Proyecto de ley busca impulsar la producción de chips electrónicos en EE.UU. para contrarrestar a China

Por Frank Fang
11 de Junio de 2020
Actualizado: 11 de Junio de 2020

Ambas cámaras del Congreso han presentado una nueva legislación para impulsar la producción y el desarrollo nacional de semiconductores, que son chips que alimentan todo, desde smartphones, computadoras hasta sistemas de misiles.

La medida se produce a medida que la administración estadounidense busca reducir su dependencia de las cadenas de suministro extranjeras, especialmente las de China.

“Garantizar nuestro liderazgo en el futuro diseño, fabricación y montaje de semiconductores de vanguardia será vital para la seguridad nacional y la competitividad económica de los Estados Unidos”, dijo el representante Michael McCaul (R-Texas), en un comunicado de prensa.

“Como el Partido Comunista Chino (PCCh) tiene como objetivo dominar toda la cadena de suministro de semiconductores, es fundamental que sobrecarguemos nuestra industria aquí en casa”, dijo.

El proyecto de ley requeriría que el secretario de comercio cree un programa federal de USD 10,000 millones para igualar los incentivos ofrecidos por los gobiernos estatales y locales a las empresas para construir plantas de fabricación de semiconductores en los Estados Unidos.

Las empresas también tendrían derecho a beneficios fiscales en forma de créditos fiscales a la inversión (ITC) reembolsables por los gastos relacionados a la compra de equipos de semiconductores o la construcción de instalaciones de fabricación. La tasa de ITC sería del 40 por ciento hasta 2024, del 30 por ciento en 2025 y del 20 por ciento en 2026.

Además, el proyecto de ley reservaría USD 12,000 millones en fondos de investigación y desarrollo para varias agencias federales. Por ejemplo, la National Science Foundation (NSF) recibiría USD 3000 millones para implementar programas de investigación básica.

También se establecería un fondo fiduciario de USD 750 millones durante diez años para actividades tales como alinear la política de los Estados Unidos sobre el desarrollo de la microelectrónica con las de los socios gubernamentales extranjeros.

Nombrada la Ley de Creación de Incentivos Útiles para Producir Semiconductores (CHIPS) para Estados Unidos, fue presentada por John Cornyn (R-Texas) y Mark Warner (D-Va.) en el Senado el 10 de junio. Según el comunicado de prensa, McCaul y la representante Doris Matsui (D-Calif.) presentarán la versión de la Cámara el 11 de junio.

Si se aprueba, el presidente de los Estados Unidos debería establecer un subcomité de liderazgo de semiconductores a través del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, para garantizar el liderazgo de los Estados Unidos en tecnología e innovación de semiconductores.

“Esta legislación ayudaría a estimular las capacidades avanzadas de fabricación de semiconductores a nivel nacional, asegurar la cadena de suministro y garantizar que EE.UU. mantenga nuestro liderazgo en diseño mientras que crea empleos, reduce nuestra dependencia de otros países para la fabricación avanzada de chips y fortalece la seguridad nacional”, dijo Cornyn en el comunicado de prensa.

El organismo de comercio de Estados Unidos, Semiconductor Industry Association (SIA), dio la bienvenida al nuevo proyecto de ley en una declaración el 10 de junio.

“EE.UU. representa actualmente solo el 12 por ciento de la capacidad global de fabricación de semiconductores”, dijo Keith Jackson, presidente de SIA y presidente ejecutivo de la firma estadounidense ON Semiconductor.

Jackson agregó que el proyecto de ley permitiría a Estados Unidos “seguir siendo el líder mundial en tecnología de chips, que es estratégicamente importante para nuestra economía y seguridad nacional”.

Según SIA, las empresas de semiconductores con sede en EE.UU., que principalmente realizan investigación y desarrollo, diseño y tecnología de procesos, tienen la mayor participación en el mercado mundial, con un 47 por ciento en 2019. Corea del Sur ocupa el segundo lugar con un 19 por ciento, seguida de Japón y Unión Europea con 10 por ciento cada uno, Taiwán tiene 6 por ciento y China tiene 5 por ciento.

Pero en términos de fabricación, hay tres compañías en el mundo capaces de producir los chips más rápidos y avanzados: la firma estadounidense Intel, el gigante tecnológico surcoreano Samsung y, TSMC con sede en Taiwán , el mayor fabricante de chips por contrato del mundo.

Intel tiene seis plantas de chips: tres en los Estados Unidos, una en Irlanda, otra en Israel y una en la ciudad de Dalian, China.

En mayo, TSMC anunció un plan para construir una planta de fabricación de USD 12,000 millones en Arizona.

Aunque China se queda atrás en cuanto a capacidades de fabricación de semiconductores–los fabricantes de chips en China están al menos dos generaciones detrás de TSMC–algunas partes de la cadena de suministro tienen su sede en China. Por ejemplo, TSMC y Samsung tienen fábricas de chips en China.

China, que depende en gran medida de las importaciones extranjeras de semiconductores, había establecido un objetivo para producir en el país el 70 por ciento de sus necesidades de semiconductores para 2025, bajo su ambiciosa política industrial “Made in China 2025”.

Pero es poco probable que China cumpla esas ambiciones. Según las estimaciones en un informe de mayo de la empresa de investigación de mercado de semiconductores con sede en Arizona IC Insights, la producción nacional de semiconductores de China solo alcanzaría el 20,7 por ciento en 2024, aproximadamente un tercio de su objetivo del 70 por ciento. La producción interna de China se situó en el 15,7 por ciento en 2019.

IC Insights señaló que las empresas con sede en China solo produjeron semiconductores por un valor de USD 7.6 mil millones (38.7 por ciento de la producción), mientras que los restantes USD 11,9000 millones (61.3 por ciento) de chips fueron producidos por compañías extranjeras como TSMC, Samsung, Intel y el fabricante de chips coreano SK Hynix que tienen fábricas en China.

“IC Insights pronostica que al menos el 50 por ciento de la producción de IC [circuito integrado] en China en 2024 provendrá de compañías extranjeras como SK Hynix, Samsung, Intel, TSMC, UMC y Powerchip con fábricas en China”, indica el informe. UMC y Powerchip son compañías de semiconductores con sede en Taiwán.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Tribunal confirma que China continúa sustrayendo órganos por la fuerza

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS