Profundizando: La brutal guerra entre los cárteles de la droga de México

Por Joe Gomez
13 de Abril de 2023 1:15 PM Actualizado: 13 de Abril de 2023 1:16 PM

La guerra entre los cárteles de la droga de México ha alcanzado nuevos niveles a medida que los principales cárteles más antiguos se han dividido, aumentando la competencia entre los grupos separados y dando lugar a actos de violencia más espeluznantes, incluso contra estadounidenses.

El ejemplo más reciente de la brutalidad de los cárteles de la droga mexicanos contra ciudadanos estadounidenses es el de los cuatro estadounidenses secuestrados en la ciudad fronteriza de Matamoros por el cártel del Golfo en marzo. Dos estadounidenses murieron y otros dos —un hermano y una hermana— sobrevivieron y han hablado recientemente de su experiencia.

“Intentaron que mantuviéramos relaciones sexuales entre nosotros”, declaró a la CNN Eric Williams, que recibió disparos en ambas piernas pero sobrevivió al incidente. “Pero les dijimos que éramos hermanos y que ella estaba embarazada”.

Williams continúa diciendo que él y su hermana Washington McGee fueron llevados a varios lugares durante varios días, con los ojos vendados y con armas apuntándoles a la cabeza.

Los dos fueron finalmente entregados a las autoridades mexicanas por miembros del cártel del Golfo que dejaron una nota de “disculpa”, el cártel también entregó a varios de sus miembros presuntamente implicados en el secuestro y los asesinatos a las fuerzas policiales mexicanas.

Este tipo de violencia es muy común en México, ya que varios cárteles libran una brutal guerra por alcanzar el control del país.

“Con respecto a la violencia, en toda mi vida, y he estado trabajando en la DEA durante 28 años y he estado involucrado en la aplicación de la ley desde que me retiré. Así que más de 30 años estudiando y observando la evolución de los cárteles. Son probablemente la organización más violenta que he visto nunca”, declaró a The Epoch Times Derek Maltz, exagente especial a cargo de la División de Operaciones Especiales del Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ, por sus siglas en inglés).

“Hacen todo lo que hacen los grandes terroristas. Y es la forma en que matan, cortando cabezas, tirando cabezas a las pistas de baile, colocando cabezas en postes de vallas con notas, cortando miembros y metiéndoselos en la boca a los fallecidos con notas intimidatorias”.

Como jefe de la SOD, el liderazgo de Maltz desempeñó un papel vital en la captura de El Chapo Guzmán, capo del cártel de Sinaloa. Dice que los cárteles no tienen “ninguna consideración por la vida humana” y sólo se preocupan por “maximizar los beneficios”.

“Dirigen su negocio como una empresa de Fortune 500 en el sentido de reducir su riesgo a medida que hacen crecer su negocio”, dijo. “Actualmente trabajan con las redes criminales chinas, inundan Estados Unidos de fentanilo mortífero y también de metanfetamina… entre el cártel de Sinaloa y el cártel Jalisco Nueva Generación están probablemente en 40 o 50 países. Han acumulado capacidades increíbles en cuanto a armas y tecnología punta”.

Los cárteles de la droga de México

El mayor y más sanguinario cártel de la droga de México es el Cártel Jalisco Nueva Generación (CNJG), con sede en el estado de Jalisco y que opera en todo el país, según una evaluación de riesgos realizada por la empresa de seguridad Global Guardian.

El CNJG trafica drogas como el fentanilo y las metanfetaminas a Estados Unidos y recientemente también se ha adentrado en el multimillonario negocio del aguacate.

El Cártel de Sinaloa (CDS), que en su día fue el cártel de la droga dominante en México, es ahora el segundo en el poder tras el CNJG, después de años de luchas internas y de dividirse en grupos separados.

Otros tres grandes cárteles de la droga, como Los Zetas, el Cártel del Golfo y el Cártel de Juárez, también contribuyen a los altos niveles de violencia en México.

Los cinco cárteles luchan constantemente por el dominio y el territorio, y los ciudadanos mexicanos se ven a menudo atrapados en medio.

“También están amenazando a los ciudadanos mexicanos. Están torturando a la gente como nunca hemos visto, están tirando a la gente en pozos de ácido, decapitando a la gente, desmembrando a la gente, tienen armas de grado militar, tienen cohetes tierra-aire”, dijo Maltz.

Plata o plomo

La presencia del cártel mexicano de la droga no se limita a México, sino que su alcance se extiende por Centroamérica y Sudamérica, donde se han aliado con otras organizaciones delictivas transnacionales como la MS-13 en El Salvador.

“Iba de camino a la preparatoria [en San Salvador] y, de repente, tres hombres salieron de entre los arbustos armados y me obligaron a meterme en un callejón”, relató Ángel Mamani a The Epoch Times. “Tomaron mi mochila y mis cuadernos y me obligaron a quitarme la camiseta para ver si tenía tatuajes”.

Mamani afirma que los hombres eran miembros de la MS-13 y estaban comprobando si tenía tatuajes para determinar si formaba parte de una banda rival. “Me dijeron que si intentaba huir me matarían”.

Dice que los miembros de la banda acabaron marchándose una vez que le quitaron todo lo que llevaba encima, dándole el ultimátum “plata o plomo”.

“Significa que renuncies a todo lo que tienes o mueres”, dijo.

Este encuentro que puedo haber sido mortal es algo que los habitantes como Mamani experimentan con regularidad y que los migrantes o quienes desean viajar ilegalmente a través de varias fronteras terrestres hacia Estados Unidos afrontan de forma aún más dura.

“Para mí es increíble el trato que reciben los migrantes [por parte de los cárteles], cómo todas estas chicas jóvenes toman anticonceptivos antes de emprender el viaje porque saben que las van a violar”, dice Maltz. “Porque estos cárteles y traficantes de migrantes actúan como salvajes en muchos sentidos por la forma en que tratan a las mujeres y a los niños, son muy abusivos [y hay muchas] agresiones sexuales”.

Maltz continúa diciendo que el abuso no termina para los migrantes que son llevados ilegalmente a Estados Unidos, a menudo para entregar drogas mortales como el fentanilo. Si finalmente consiguen cruzar la frontera entre Estados Unidos y México, el peligro puede ser aún peor.

“Una vez que entran en el país [los cárteles] los ponen en escondites y en condiciones muy inhumanas, dependiendo de cuánto dinero pagues puedes estar en una casa a 100 grados sin aire acondicionado con gente amontonada unos encima de otros”.

Reacción política

En enero, el expresidente Donald Trump dijo que si es reelegido como presidente, ordenará al ejército estadounidense aplastar a los cárteles de la droga mexicanos y no mostrarles “ninguna piedad”.

Trump hizo el anuncio en una declaración en video y anteriormente había sugerido el uso de la fuerza militar estadounidense contra los cárteles de la droga que operan al sur de la frontera, incluyendo el supuesto lanzamiento de misiles en México para destruir laboratorios de drogas.

Varios legisladores republicanos en el Congreso han pedido que Estados Unidos envíe una fuerza militar a México para acabar con los cárteles de la droga.

“Los cárteles están en guerra con nosotros, envenenando a más de 80,000 estadounidenses con fentanilo cada año, creando una crisis en nuestra frontera y convirtiendo a México en un narcoestado fallido”, declaró el representante Dan Crenshaw (R-Texas) en enero. “Es hora de que les apuntemos directamente”.

Los legisladores están incluso presionando para que algunos cárteles de la droga mexicanos sean considerados organizaciones terroristas extranjeras.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.