadounidense para una reunión con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen (no en la foto), en la oficina presidencial en Taipei el 15 de abril de 2021. (Ann Wang/POOL/AFP vía Getty Images)

También el miércoles, el portavoz de China, Global Times, afirmó que el carácter “no oficial” de la visita mostraba que la administración Biden “no tiene intención de cruzar la línea roja de China en la cuestión de Taiwán y todavía está tanteando su política sobre Taiwán”.

Washington no tiene actualmente lazos diplomáticos formales con Taipei, pero ha mantenido una sólida relación con la isla basada en la Ley de Relaciones con Taiwán (TRA), que fue firmada por el expresidente Jimmy Carter en abril de 1979. Estados Unidos es también el mayor proveedor de armas de Taiwán.

Hablando después de Tsai, en la Oficina Presidencial, Dodd reafirmó la relación de Washington con Taipei.

“Puedo decir con confianza que la asociación de Estados Unidos con Taiwán es más fuerte que nunca”, dijo Dodd.

“A petición de mi viejo amigo, el presidente Joe Biden, se reafirma el compromiso de Estados Unidos con esta asociación y con la profundización de nuestra cooperación en la multitud de intereses que compartimos en común”, añadió.

Dodd dijo que el gobierno de Biden profundizará sus lazos económicos con Taiwán, además de ayudar a la isla a ampliar su “espacio internacional” y apoyar la “inversión en autodefensa” de Taipei.

Beijing se opone a la participación de Taiwán en organizaciones y reuniones internacionales, pues considera que cualquier presencia internacional que pueda gozar la isla equivale a sugerir que Taiwán es un Estado-nación de facto. Actualmente, Taiwán no es miembro de la Organización Mundial de la Salud, debido a las objeciones de Beijing.

Steinberg aplaudió el éxito de Taiwán en la contención de la propagación del virus del PCCh, causante de la enfermedad COVID-19. Taiwán tiene un total de 1068 casos de infección y 11 muertes relacionadas hasta el 15 de abril.

“Los magníficos esfuerzos de Taiwán para responder al brote de COVID-19 son un testimonio de cómo una democracia puede proporcionar una gobernanza fuerte y eficaz en beneficio no solo de sus propios ciudadanos, sino del mundo entero”, dijo Steinberg en la Oficina Presidencial.

El jueves por la tarde, el ministro de Asuntos Exteriores de Taiwán, Joseph Wu, posteó en Twitter que las conversaciones entre ambas partes fueron “cálidas, expansivas y muy productivas” y que las relaciones entre Taiwán y Estados Unidos “son sólidas como una roca y están en gran forma”.

A principios de marzo, el almirante estadounidense Philip Davidson, jefe del Mando Indo-Pacífico de Estados Unidos, advirtió que China podría invadir Taiwán “en los próximos seis años”. Otros analistas creen que el plazo podría ser mucho más corto.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS