Proyecto de ley de defensa listo para detener el flujo de fentanilo chino en EE.UU.

Por Frank Fang
13 de Diciembre de 2019 Actualizado: 13 de Diciembre de 2019

La afluencia de drogas ilegales chinas en Estados Unidos ha llevado al Congreso de los Estados Unidos a abordar la crisis de opioides del país en un proyecto de ley de gasto masivo de defensa.

La versión recientemente finalizada de la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA) para el año fiscal 2020 contiene múltiples disposiciones dirigidas a las amenazas planteadas por Beijing, incluidos vagones, autobuses, drones y fentanilo, todos originarios de China.

El fentanilo, un opioide sintético, es 100 veces más potente que la morfina y 50 veces más potente que la heroína, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Tan poco como dos miligramos se considera una dosis letal para la mayoría de las personas.

Sobredosis letales de fentanilo mataron a 71.500 estadounidenses en 2017, según datos publicados por los CDC. Y China es la mayor fuente de fentanilo ilícito y sustancias similares al fentanilo en el país, según un informe de 2018 de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad de Estados Unidos y China (USCC).

La NDAA, que establece presupuestos y gastos para el Pentágono, adoptó un proyecto de ley llamado “Ley de Sanciones de Fentanilo”, que impondría “sanciones económicas y financieras a los traficantes extranjeros de opioides ilícitos”.

El proyecto de ley también contiene un lenguaje que llama a Beijing a “seguir adelante con la implementación completa” de las nuevas regulaciones vigentes a partir del 1 de mayo, y a reforzar el control de todos los análogos de fentanilo.

Las nuevas regulaciones chinas, anunciadas en abril, incluían medidas como agregar todas las sustancias relacionadas con el fentanilo a la lista de sustancias controladas de China, y que los investigadores y funcionarios de aduanas chinos intensifiquen sus esfuerzos de aplicación.

En ese momento, el representante estadounidense Chris Smith (R-N.J.) y otros legisladores expresaron escepticismo sobre los nuevos esfuerzos de China, cuestionando si las medidas frenarían el flujo de drogas ilegales chinas hacia los Estados Unidos.

Los legisladores bipartidistas han estado presionando para que la legislación estadounidense proteja a los estadounidenses de ser víctimas de drogas ilícitas procedentes de China.

A principios de abril, un grupo de senadores estadounidenses, incluido el senador Charles Schumer (D-N.Y.), presentó su versión de la Ley de Sanciones de Fentanilo (S.1044). Las versiones acompañantes del proyecto de ley también se presentaron a la Cámara.

“Cuando se trata de tomar medidas genuinas para abordar esta crisis, China continúa pateando la lata en el camino mientras las vidas de los estadounidenses son derribadas, envueltas por la adicción o truncadas por la tragedia”, dijo Schumer en una declaración el 11 de diciembre que aplaude la inclusión de la Ley de Sanciones de Fentanilo en la NDAA.

Schumer agregó: “En el estado de Nueva York, de noviembre de 2017 a 2018, aproximadamente 2000 personas murieron por sobredosis de opioides. Alrededor de 1500 de esas muertes fueron por opioides sintéticos como el fentanilo”.

Schumer agregó que espera que la NDAA se apruebe a principios de la próxima semana.

El representante Vern Buchanan (R-Fla.), quien presentó una versión del proyecto de ley en la Cámara de Representantes, en una declaración del 12 de diciembre dijo que Estados Unidos debe “responsabilizar a Beijing por cualquier falta de progreso que controle el fentanilo que fluye libremente de su país”.

Citando datos de dos oficinas locales del sheriff del condado en Florida, Buchanan señaló que las sobredosis y las muertes aumentaron significativamente este año desde hace un año. En el condado de Manatee, hubo 601 sobredosis y 61 muertes en octubre, lo que representa más del doble de muertes durante el mismo período del año pasado.

“Este es un desarrollo aterrador teniendo en cuenta que hace solo unos años la cantidad de sobredosis estaba disminuyendo”, agregó Buchanan.

Robo de investigación universitaria

Además de la Ley de Sanciones de Fentanilo, la DNAA también ha incluido lenguaje de otro proyecto de ley de los EE.UU.; la Ley de Protección de Universidades (H.R. 1678), para proteger la investigación sensible universitaria del espionaje extranjero.

El proyecto de ley de la Cámara fue presentado por un grupo de representantes, incluido Jim Banks (R-Ind.) en marzo. La versión del Senado (S.1879) se introdujo en junio. La legislación se introdujo en medio de la creciente preocupación de que el régimen chino estaba apuntando a universidades e institutos de investigación de EE.UU. por robo de propiedad intelectual sensible.

La NDAA incluye una disposición que requiere que el Departamento de Defensa recopile información de antecedentes sobre cualquier persona que participe en la investigación financiada por el Pentágono.

“El gobierno chino tiene un largo historial de manipular y presionar a los ciudadanos chinos que estudian en universidades estadounidenses para ser recolectores de información para el gobierno y el ejército comunista en Beijing”, declaró Banks en un comunicado de prensa del 12 de diciembre desde su oficina.

El Instituto de Política Estratégica de Australia (ASPI), un grupo de expertos independiente financiado parcialmente por el Departamento de Defensa de Australia, en un informe de octubre, señaló que Beijing desde 2007 ha enviado a más de 2500 científicos e ingenieros militares chinos en todo el mundo para estudiar en el extranjero instituciones, a menudo enmascarando sus lazos militares.

Mira a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

TE RECOMENDAMOS