Proyecto de parque eólico en Texas plantea una amenaza para la seguridad nacional, dicen expertos

Por Emel Akan
31 de Diciembre de 2020
Actualizado: 31 de Diciembre de 2020

WASHINGTON—Un proyecto de un parque eólico en el oeste de Texas se ha convertido en un potencial problema de seguridad nacional, debido a que su propietario chino tiene vínculos con el régimen comunista de Beijing y el Ejército Popular de Liberación (EPL), dicen los expertos.

Una empresa china llamada GH America Investment Group desde 2015 compró 130,000 acres de tierra—un área del tamaño de Tulsa, Oklahoma—en el condado de Val Verde, Texas. El hombre detrás de la empresa de inversión es Sun Guangxin, un hombre de negocios de Xinjiang, China, que es descrito como un “oportunista” por los medios de comunicación chinos con fuertes lazos con el régimen comunista, según informó anteriormente The Epoch Times.

Sun, un exoficial del Ejército Popular de Liberación, es actualmente la persona más rica de la región occidental de Xinjiang, con un patrimonio neto de 1.9 mil millones de dólares, según Forbes. También fue vicepresidente de la Federación Provincial de la Juventud de Xinjiang.

La compañía de inversiones de Sun adquirió los terrenos para construir parques eólicos, con la propuesta de instalar de 50 a 130 turbinas eólicas.

Un panel del Comité de Inversiones Extranjeras en Estados Unidos (CFIUS) dirigido por el Departamento del Tesoro revisó la adquisición y determinó que el parque eólico no representaba una amenaza para la seguridad nacional. Sin embargo, un experto familiarizado con el proyecto en Texas dijo a The Epoch Times que hay una serie de posibles preocupaciones de seguridad nacional sobre el control chino sobre la tierra.

La primera preocupación es que el parque eólico generará electricidad, por lo que implica una infraestructura crítica y supone un riesgo para la red eléctrica de Texas. Los posibles ciberataques a la red eléctrica podrían interrumpir las operaciones de la empresa de suministro eléctrico, dando lugar a cortes de energía a gran escala.

Un ataque a la red eléctrica que tuvo lugar en marzo de 2019 en el oeste de Estados Unidos, por ejemplo, interrumpió durante varias horas los sistemas de suministro eléctrico de California, Utah y Wyoming. El Departamento de Energía de EE.UU. descubrió que “las empresas de servicios eléctricos de todo el territorio de Estados Unidos han visto un aumento constante de los eventos relacionados con la seguridad cibernética y física que siguen siendo motivo de preocupación”.

Además, permitir que una empresa china se conecte a la red eléctrica de EE.UU. plantea serias preocupaciones de seguridad cibernética. El representante republicano saliente Will Hurd de Texas advirtió repetidamente sobre el proyecto, instando al gobierno a “prevenir los ciberataques extranjeros a la infraestructura energética de Texas”.

En un artículo de opinión en julio, Hurd se quejó de que “el gobierno federal no se está moviendo lo suficientemente rápido para prevenirlo, y el gobierno estatal carece de poder para detenerlo”.

“Permitir que un adversario se conecte a nuestra red eléctrica permite al atacante realizar un ataque de inyección de datos falsos, donde el atacante engaña a las herramientas de monitoreo del sistema para pensar falsamente que hay actividad en la red”, escribió.

El 1 de mayo, el presidente Donald Trump emitió una orden ejecutiva para hacer frente a tales ciberataques “maliciosos” contra el sistema de energía eléctrica a gran escala de EE.UU.

Destacó los riesgos, declarando que “un ataque exitoso a nuestro sistema de energía a gran escala presentaría riesgos significativos para nuestra economía, la salud humana y la seguridad, y haría a Estados Unidos menos capaz de actuar en defensa de sí mismo y de sus aliados”.

Alrededor del 95 por ciento de la tierra en Texas es de propiedad privada; la propiedad privada combinada con regulaciones poco estrictas en el estado hace que la compra de propiedades sea más fácil para los extranjeros.

En Texas, también hay un alto grado de interferencia de las autoridades en el desarrollo de los parques eólicos debido a un proyecto de ley sobre la reestructuración de las empresas eléctricas firmado en 1999 por el entonces gobernador George W. Bush, que ordena el desarrollo de la generación de energía eléctrica renovable.

El parque eólico previsto está situado a menos de 30 millas de la frontera entre Estados Unidos y México, y también está muy cerca de la base de la Fuerza Aérea de Laughlin, la mayor instalación de entrenamiento de pilotos de la Fuerza Aérea, lo que podría plantear varios problemas, según los expertos en seguridad nacional. Estos problemas incluyen amenazas de seguridad cibernética contra el entrenamiento de vuelo, la recopilación de información de inteligencia sobre los patrones de vuelo y los pilotos, así como la vigilancia electrónica de la frontera mexicana.

“Según se informa, Sun pagó en exceso por la tierra en el condado de Val Verde y Blue Hills Wind parece ser su único proyecto de energía renovable en EE.UU.”, escribió Daniel Hoffman, exjefe de estación de la Agencia Central de Inteligencia, en un artículo de opinión publicado por Fox News.

“Además de reunir inteligencia sobre las operaciones de seguridad de la frontera de EE.UU. y conectarse a la infraestructura crítica de Texas, incluyendo su red eléctrica, China podría usar la empresa de parques eólicos de Sun como cubierta para reunir inteligencia en la cercana Base de la Fuerza Aérea de Laughlin, que es la principal instalación de entrenamiento de la Fuerza Aérea y donde se gradúan cientos de pilotos por año”, escribió.

Los legisladores, oficiales militares, líderes locales y activistas de Texas han seguido este caso durante los últimos dos años.

GH America Energy compró 10 ranchos en el condado de Val Verde desde 2015. Sun se ha quedado con uno de los grandes ranchos, antes llamado Morning Star Ranch, para su uso personal, informó el San Antonio Express-News en junio.

“Tiene una gran cerca, una gran cabaña de caza y una pista de aterrizaje para aviones, y se informa que la visita periódicamente”, dice el artículo.

Un informe del Servicio de Inversores de Moody’s con fecha del 4 de noviembre mostró que el 40.9 por ciento de la compañía matriz de GH America, el Grupo Guanghui, que está controlado por Sun, será adquirido por Shenergy, una empresa estatal propiedad del gobierno de Shanghai.

“Si la adquisición se completa, Shenergy se convertirá en el segundo mayor accionista de Guanghui”, indica el informe.

En julio, los senadores John Cornyn (R-Texas) y Ted Cruz (R-Texas), junto con Hurd, enviaron una carta al secretario del Tesoro Steven Mnuchin alertando sobre el proyecto.

Los legisladores solicitaron una sesión informativa clasificada para abordar las preocupaciones de seguridad nacional.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Funcionario del PCCh promueve vigilancia china en el extranjero

TE RECOMENDAMOS