Provincia de China prepara miles de camas de hospital en medio de una nueva ola de infecciones

Por Eva Fu
11 de Abril de 2020
Actualizado: 12 de Abril de 2020

Una provincia al norte de China está preparando miles de camas de hospital como previsión de un aumento de pacientes con el virus del PCCh, días después de que las medidas de cierre se relajaron en el epicentro de Wuhan, según documentos internos revisados por The Epoch Times.

Heilongjiang, la provincia más septentrional de China, cerró su ciudad fronteriza de Suifenhe el 7 de abril, lo cual, según las autoridades, fue un intento de detener el flujo de casos importados de Rusia.

Del 27 de marzo al 9 de abril, la ciudad reportó más de 100 casos importados, así como 148 pacientes asintomáticos, aquellos infectados que no muestran ningún síntoma de la enfermedad, que fueron casos importados. Solo se informaron tres nuevas infecciones domésticas durante ese período.

Sin embargo, los residentes en Heilongjiang han expresado dudas sobre estas cifras oficiales, diciendo que las autoridades probablemente estaban tratando de minimizar la gravedad de esta nueva ola de infecciones centrándose en casos importados.

Suifenhe actualmente está construyendo un hospital improvisado de 600 camas dedicado a pacientes asintomáticos, mientras que sus 70,000 residentes están ahora bajo medidas de cierre. Solo una persona de cada hogar puede aventurarse a salir a comprar productos de necesidad una vez cada tres días.

Un oficial del vecindario, en un mensaje en la popular app china WeChat visto por The Epoch Times, enfatizó a los residentes de un complejo en Suifenhe la gravedad de la situación.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


“¿Saben todos qué tan serio es esto?” dijo el oficial. “No tienen idea de quién tiene [el virus] y quién no (…) no tener síntomas es aún más aterrador”, refiriéndose a las infecciones asintomáticas.

Mientras tanto, un aviso interno de la comisión de salud de Heilongjiang con fecha del 8 de abril mostró que planea poner a disposición cerca de 4000 camas de hospital en otras partes de la provincia.

El aviso también decía que la autoridad planea establecer un equipo de apoyo médico de 1100 miembros. También dio instrucciones a las autoridades locales para proporcionar una lista de candidatos dentro de las 24 horas.

Portadores asintomáticos

Según Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., es posible que hasta el 25 por ciento de todas las personas infectadas nunca muestren ningún síntoma, pero transmiten el virus.

Algunos otros pacientes también pueden transmitir el virus 48 horas antes de que empiecen a sentirse mal.

Incluso los pacientes que se cree que se recuperaron de la enfermedad podrían dar positivo nuevamente. El 10 de abril, Corea del Sur notificó 91 casos de pacientes que contrajeron la enfermedad nuevamente después de haberse recuperado previamente. Jeong Eun-kyeong, director de la principal agencia de salud del país, dijo que el virus pudo haber sido “reactivado” en esos pacientes.

China no incluyó pacientes asintomáticos en su conteo diario de casos confirmados hasta el 1 de abril, cuando anunció que 1541 de estos pacientes estarían bajo observación médica.

La Comisión Nacional de Salud reconoció en febrero en sus directrices oficiales que los portadores asintomáticos son una “fuente potencial de infección”, y desde entonces múltiples expertos en salud chinos han minimizado el riesgo de propagación de pacientes asintomáticos.

El experto respiratorio chino Yang Jiong, en una entrevista con los medios estatales a principios de abril, dijo que puede haber entre 10,000 y 20,000 portadores asintomáticos en Wuhan. La entrevista ha sido eliminada desde entonces.

Datos oficiales cuestionados

El régimen chino ha reportado pocas infecciones domésticas nuevas en las últimas semanas, alegando que la mayoría de los casos nuevos son de viajeros infectados en el extranjero.

Sin embargo, varios residentes de Heilongjiang se han preguntado si el régimen estaba proporcionando la imagen completa.

Yu, que vive en la capital provincial Harbin, se preguntó si los funcionarios simplemente estaban etiquetando todos los casos como importados para aligerar la situación del brote.

“Si reconocieran los casos locales, significaría que el brote no está bajo control, y los ‘casos importados’ serían una excusa conveniente”, dijo a The Epoch Times.

“Los funcionarios locales lo han estado encubriendo, no informan los verdaderos [números]”.

Otra nativa de Harbin, Deng, dijo que su vecindario está actualmente bajo medidas de cierre y tiene un toque de queda nocturno a partir de las 10 pm. Dijo que al menos dos residentes en su área, mientras entraban por la puerta de seguridad, recibieron una bandera amarilla y roja en su app de detección de virus respectivamente, lo cual significa que son portadores de virus potenciales y estarían en cuarentena.

Deng dijo que no se atrevió a preguntar demasiado, para no ser acusada de “no creer en el gobierno”. “La información no es transparente”, dijo.

Los hoteles de Suifenhe han cerrado sus puertas por miedo a las infecciones tras el nuevo cierre, según un residente local con apellido Li. Algunos chinos que recientemente regresaron de Moscú fueron puestos en cuarentena en los estadios deportivos locales, dijo Li.

“En realidad, regresar es aún más inseguro”, dijo Li. “Es posible que no tengan el virus, pero es muy fácil infectarse en un grupo concentrado. No sabes quién puede adquirir el virus”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

China pierde 21 millones de usuarios de teléfonos ¿Cuántos por la pandemia?

TE RECOMENDAMOS