Proyecto de reforma electoral impulsado por republicanos pretende evitar que se repitan problemas de 2020

Por The Epoch Times
14 de Julio de 2023 5:43 PM Actualizado: 14 de Julio de 2023 5:43 PM

La mayoría republicana en la Cámara de Representantes de EE. UU. se está centrando en la reforma electoral antes de la contienda presidencial de 2024.

Según los dirigentes del partido, la principal estrategia de los republicanos para sanear la administración electoral en todo el país antes de 2024 es la aprobación de la Ley de Confianza Estadounidense en las Elecciones (ACE).

Hasta la fecha, la Comisión de Administración de la Cámara de Representantes ha celebrado nueve audiencias públicas sobre los diversos aspectos de la legislación.

La audiencia más reciente se celebró el 10 de julio en el condado de Fulton, Georgia, escenario en el pasado de algunas de las disputas más enconadas sobre la legitimidad de los resultados de 2020.

El proyecto de ley se presentó formalmente el 11 de julio de 2023. Cuenta con más de 100 copatrocinadores, ninguno de los cuales es demócrata.

Los miembros republicanos del comité de administración, junto con el líder de la mayoría, Steve Scalise (R-La.), celebraron una rueda de prensa el 12 de julio para llamar la atención del público sobre lo que el presidente Bryan Steil (R-Wisc.) calificó como el “proyecto de ley de integridad electoral más sustantivo de una generación”.

Media docena de secretarios de estado de todo el país asistieron para mostrar su apoyo al proyecto de ley.

Problemas abordados

La Ley ACE elimina la exención fiscal federal para la financiación privada de las elecciones, aboga por el endurecimiento de los requisitos de identificación de los votantes cuando una persona solicita una papeleta de voto por correo, y prohíbe a los estados utilizar fondos federales para pagar la administración electoral a menos que restrinjan la recogida de papeletas.

El proyecto de ley también impide que las agencias federales participen en actividades de registro y movilización de votantes y anima a los estados a limitar y gestionar mejor el uso de los buzones de voto por correo.

Estadounidenses votan en el colegio electoral del Jardín Botánico Olbrich de Madison, Wisconsin, el 8 de noviembre de 2022. (Jim Vondruska/Getty Images)

El 7 de marzo de 2021, el presidente Joe Biden promulgó la Orden Ejecutiva 14019, que convirtió casi todas las oficinas federales, prisiones y cárceles en centros de registro de votantes, información, asistencia lingüística y educación.

La orden dice que, en consonancia con las leyes estatales y federales, los centros ayuden a las personas encarceladas a obtener documentos de identidad con fotografía aceptados por el estado y les faciliten el voto por correo.

Se debaten los pros y los contras

Los partidarios del proyecto de ley sostienen que contiene reformas sólidas de la integridad electoral que reforzarán la confianza de los votantes, respetando al mismo tiempo la Constitución, el federalismo y los principios conservadores.

Los detractores de la legislación propuesta han afirmado que exacerbará la actual supresión de votantes y aumentará aún más la supuesta disparidad de participación electoral entre los votantes blancos y las personas de color.

La introducción del resumen del proyecto de ley afirma que los estados tienen el papel principal en el establecimiento de la ley electoral y la administración de las elecciones; todos los votantes estadounidenses con derecho a voto deben poder votar y todos los votos legales deben ser contados; y que la expresión política es expresión protegida y todas las voces deben ser escuchadas.

En el transcurso de las audiencias, los demócratas de la comisión han defendido el sistema actual y han presionado constantemente para que se centralice aún más la administración electoral y se aumente la financiación federal.

Sólo deben votar los ciudadanos

Un objetivo importante de las reformas republicanas es impedir que los no ciudadanos voten en las elecciones federales, acto que constituye un delito grave según la legislación vigente.

A partir de junio de 2023, el Distrito de Columbia y los municipios de tres estados, California, Maryland y Vermont, permiten que los extranjeros voten en algunas elecciones locales.

Una ordenanza municipal de la ciudad de Nueva York que pretendía permitir a 800,000 no ciudadanos votar en las elecciones locales fue anulada recientemente por la Corte Suprema del Estado de Nueva York.

Para desalentar la práctica de permitir votar a los extranjeros, la Ley ACE penalizaría a cualquier estado que permitiera votar a un no ciudadano en unas elecciones locales descontándole el 30% de los nuevos fondos federales que recibiera en virtud de la Ley Ayuda a América a Votar (HAVA).

El proyecto de ley prohíbe a un estado mantener un censo único de votantes para las elecciones federales si el estado permite que los no ciudadanos voten en las elecciones estatales y locales.

El edificio del Capitolio de EE. UU. en Washington el 27 de junio de 2023. (Madalina Vasiliu/The Epoch Times)

También exige que dichos estados dispongan de papeletas separadas para las elecciones locales si éstas coinciden con unas elecciones federales.

No podrán utilizarse fondos federales para pagar las papeletas separadas exigidas.

La Ley ACE permite a los estados eliminar inmediatamente de su censo electoral a cualquier no ciudadano identificado sin un periodo de restricción.

Un periodo de bloqueo es una norma que impide realizar una acción en un determinado número de días antes de unas elecciones.

Además, el Departamento de Seguridad Nacional, la Administración de la Seguridad Social y todos los demás organismos federales pertinentes deben proporcionar a los estados, de forma gratuita, todos los datos que obren en su poder y que puedan ayudar a los departamentos electorales estatales a eliminar de sus censos electorales los nombres de extranjeros y de personas fallecidas.

Para impedir que los ciudadanos extranjeros influyan en las elecciones estadounidenses aportando dinero o contribuciones en especie a las propuestas electorales locales que puedan favorecer o a las que se opongan, la Ley ACE ilegaliza tales donaciones y las castiga penalmente.

La ley también prohíbe a las entidades exentas de impuestos que hayan recibido contribuciones de ciudadanos extranjeros en los últimos cuatro años contribuir a Super PAC y otros comités políticos.

Y codifica la prohibición reglamentaria existente de hacer contribuciones políticas en nombre de otra persona.

Financiación de las auditorías

La Ley ACE autoriza expresamente a los estados a utilizar fondos de la HAVA para pagar auditorías “independientes” posteriores a las elecciones.

También elimina algunas ambigüedades relativas a los registros electorales que deben conservarse durante los 22 meses siguientes a unas elecciones, tal como establece la HAVA.

Entre los materiales que deben conservarse están las papeletas, las imágenes de las papeletas y los sobres de las papeletas.

La legislación ACE también ordena a la Oficina de Responsabilidad Gubernamental que realice un estudio para determinar la viabilidad de que todas las máquinas y equipos de votación utilizados en las elecciones federales se fabriquen en Estados Unidos.

Steil dijo en la conferencia de prensa que el gran número de copatrocinadores era un buen indicador de que el proyecto de ley sería aprobado por la Cámara.

“Lo revisaremos en nuestro comité en un futuro muy próximo y espero que llegue al pleno del Senado para que se tomen medidas poco después”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.