Probabilidad de miocarditis en hombres jóvenes es mayor por refuerzo de Pfizer que por COVID: Estudio

Por Zachary Stieber
31 de Diciembre de 2021 4:17 PM Actualizado: 31 de Diciembre de 2021 4:17 PM

Los hombres menores de 40 años tienen más probabilidades de experimentar inflamación del corazón después de recibir una dosis de refuerzo de la vacuna anti-COVID de Pfizer que por estar contagiados de COVID-19, según un estudio publicado recientemente.

Los investigadores de la Universidad de Oxford y otras instituciones del Reino Unido descubrieron que los varones de este grupo de edad tenían una tasa de incidencia de miocarditis de 7.6 en los 28 días siguientes a la recepción de la vacuna de refuerzo de Pfizer.

Esta cifra fue superior a la proporción de 2 en las cuatro semanas siguientes a un resultado positivo de la prueba para COVID-19.

“Por primera vez, observamos un aumento en los eventos de miocarditis luego de una tercera dosis de la vacuna BNT162b”, escribieron los investigadores en su estudio, que aún no ha sido revisado por pares.

BNT162b es el nombre de la vacuna COVID-19 de Pfizer.

COVID-19 es la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

La miocarditis es la principal forma de inflamación del corazón que se observa después de que las personas se vacunan o se contagian con COVID-19.

“Las reglas universitarias que exigen la aplicación de dosis de refuerzo no parecen cubrir los intereses de los estudiantes, especialmente de los estudiantes varones… Necesitamos mejores datos sobre los riesgos y beneficios de los refuerzos en el grupo de edad de más de 40 años”, escribió en Twitter la Dra. Tracy Høeg, epidemióloga de California, sobre los resultados del estudio.

Los investigadores también encontraron un vínculo aún más fuerte entre la vacuna anti-COVID de Moderna y la miocarditis.

Después de recibir la segunda dosis del régimen primario de dos dosis de Moderna, los hombres menores de 40 años tenían una tasa de incidencia de 16.5.

Esta cifra es muy superior a la proporción de 3.4 de los que recibieron la segunda dosis de la vacuna de Pfizer y a la proporción de 2.5 de los que recibieron la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca/Universidad de Oxford, ambas con dos dosis iniciales.

Una trabajadora de la salud prepara una dosis de la vacuna Moderna COVID-19 en un hospital de Belper, Reino Unido, el 16 de diciembre de 2021. (Oli Scarff/AFP a través de Getty Images)

Los investigadores extrajeron los datos de la base de datos del Servicio de Gestión de la Inmunización del NHS, que incluye información sobre todas las personas que recibieron una vacuna en Inglaterra. Aquellos en la base de datos recibieron una vacuna entre el 1 de diciembre de 2020 y el 15 de noviembre de 2021.

Estimaron 101 eventos de miocarditis adicionales por millón en los 28 días posteriores a la segunda dosis de la vacuna de Moderna y 13 eventos adicionales después de un refuerzo de Pfizer, los cuales fueron más altos que la estimación de 7 eventos adicionales de este tipo en las cuatro semanas posteriores a una prueba positiva de COVID-19.

Pfizer y Moderna no respondieron a solicitudes de comentarios al respecto.

Los investigadores, que recibieron fondos de la Universidad de Oxford y del gobierno del Reino Unido, enfatizaron que en la población en general, el riesgo de miocarditis se calculó como mayor después de la infección de COVID-19 en comparación con la vacunación, excepto después de la segunda dosis de la vacuna de Moderna. Entre las limitaciones se encontraba la incapacidad de desglosar el riesgo específico para los niños de 13 a 17 años porque el número de episodios de miocarditis era demasiado pequeño.

En estudios anteriores se había considerado que el riesgo de miocarditis era mayor para los varones jóvenes que recibieron la vacuna de Moderna o Pfizer en comparación con los contagiados de COVID-19, pero ningún investigador había analizado el riesgo de las dosis de refuerzo.

Los organismos reguladores de medicamentos en EE.UU. autorizaron refuerzos de la vacuna de Pfizer para jóvenes de 16 y 17 años a principios de este mes, y los Centros de Control de Enfermedades recomendaron que todos los adolescentes recibieran una tercera dosis.

Ambas agencias rechazaron las recomendaciones de sus paneles de asesoramiento sobre vacunas. Los miembros de dichos paneles expresaron preocupación anteriormente sobre el riesgo de efectos secundarios de los refuerzos como la miocarditis ya que dichos riesgos superan los beneficios de los refuerzos en hombres jóvenes.

Los funcionarios estadounidenses se basaron en gran medida en los datos de Israel, que comenzaron a aplicar las dosis de refuerzo a los jóvenes por delante de prácticamente todas las demás naciones. El análisis de riesgo-beneficio de Pfizer, basado en datos de Israel, estimó que se evitarían entre 29 y 69 hospitalizaciones por COVID-19 por millón de dosis de refuerzo administradas, pero esos refuerzos conducirían a entre 23 y 69 casos de miocarditis posterior al refuerzo.

Al mismo tiempo, los reguladores retrasaron a fines de octubre una decisión sobre la autorización de la vacuna de Moderna para niños de 12 a 17 años debido a preocupaciones sobre la miocarditis posvacunación.

El nuevo estudio debería desencadenar una pausa de la vacuna de Moderna en todos los hombres menores de 40 años, como han ordenado varias naciones europeas, escribió en su blog el Dr. Vinay Prasad, epidemiólogo de la Universidad de California en San Francisco.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.