Proyecto de ley de Arizona busca frenar la sustracción forzada de órganos en China

Disuade a los residentes de Arizona de contribuir involuntariamente mediante el "turismo de trasplantes"

Por Allan Stein
06 de Febrero de 2024 11:15 AM Actualizado: 06 de Febrero de 2024 11:56 AM

PHOENIX, Arizona— Un proyecto de ley patrocinado por los republicanos en Arizona busca combatir la Sustracción forzada de órganos en la China comunista, donde los presos de conciencia han sido asesinados por sus órganos a gran escala durante más de dos décadas.

En una conferencia de prensa en Phoenix, el 5 de febrero, el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes de Arizona, Leo Biasiucci (R), patrocinador del proyecto de ley, dijo que la legislatura HB2504 restringiría el apoyo financiero a los trasplantes de órganos de China y “otros adversarios extranjeros”.

Estos adversarios extranjeros incluyen Rusia, Irán, Corea del Norte, Cuba, Venezuela, Siria y la región administrativa especial de Hong Kong.

El proyecto de ley, también conocido como Arizona End Organ Harvesting Act, pretende disuadir a los residentes de Arizona de contribuir “inadvertidamente” a la sustracción forzada de órganos mediante la práctica del “turismo de trasplantes”.

En la mayoría de los casos, el tiempo de espera para recibir un trasplante de órganos en Estados Unidos es de uno a tres años. Sin embargo, en China, un paciente puede recibir un nuevo riñón o hígado en tan sólo dos o tres semanas y a un costo menor.

Los practicantes de Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, se encuentran entre las principales víctimas de la sustracción forzada de órganos en China, en el marco de la continua guerra del régimen comunista contra la espiritualidad tradicional. Otras víctimas son, al parecer, uigures, tibetanos y cristianos de la iglesia cristiana practicada en el hogar.

El Dr. Dana Churchill, miembro de la junta directiva y delegado de la organización sin ánimo de lucro Médicos contra la Sustracción Forzada de Órganos (DAFOH-Doctors Against Forced Organ Harvesting), de la Costa Oeste, declaró a la prensa que un estudio realizado en 2006 reveló la alarmante magnitud del problema.

“Nosotros nos quedamos estupefactos. En aquel momento no teníamos ni idea de lo que estaba ocurriendo”, declaró el Dr. Churchill. “El Partido Comunista Chino se está basando en nuestro miedo a la muerte para ganar dinero”.

“Esto es algo que está ocurriendo seriamente. Tenemos que hacer algo al respecto”.

El 4 de febrero de 2024, el legislador británico Lord Philip Hunt de King’s Heath propuso a DAFOH para el Premio Nobel de la Paz por su papel en sacar a la luz los “horrores de la sustracción forzada de órganos” en China.

Según DAFOH, el número de operaciones de trasplante con “origen inexplicable de órganos” fue de 41,500 entre los años 2000 y 2005.

“En el turismo de trasplantes, los donantes voluntarios reciben pagos por donar sus órganos. En cambio, la sustracción forzada de órganos en China no tiene precedentes”, según una hoja informativa de DAFOH.

Los “órganos se obtienen de los presos cuyas vidas, con el pretexto de la ‘ejecución’, se eliminan activamente. Esta práctica sacude los cimientos mismos de la ética médica”.

DAFOH informa de que, entre los años 1999 y 2004, el número de trasplantes en China se triplicó hasta rondar los 10,000 anuales, a pesar de la inexistencia de un programa de donación voluntaria.

Al mismo tiempo, el número de centros de trasplantes aumentó en más de un 300%, hasta situarse en torno a los 800.

“El inicio de la persecución de Falun Gong en 1999, coincide con el crecimiento exponencial de la industria de los trasplantes en China”, añadió DAFOH.

El Dr. Churchill afirmó que actualmente hay entre 500,000 y un millón de presos en las cárceles chinas.

El Dr. Dana Churchill, delegado de Médicos contra la Sustracción Forzada de Órganos de la Costa Oeste de Estados Unidos, habla en una concentración para crear conciencia sobre la persecución del PCCh a Falun Gong en Santa Mónica, California, el 17 de julio de 2022. (Debora Cheng/The Epoch Times)

La sustracción de órganos de presos de conciencia en China se considera uno de los aspectos del Partido Comunista Chino de su Persecución a Falun Gong, práctica espiritual que el régimen comunista considera una amenaza debido a su popularidad entre la población china.

Falun Gong consiste en ejercicios de meditación y enseñanzas morales centradas en los principios de verdad, benevolencia y tolerancia. En la década de 1990, la práctica creció transmitida de boca en boca hasta alcanzar en 1999 los 100 millones de practicantes en China.

Crystal Chen, una practicante de Falun Dafa que ahora vive en Houston, Texas, habló como testigo de la práctica de sustracción forzada de órganos en el Congreso de Estados Unidos en una rueda de prensa el 5 de febrero.

Ella fue detenida por las autoridades chinas varias veces debido a sus creencias entre los años 1999 y 2004. En sus declaraciones dijo que fue severamente torturada en prisión y sometida a exámenes médicos diarios.

“Estas pruebas no se hicieron por nuestro bienestar”, afirmó la Sra. Chen, indicando que se hicieron para identificar donantes de órganos compatibles.

La información de estas pruebas médicas entró en una “enorme base de datos biológicos para la compatibilidad de órganos”, agregó la Sra. Chen.

“Si mi tipo de sangre y mi tipo de tejido hubieran sido compatibles con los del receptor del órgano, yo no estaría aquí hoy”.

Ella indicó que algunas universidades de Estados Unidos pueden, sin saberlo, contribuir a la industria de la sustracción forzada de órganos al capacitar a cirujanos de trasplantes chinos en colaboración con hospitales de investigación.

La Sra. Chen también señaló que apoya la legislación HB2504 de Arizona como una forma de detener esta práctica inhumana.

Crystal Chen, practicante de Falun Dafa, participa en una vigilia con velas frente al consulado chino en Nueva York el 20 de julio de 2016. (The Epoch Times)

Yu Han es otra persona afectada por la sustracción forzada de órganos en China que habló en la reunión de Phoenix.

Ella declaró que en 2004, las autoridades detuvieron a su padre, que era practicante de Falun Gong, y dos meses después, su familia se enteró de que había muerto de un ataque cardíaco, a pesar de que estaba sano antes de que se lo llevaran.

Cuando vio el cuerpo de su padre antes de la cremación, se sorprendió al ver “puntos blancos en su cuerpo”.

“La incisión iba desde la garganta hasta el abdomen”, indicando una extirpación quirúrgica de sus órganos vitales.

Tres años más tarde, se enteraría de que el PCCh había matado a un número incalculable de otros presos de conciencia para extraer sus órganos.

“Mi padre probablemente fue una de esas víctimas. No quiero que la muerte de mi padre haya sido en vano. Nosotros debemos detener la sustracción forzada de órganos en China”, afirmó la señora Han.

Diana Molovinsky, miembro de Falun Dafa de Phoenix, dijo en la conferencia de prensa que la HB2504 restringiría los pagos del seguro médico por cuidados posteriores a trasplantes relacionados a una sustracción forzada de órganos.

“Yo creo que el acto en sí mismo es muy mortificante. Incluso si hubiera una persona que fue allí y lo hizo, eso sería suficiente para decir que esto no debería suceder”, dijo la Sra. Molovinsky a The Epoch Times.

“Esto se considera un secreto militar. Ellos [el PCCh] no tienen que revelar quiénes son los pacientes que están siendo asesinados”.

La Sra. Molovinsky dijo que muchos médicos de China que reciben capacitación médica en Estados Unidos no saben que sus habilidades serán utilizadas en la sustracción forzada de órganos, “como parte de este genocidio”.

“Ellos creen que vienen aquí para tener una habilidad que salvarán vidas y para poder retornar y usarlas para el bien”, dijo a continuación.

También indicó que los prisioneros que se someten a la sustracción forzada de órganos no reciben anestesia, por lo que la cirugía es en sí misma la forma de ejecución.

“Están alineados como ganado” y se eligen en función de si hay compatibilidad de órganos, dijo la Sra. Molovinsky.

“Existe un entendimiento de que si los ponen bajo [anestesia], podría afectar los órganos o hacerlos menos viables. El acto en sí mismo es una ejecución”.

La HB2504 encaja con un proyecto de ley bipartidista presentado en el Congreso en 2023. Los copatrocinadores del proyecto de ley de Arizona incluyen a la líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Teresa Martínez, el representante Matt Gress y la senadora Wendy Rogers, también republicanos.

La Sra. Chen testificó en apoyo de la SB1040 de Texas, que se convirtió en la primera ley en Estados Unidos que aborda la sustracción forzada de órganos.

La Sra. Han testificó durante la Cumbre Internacional de Libertad Religiosa de 2022 contra la sustracción forzada de órganos como una grave violación de los derechos humanos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.