Primera agencia federal anuncia obligatoriedad de vacuna contra COVID-19

Por Zachary Stieber
26 de Julio de 2021
Actualizado: 26 de Julio de 2021

El Departamento de Asuntos de los Veteranos (VA, por sus siglas en inglés) está exigiendo a los empleados que se vacunen contra el COVID-19, es la primera agencia federal que lo hace.

“Estamos obligando a vacunarse a los empleados del Título 38 porque es la mejor manera de mantener a los veteranos a salvo, especialmente a medida que la variante Delta se extiende por todo el país”, dijo Denis McDonough, el secretario de Asuntos de los Veteranos, en un comunicado.

Los empleados del Título 38 incluyen médicos, dentistas y enfermeras registradas.

Los empleados tendrán ocho semanas para vacunarse completamente.

Vacunarse completamente significa recibir las dos vacunas de Pfizer o Moderna, o la inyección única de Johnson & Johnson.

Si los empleados se niegan, podrían ser despedidos.

El departamento señaló que docenas de grupos médicos, incluyendo la Asociación Americana de Hospitales, acaban de manifestar su apoyo a la vacunación forzada. La agencia dijo que cuatro empleados han muerto de COVID en las últimas semanas y que todos ellos no estaban vacunados, y que recientemente ha habido un brote tanto entre empleados no vacunados como entre aprendices en uno de los centros de capacitación de la agencia.

“Cada vez que un veterano o un empleado del VA pone un pie en un centro del VA, merece saber que hemos hecho todo lo posible para protegerlo del COVID-19. Con este mandato, podemos volver a hacer —y mantener— esa promesa fundamental”, dijo McDonough.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, no mencionó el mandato en una rueda de prensa del lunes por la tarde justo antes del anuncio de la agencia.

De hecho, dijo a los periodistas que la Casa Blanca no había determinado si sería legal que la administración exigiera a los empleados federales la vacuna contra el COVID-19.

“No se ha determinado que sería ilegal, no. Pero no hemos tomado una determinación al respecto”, dijo Psaki a los periodistas en Washington.

El presidente Joe Biden, en un evento en la Casa Blanca para conmemorar el 31º aniversario de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades, describió al gobierno federal como “un empleador modelo” en cuestiones como las oportunidades para las personas con discapacidades. Un periodista citó a Biden y cuestionó por qué el gobierno no serviría de modelo para el país en materia de vacunaciones forzadas.

“Ciertamente, es prudente que el gobierno federal estudie cualquier medida, al igual que cualquier empleador, sobre cómo podemos incentivar a la gente para que se vacune, proteger a más personas y salvar más vidas. No tengo nada que adelantarle en este momento”, respondió Psaki.

El mes pasado, la Administración Biden dijo que, en general, las agencias federales no deberían obligar a sus empleados a vacunarse contra el COVID-19 como condición previa para trabajar en persona.

Matthew Staver, presidente de Liberty Counsel, un grupo cristiano que representa a una variedad de clientes, dijo a The Epoch Times en una entrevista anterior que el grupo cree que la ley no permite la vacunación forzada.

“No creemos que ningún estado o gobierno pueda imponer estas vacunas COVID, especialmente porque todavía están bajo la autorización de uso de emergencia”, dijo Staver.

Las vacunas COVID-19 de Johnson & Johnson se ven en una mesa en Los Ángeles, California, el 7 de mayo de 2021. (Frederic J. Brown/AFP vía Getty Images)

Los organismos reguladores de los medicamentos concedieron la autorización de emergencia a las vacunas de Pfizer y Moderna en diciembre de 2020 y a la vacuna de Johnson & Johnson a principios de este año. Todavía no se ha concedido la aprobación completa a ninguna de ellas.

Anteriormente, Psaki se mostró partidaria de que empresas e instituciones como la NFL obliguen a vacunarse o impongan duras restricciones a quienes no se vacunen.

La presión sobre la gente para que se vacune “puede salvar vidas”, añadió. “Cuanta más gente se vacune, más seguro estará el país”.

Biden ofreció un mensaje similar cuando se le preguntó si la administración tenía que conseguir que la gente que no se ha vacunado lo hiciera. “Tenemos que hacerlo”, dijo, aunque no dio más detalles.

Los funcionarios de la administración han culpado repetidamente en las últimas semanas a las personas no vacunadas del aumento de los casos de COVID-19 y de las hospitalizaciones que está experimentando el país. A menudo citan a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) como fuente de esa afirmación, aunque los CDC se han negado hasta ahora a hacer públicos los datos.

El aumento de los casos está haciendo que se considere la posibilidad de recomendar el uso de mascarillas incluso a los vacunados, según declaró el fin de semana el Dr. Anthony Fauci, uno de los principales asesores médicos de Biden.

“Esto se está considerando activamente”, dijo Fauci, añadiendo que ha participado en las discusiones.

Destacados demócratas y republicanos han animado a los estadounidenses a vacunarse, aunque los republicanos se oponen en gran medida a la vacunación forzada, mientras que muchos demócratas la apoyan. Los defensores de los derechos civiles han expresado su preocupación por las vacunas forzadas, y algunos empleados que trabajan para empresas que obligan a vacunarse han presentado demandas. Las batallas legales continúan.

Después de que un jugador de la NFL cuestionara si seguiría jugando en la liga debido a las estrictas políticas de la misma, el senador Ron Johnson (R-Wis.) dijo el sábado que apoya el derecho de los estadounidenses a elegir.

“Nadie debería ser presionado, coaccionado o sometido a represalias por rechazar un tratamiento médico, incluida la vacuna COVID”, dijo en un comunicado.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber

Siga a Zachary en Parler: @zackstieber


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS